Miércoles, 12 agosto 2020

¿Qué es un informe pericial y para qué sirve?

Un informe pericial es el documento que redacta un profesional experto en un tema para exponer sus indagaciones y conclusiones al respecto. Este profesional se conoce como perito y el dictamen que realiza constituye un medio de prueba en un proceso judicial, es decir, sirve para que un juez pueda comprender mejor aspectos técnicos de un caso y tome en cuenta esta opinión experta para tomar su decisión.

El perito judicial será siempre un profesional ajeno al proceso judicial en el que participa. El tribunal o alguna de las partes realiza el encargo del informe pericial, pero el profesional no debe tener vínculo alguno, ni directo ni indirecto, con el hecho que va a investigar y sobre el que va a emitir un dictamen basado en la ciencia y en su conocimiento experto de una materia.

 

¿Para qué sirve un informe pericial?

El informe pericial es un medio de prueba admitido en el proceso judicial, como lo son el interrogatorio de las partes, los documentos públicos y los privados, o las diligencias de registro, de videovigilancia o pruebas de alcoholemia, en el caso de los procedimientos penales. Este dictamen experto tiene el efecto de introducir en el proceso un análisis de hechos complejos que no pueden ser interpretados directamente por el juez.

La opinión experta del perito, bien por escrito o de forma oral cuando comparece para ratificar su informe ante el juez, no introduce hechos nuevos en el debate procesal, sino que interpreta los hechos a juzgar desde el punto de vista de la ciencia y su técnica especializada.

Además, es un medio de prueba sujeto a la valoración conjunta de todo el material probatorio que se presenta ante el juez y en ningún caso el dictamen del perito es vinculante para el juez, es decir, lo tomará en cuenta, pero no tiene por qué interpretarlo de la misma manera de forma obligatoria.

 

¿Qué otras funciones tiene?

El informe pericial sirve, por tanto, como medio de prueba en un procedimiento judicial, pero también es de gran utilidad en causas extrajudiciales que requieran un peritaje, es decir, la opinión experta sobre un tema y su comprobación mediante técnicas especializadas.

Así, es posible realizar informes o dictámenes periciales sobre un amplio rango de temas, desde la tasación económica de un bien mueble o inmueble, hasta la comprobación de las condiciones constructivas de un edificio o el cumplimiento de las normas financieras para elaborar los balances financieros de las empresas. Entre los más habituales:

– Psicología clínica

– Dactiloscópicos

– Balística

– Biología forense

– Delitos contables

– Valoración de empresas

 

¿Quién elabora el informe pericial?

Las normas procesales establecen que los informes periciales los realizarán los profesionales que dispongan del título oficial correspondiente a la materia de estudio. Si no existiese un título oficial concreto para el área que se va a peritar, el profesional que haga el dictamen debe ser un experto en el tema de reconocida trayectoria. En su comparecencia en el tribunal, el juez preguntará al perito por sus cualificaciones para ponderar la credibilidad de su informe.

En general, podrá elaborar un informe pericial un profesional titulado en el área necesaria para analizar un caso, que tenga formación específica sobre la realización de este tipo de informes y con experiencia en ello. Además, deberá contar con conocimientos técnicos para elaborar las pruebas necesarias y conocer tanto la normativa que se aplica a esa área como el código deontológico del respectivo colegio profesional.

Para que el peritaje tenga validez judicial, el profesional debe actuar respetando las normas de Enjuiciamiento Civil y Criminal y respetando una serie de principios:

– Está obligado a decir la verdad y siempre en base a su formación técnica.

– Tiene que actuar con independencia, es decir, no sesgar su dictamen en función de la parte que lo contrata.

– Debe colaborar con el juez o tribunal porque es un auxiliar de la Justicia.

 

¿Te gustaría ser perito judicial?

Los graduados en Criminología están capacitados para ejercer como analistas y asesores criminólogos y es la formación perfecta para trabajar como perito criminólogo en los Tribunales de Justicia, bien por cuenta propia o como técnico de la Administración una vez superada la oposición.