Select Page

Cinco aprendizajes de Daniel Goleman sobre la Inteligencia Emocional

Por Carles M. Canals | Management Content Specialist 12-12-19

Inteligencia emocional es la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones. Todos podemos potenciar y mejorar esa habilidad.

El término Inteligencia emocional lo acuñó en 1995 por el psicólogo y periodista estadounidense Daniel Goleman e hizo fortuna. Sus ideas están sintetizadas en Libros que nunca te arrepentirás de haber leído si eres jefe.

Al menos tan valiosas como las aptitudes exclusivamente cognitivas como el razonamiento analítico o la experiencia técnica son las que combinan el pensamiento y la emoción: las competencias emocionales. Los aprendizajes de Daniel Goleman sobre la Inteligencia Emocional son muy significativos. La diferencia entre los directivos sobresalientes y los mediocres se encuentra en el ámbito de las competencias emocionales.

La diferencia entre los directivos sobresalientes y los mediocres se encuentra en el ámbito de las competencias emocionales Clic para tuitear

Nuestra inteligencia emocional determina la capacidad potencial de que dispondremos para el aprendizaje de habilidades prácticas basadas en uno de los siguientes cinco elementos: la conciencia de uno mismo, la motivación, el autocontrol, la empatía y la capacidad de relación.

Nuestra inteligencia emocional determina la capacidad potencial de que dispondremos para el aprendizaje de habilidades prácticas.

1. Conciencia de uno mismo

Es uno de los aprendizajes de Daniel Goleman sobre la inteligencia emocional más importantes. Se trata de una facultad clave en tres competencias:

Conciencia emocional: La capacidad de reconocer el modo en que nuestras emociones afectan a nuestras acciones y la capacidad de utilizar nuestros valores como guía en el proceso de toma de decisiones.

Valoración adecuada de uno mismo: El reconocimiento sincero de nuestros puntos fuertes y de nuestras debilidades, la visión clara de los puntos que debemos fortalecer y la capacidad de aprender de la experiencia.

Confianza en uno mismo: El coraje que se deriva de la certeza en nuestras capacidades, valores y objetivos.

2. Autorregulación

La autorregulación -capacidad de controlar nuestros impulsos y sentimientos conflictivos- constituye el núcleo esencial de cinco competencias:

Autocontrol: Gestionar adecuadamente nuestras emociones y nuestros impulsos conflictivos.

Confiabilidad: Ser honrado y sincero.

Integridad: Cumplir responsablemente con nuestras obligaciones.

Adaptabilidad: Afrontar los cambios y los nuevos desafíos con la adecuada flexibilidad.

-Innovación: Permanecer abierto a nuevas ideas, perspectivas e información.

3. Motivación

Los trabajadores ‘estrella’ se caracterizan por tres competencias motivacionales:

Logro: El impulso que nos lleva a mejorar o descollar.

Compromiso: La capacidad de asumir la visión y los objetivos de la organización o el grupo.

La inteligencia emocional, en claves.

Iniciativa y optimismo: Competencias que movilizan a las personas para aprovechar las oportunidades y superar los contratiempos.

Los trabajadores ‘estrella’ se caracterizan por el logro, compromiso, iniciativa y optimismo Clic para tuitear

4. Empatía

Este aprendizaje sobre la inteligencia emocional de Goleman nos deja un concepto claro. Las diferencias en nuestro grado de dominio de las habilidades sobre las que descansa nuestra conciencia social determinan las correspondientes diferencias en las competencias laborales que dependen de la empatía. Entre ellas cabe destacar:

Comprensión de los demás: Experimentar los sentimientos y las perspectivas de los demás e interesarse activamente por sus preocupaciones.

Orientación hacia el servicio: Anticiparse, reconocer y satisfacer las necesidades de los clientes.

Desarrollo de los demás: Darse cuenta de las necesidades de desarrollo de los demás y contribuir a su satisfacción.

Aprovechamiento de la diversidad: Servirse de la diversidad para aprovechar las oportunidades que se presenten.

5. Capacidad de relación

La capacidad de relación es la habilidad social de movilizar adecuadamente las emociones de los demás. Necesita de varias competencias, como:

Influencia: Esgrimir tácticas eficaces de persuasión.

Comunicación: Enviar mensajes claros y convincentes.

Gestión de los conflictos: Negociar y resolver los desacuerdos.

Liderazgo: Inspirar y orientar.

Catalizadores del cambio: Iniciar, promover o controlar los cambios.

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto