Jueves, 07 junio 2018

Día Mundial del Medio Ambiente, 2018: Guerra al plástico

Como cada año el 5 de junio conmemoramos el Día mundial del medio ambiente. Si miramos hacia atrás vemos que este día lo llevamos celebrando desde 1974, es decir, que la preocupación por el medio ambiente no es nueva.

Así como tampoco es casualidad que se celebre un 5 de junio y no otro día del calendario. El 5 de junio de 1972 en Estocolmo tiene lugar la Conferencia sobre Medio Humano de Naciones Unidas. Es la primera conferencia a nivel mundial en la que se aborda de una manera explícita los problemas ambientales que ya existen. El 15 de diciembre de ese  mismo año en la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas se acuerda dedicar ese día al medio ambiente.

Se pretende de esta manera sensibilizar a la población mundial en la necesidad de cuidar y proteger el medio ambiente. Queriendo implicar a la sociedad en su conjunto en estos cuidados. Los ciudadanos tenemos un papel activo en el desarrollo sostenible, no podemos quedarnos como meros espectadores pasivos de las decisiones y acciones que vayan tomando los Gobiernos. Y esto se ha traducido en que cada año se elige un tema específico sobre el que se quiere lograr esa mayor sensibilización en concreto, así como un país anfitrión donde se hacen las celebraciones oficiales.

Mensaje de Antonio Guterres sobre el plástico descartable: Si no puedes reusarlo, rehúsalo.

Este año el tema es “Sin Contaminación Por Plástico” y el país anfitrión es India. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres ha dejado un lema que recoge muy bien, por una parte, el problema candente con el que vivimos desde hace años; y por otra, la solución o la actitud a tomar frente al mismo: “El mensaje de este Día Mundial del Medio Ambiente es simple: rechaza el plástico descartable. Si no puedes reusarlo, rehúsalo. Juntos podemos trazar el camino hacia un planeta más limpio y verde”.

A raíz de este mensaje, muchas son las asociaciones, empresas, organizaciones y personas a nivel particular que quieren mostrar su compromiso con el medio ambiente.

Se proponen diversas acciones para reducir el uso del plástico en el planeta y evitar que llegue a los océanos, causando el daño ambiental que todos conocemos: más de 100 mil animales marinos mueren cada año a consecuencia del plástico. Seguro que a todos se nos viene a la cabeza la imagen de la tortuga enredada en un ovillo de plástico, foto ganadora del Word Press Photo en 2017 o la del caballito de mar que sujeta en su cola un bastoncillo, foto finalista de los Wildlife Photographer of the year, también en 2017.

Eso es lo que está pasando bajo la superficie del agua. Los vertidos plásticos ahogan a las especies marinas y su descomposición también es negativa, pues es absorbida por los peces y llega a la cadena alimentaria.

Los números que se manejan desde la ONU son escalofriantes. Cada año se vierten al mar 13 millones de toneladas de plásticos, cada año se utilizan cinco billones de bolsas de plástico y cada minuto se compran un millón de botellas de plástico. Si tenemos en cuenta que una botella de plástico tarda 500 años en descomponerse, nos podemos hacer una idea de la dimensión que este problema tiene en los ecosistemas.

De ahí que la ONU aliente a todo el mundo a participar en esta lucha contra el plástico. Bajo el lema “Rechaza lo que no puedas reusar” anima a todos los estamentos de la sociedad a formar parte del movimiento romper con el plástico.

La Comisión europea ha decidido prohibir la venta de productos plásticos como los bastoncillos de los oídos, los platos y cubiertos de plástico

Desde la Unión Europea se han planteado iniciativas muy claras en este sentido. La Comisión ha decidido prohibir la venta de productos plásticos muy conocidos y utilizados, como los bastoncillos de los oídos, los platos y cubiertos de plástico, agitadores de bebida, palos para globos y las famosas pajitas. Y las empresas tienen también que cumplir con su parte de responsabilidad en todo esto.

Así, en el año 2015 se aprobó en el seno de la Unión Europea la directiva (UE) 2015/720 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2015, por la que se modifica la Directiva 94/62/CE en lo que se refiere a la reducción del consumo de bolsas de plástico ligeras. La Unión Europea estima que si se terminan con estos productos que son los causantes de los residuos, seremos capaces de terminar con el 70% de la basura.

Esta directiva se ha transpuesto al ordenamiento jurídico español como Real Decreto 293/2018, de 18 de mayo, sobre reducción del consumo de bolsas de plástico y por el que se crea el Registro de Productores. Este obliga a los supermercados en España a cobrar por las bolsas de plástico ligeras a partir del 1 de julio del presente año 2018, con la excepción de las bolsas muy ligeras y gruesas recicladas. A partir del 2021 se prohibirán directamente las bolsas ligeras y muy ligeras.

Todos debemos cuidar lo que es nuestro

En el 2020 las bolsas gruesas en el mercado tendrán que tener un 50% de material reciclado, quedando prohibidas las de plástico fragmentable. Además, se establece que deberán ser los productores quienes contribuyan haciéndose cargo de los costes de gestión y de la limpieza de los productos así como quienes contribuyan a la reducción del impacto medioambiental lanzando campañas de concienciación. Con el hastag #DiaMundialDelMedioAmbiente podéis ver la cantidad de iniciativas que se han ido proponiendo desde todos los ámbitos, los compromisos que se han adquirido.

Por lo tanto, a pesar de que llevamos desde 1974 conmemorando este día, lo cierto es que cada vez es más necesario para afrontar los múltiples problemas ambientales que nos acompañan. Este año ha sido el problema de los plásticos, así que recuerda tu compromiso: rechaza lo que no puedas reusar. Todos debemos cuidar lo que es nuestro, lo que es de todos. Todos comprometidos con el medio ambiente todos los días del año.

Dolores Cima es directora del Máster Universitario en Gestión Ambiental y Energética en las Organizaciones