Solicita información

Marcelino Oreja Arburúa: “La calidad humana sigue siendo lo más importante en cualquier organización”

Desde la experiencia personal de años como CEO, Marcelino Oreja Arburúa revela las claves del éxito empresarial, su visión de negocio y la importancia de gestionar equipos.

Cuando hablamos del papel de un CEO, hay que referirse al del primer directivo de una compañía. De su toma de decisiones depende en última instancia el devenir de una empresa; tiene que tener una idea clara de hacia dónde va y usar todos los instrumentos disponibles a su alcance para llevarla a buen puerto. “Su papel es el de combinar la gestión del equipo (encargado de lo cotidiano) con el largo plazo. Ambos motores con igual potencia, para que el barco no haga círculos. Por un lado, la correcta ejecución de la actividad exigida por el cliente. Por otro, hacer posible vislumbrar el futuro, el emprendimiento, la creación de nuevos negocios, el riesgo. Esas dos funciones deben estar equilibradas”.

Quien tiene esta visión es un hombre curtido en mil batallas empresariales. Se trata de Marcelino Oreja Arburúa, consejero delegado de Enagás entre 2012 y 2022, compañía líder internacional en infraestructuras de gas natural. Invitado a abrir la primera de una serie de sesiones que la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) quiere dedicar a encuentros con los principales ejecutivos de las empresas españolas, el otrora parlamentario europeo (2002-2004) ofreció una perspectiva sobre la gestión en lo más alto de una gran compañía.

Oreja dice tener abierta la mente de forma permanente. Quizás por eso no necesitó ni guía ni reglas concretas a la hora de actuar en los distintos cargos directivos ocupados durante sus más de 30 años de trayectoria profesional. Tampoco necesita de motivación extra cuando de levantar proyectos en los que cree se refiere. “En Enagás encontré una compañía regulada y enfocada al mercado español y el reto fue convertirla en una empresa internacional y diversificada”.

Formación como eje de acción

Un tema recurrente en la conversación es el aprendizaje. “Cualquier formación que uno adquiera es positivo. En un ingeniero como yo es crítica, útil para la parte técnica y la gestión. Es un error adquirir un cierto nivel profesional y pensar que ya no es necesario seguir formándose. Debes refrescar lo que aprendiste, porque el mundo cambia a mucha velocidad y hay que seguir entendiendo cosas nuevas, escuchar a docentes que te cuentan lo que sabes de una forma distinta”.

La alta gerencia no se desliga de la universidad, está presente como un lugar común en la vida del personaje. “Siempre hay motivos para volver a ella: técnicas de gestión, redes sociales, técnicas de estudio… Falta tiempo para seguir aprendiendo. Es más, muchas de las decisiones profesionales las he madurado, recibido o pensado a lo largo de años de formación continua

Gestión de equipos

El gerente actual

Nada nostálgico de tiempos pasados, la visión que Oreja tiene del gerente actual es evolutiva. “La estructura de las empresas son distintas y también somos distintos en la forma de dirigirlas. Ahora son mucho más planas, permite que la relación con los ejecutivos y los empleados de la compañía sea muy superior respecto a tiempos pretéritos. La cercanía es un factor prevalente del que antes prácticamente se carecía”.

Al abordar ese mundo plano tan referenciado en los estudios de dirección de empresas, reflexiona acerca de la importancia creciente de los equipos en el organigrama de una compañía. “Al fin y al cabo, somos una parte de ese equipo y el gran éxito de tu trabajo está vinculado a ellos”. Como CEO, defiende la idea de que la gestión de una compañía es una gestión de equipos. “Nuestra misión es sacarle el máximo rendimiento posible. Teniendo en cuenta que generalmente tienes poco margen para cambiar a quienes lo conforman, lo que sí puedes hacer es invertir su forma de trabajar”.

Para Oreja la figura individualista del directivo está superada. “La palabra directivo a día de hoy prácticamente desaparece, todos se ocupan de algo y la interacción es de arriba abajo. Algunos pueden creer en conceptos de estructura muy jerárquicos, pensar que su función en la empresa depende del número de gente que está a su cargo y no gustarle que el de arriba hable con el de abajo. Pero el futuro va en otra dirección.”

Gestión de personas

En su relación continua con equipos, también le ha tocado manejar egos y conflictos, llevarse más de un chasco con quien pensaba era leal y sorpresas con otros que han devuelto, gracias a su esfuerzo, mucho más de lo que se esperaba de ellos. “Al final trabajamos por un proyecto, y es muy importante hacerlo juntos. La labor como directivo consiste en tener unida a la gente hacia una misma dirección”.

Es en este punto donde hace pausa para profundizar en la idea. “La gestión de personas es lo que más nos ocupa y preocupa. Gestionar a tus subordinados, a los que tienes alrededor, a los accionistas, a tus jefes… Ahí tiene que intervenir la psicología como componente en tu forma de proceder. Lógicamente también cuenta el carácter personal de cada uno”.

No obstante, en la ordenada cabeza del ingeniero está absolutamente presente lo que es su prioridad para que alguien forme parte de su equipo. “La calidad humana es lo más importante en cualquier organización”. En tal afirmación incluye la lealtad, la honradez, el respeto, el esfuerzo, el sacrificio en el puesto de trabajo como elementos esenciales. “Porque esto es lo difícil de tener, estas cualidades no se adquieren en un MBA, se trae de serie de casa”.

A lo largo de su larga trayectoria, Marcelino Oreja ha visto cambios de comportamiento en el mundo empresarial. Tiene claro que no hay una forma única de ascender, “es más, el objetivo no tiene por qué ser ese. A mucha gente no es el dinero lo que le atrae, sino la función que va a desempeñar”.  Por eso cree que no es suficiente buscar talento, sino también atraerlo bajo condiciones atractivas de funcionamiento. Tampoco cree en los salarios piramidales, y mantiene la tesis de si aportas más dentro de la organización está bien cobrar por encima de otros sin necesidad de ser jefe.

Carácter personal

Carácter empresarial y personal

En cuanto a la operativa cotidiana desde la dirección, valora la difícil tarea de tomar decisiones. “Siempre hay que hacerlo, de lo contrario hay consecuencias, si bien el tipo de negocio determina la velocidad de acción. En una pequeña empresa, cuyo mercado es dinámico, la cultura debe ser de inmediatez. En el caso de las empresas de ingeniería las decisiones suelen tomar más tiempo”.

A quien hasta hace unas semanas tenía responsabilidades de CEO, no se le escapa lo que es rendir cuentas ante un consejo de administración. Sabe lo que es mandar, pero también ser mandado. Lo asume con naturalidad, eso sí, “obedecer a quien merece respeto es mucho más fácil que hacerlo con quien no lo merece”. A colación, remarca que “la gestión de tu consejo es importante, pero mucho más motivar al equipo y pensar a futuro, que es lo más difícil. Porque el ejecutivo por debajo de ti piensa en el corto plazo y en los consejos de administración también son cortoplacistas. Pero uno tiene que estar convencido de que la transformación consiste en enfrentarse al futuro”

Esta actitud en beneficio de la compañía para la que se trabaja, desvela rasgos del carácter de Marcelino Oreja. “Es muy importante estar alerta, inquieto, compartir ideas y visiones de otros sectores, analizar proyectos de la competencia, leer, formarse, no quedarse en el sitio… y entender hacia donde van las tendencias”. Misión y visión unidos en un binomio esencial en su proceder, lo que le ha dado frutos en su carrera; como cuando introdujo el “hidrógeno verde” en Enagás, hoy día un referente en los proyectos de generación de hidrógeno a nivel nacional. “No grité ‘¡eureka!’ de repente, fue un proceso donde pudimos evidenciar la importancia de inyectar gas no fósil en la red”.

Esa capacidad de adelantar tiempos es otra cualidad que ha procurado cultivar. “Sin emprendimiento no hay innovación”, es su filosofía basada en la experimentación. De ahí su apuesta porque las grandes empresas se muevan como gacelas, de ahí que vuelva a incidir en una forma de proceder dentro de la organización lo más plana posible, aunque los aciertos tarden en calar en la estrategia. “Soy de los de interactuar de forma directa con el mayor número de gente. Me ha funcionado la técnica de un café abierto con los empleados de la compañía, desayunar un viernes de cada mes con directivos tres niveles debajo de mí. De esa manera interactuaba con quienes normalmente no me encontraban o no me conocían de primera mano. Aprendí de ellos, escuchando”.

De esa observación, Marcelino Oreja ha llegado a la conclusión de que las compañías tienen que tener también un alma, “porque si no acaban sucumbiendo”. Y aunque los beneficios para sostener a una compañía son clave, nada es a cualquier precio. “Actuar de buena fe, de forma leal y honrada es lo que nos debe guiar en la gestión. Rectitud por encima de todo”.

    Noticias relacionadas

    Pagos móviles

    El auge de los pagos móviles

    Es de esperar que el futuro de los pagos esté unido al móvil, la tecnología y el internet de las cosas, y que siga creciendo a muy buen ritmo.

    Pagos a través del móvil

    Selección John Müller: Pagos móviles en Iberoamérica: una tendencia al alza

    Los pagos móviles se han convertido en una de las piedras angulares del comercio electrónico en Iberoamérica y el Caribe, región que cuenta con una población de aproximadamente 630 millones de personas.

    ¿Qué hacer para lograr un e-commerce sostenible?

    Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio, te damos las claves para que puedas potenciar tu negocio desde la sostenibilidad y respondiendo a una sociedad que exige empresas comprometidas.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La fuerza que necesitas

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado