Viernes, 16 febrero 2018

Los trabajadores sociales, cada vez más importantes como peritos en los accidentes de circulación

¿Cuál es el nuevo rol de los trabajadores sociales como peritos ante el nuevo baremo de accidentes de circulación? ¿Por qué es tan importante especializarse y manejar con rigor la legislación? Estos son solo algunos de los elementos esenciales que hoy deben tener en cuenta los profesionales dedicados al peritaje forense de accidentes de tráfico.

Tras los últimos cambios normativos, los trabajadores sociales cobran cada vez más importancia en los procesos judiciales. Sus papeles resultan clave, según ha explicado la especialista María Dolores Rodríguez Pérez, invitada por el Grado en Trabajo Social, para impartir una OpenClass sobre estos aspectos y los cambios más significativos de la nueva norma.

El 1 de enero de 2016 entró en vigor la Ley 35/2015 de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación. Popularmente se la conoce como ‘nuevo Baremo de Accidentes de Circulación’. A raíz de este cambio, la trabajadora social ha destacado la importancia vital que cobran estos profesionales para emitir dictámenes periciales en los accidentes de circulación. “Éstos permiten llegar a ser un medio de prueba en sí mismo. Ponen en relación a las personas involucradas, los hechos investigados, las circunstancias en que se producen dichos hechos y las consecuencias tanto en el presente como en el futuro”, señaló la especialista.

“El dictamen pericial social aporta a los procedimientos judiciales conclusiones que pueden ser un medio de prueba en sí mismo”.

Piezas estratégicas en el proceso judicial

Rodríguez Pérez planteó primero los problemas más comunes y los altos costes a los que se ven sometidas las víctimas de accidentes de circulación y sus familias. Lo hizo en una sesión online en UNIR denominada ‘Trabajadores Sociales como peritos en el nuevo baremo de accidentes de circulación’.

Indicó que la norma que rige desde hace dos años también posiciona a los trabajadores sociales como auténticos protagonistas en el proceso judicial. Esto se debe, en gran parte, a la importancia que adquieren sus informes periciales.

Los profesionales dedicados a este campo tienen competencia para investigar, con técnicas propias, los antecedentes, el momento en el que se produjo el accidente de circulación y sus consecuencias a distintos niveles. De este modo, pueden valorar también las circunstancias personales, sociales y familiares de las víctimas. El objetivo es conseguir una indemnización que intente resarcir el daño sufrido de la manera más justa.

Trabajador social

Durante la OpenClass, la especialista desglosó los cambios más importantes que establece la Ley: “El artículo 7 evidencia ya las novedades. En el articulado que refiere a los daños, especifica si se trata tanto de daños personales como de bienes. En este artículo también se señala que el perjudicado podrá solicitar informes periciales complementarios”, indicó.

“Además del informe médico, que siempre se presenta y es obligatorio, también se incluye el nuestro, el peritaje de los trabajadores sociales. Y esta es una novedad que se establece desde enero de 2016”, comentó la profesora.

Otro de los cambios más destacados es que un asegurador, a su costa, puede solicitar incluso los informes periciales privados que considere pertinentes. En estos casos, cuando crea que “la documentación aportada por los lesionados es insuficiente para cuantificar sus daños”. Asimismo, el perjudicado puede pedir informes periciales complementarios sin necesidad de acuerdo con el asegurador, siendo los mismos, en ese caso, a su costa.

Más de la mitad de las víctimas de accidentes de tráfico en nuestro país tienen entre 14 y 44 años de edad”

Más de la mitad de las víctimas de accidentes de tráfico en nuestro país tienen entre 14 y 44 años de edad. El 73% son varones, según estudios recientes citados por Rodríguez Pérez. “Estas personas se encuentran económicamente en la época más productiva de sus vidas, por lo que al morir o quedar discapacitadas, sus familias también sufren importantes pérdidas de ingresos”, aseveró.

Se ha convertido en una tendencia

Por este motivo, la labor de los trabajadores sociales que emiten peritajes se tornará cada vez más trascendente, ya que “se estima que cada año aumentará el número de personas accidentadas”.

Esta Ley pretende, con sus novedades, lograr una indemnización más justa por los daños y perjuicios sufridos para las víctimas. “Se trata de conseguir una correcta valoración en todos aquellos apartados que se desprenden del accidente. Esas instancias abarcan desde cómo se encuentra la persona al padecer el mismo hasta su estado después de resultar lesionado. El objetivo es que pueda tener un mayor resarcimiento a nivel económico”, subrayó la perito social antes de enumerar en tres ítems el objetivo de sus funciones: lograr la indemnización por los perjuicios sufridos, situar a la víctima en una posición lo más parecida posible a la que tenía antes de producirse el accidente y buscar un justo resarcimiento de los perjuicios sufridos por las víctimas y sus familias.

Los expertos estiman que en los próximos años aumentará el número de personas perjudicadas por accidentes”.

Según resaltó, “los problemas que acarrean los accidentes de tráfico llevan un alto valor económico, pero no solo eso: también a nivel familiar, comunitario y social, lo que debe ser objeto de estudio por parte de los trabajadores sociales”. La prueba pericial del trabajador social en accidentes de circulación se basa en un análisis técnico. También en una investigación social (que obviamente incluye una metodología rigurosa). En esa instancia pueden interactuar con otros profesionales, como médicos y psicólogos.

Ese diagnóstico (el peritaje social en accidentes de circulación) pasa a ser un medio de prueba dentro del procedimiento legal. “Antes no eran procedimientos habituales. Pero ahora existe mucho interés en este tipo de peritajes”, manifestó la experta. En el marco de la Ley 35/2015, el trabajador social puede intervenir en los casos de muerte de la víctima. Asimismo, en casos de lesiones temporales que padezca a consecuencia del accidente, y de las secuelas que puedan surgir eventualmente. Finalmente, concluyó que gracias a esta Ley, la intervención del trabajador social puede valorar el daño patrimonial y también los daños morales de la víctima de accidentes de circulación.

El Grado en Trabajo Social de UNIR proporciona a los alumnos una formación de calidad. Además de incluir en su programa académico las últimas actualizaciones en materia normativa, entre sus principales ventajas ofrece una atención particular a cada alumno. Más de 700 estudiantes ya se han graduado en esta titulación, a través de un método de estudio flexible, personalizado y eficaz, basado en clases online en directo y tutor personal para ofrecer la mejor capacitación.