Miércoles, 07 noviembre 2018

El arte de la didáctica: cómo transmitir mi saber con las herramientas del siglo XXI

La didáctica es el arte de enseñar, es la habilidad del buen profesor que sabe transferir su conocimiento a sus alumnos. Lo que se dice en dos líneas cuesta toda una vida profesional conseguirlo.

Se le atribuye a Einstein la siguiente frase: “Si no puedes explicar algo de forma sencilla, es que ni tú mismo lo has entendido lo suficiente”.

Y es cierto, lo que explicamos cada día en clase no solo lo tenemos que saber o conocer, le tenemos que dar forma para que sea muy sencillo entender.

Se dan muchas situaciones distintas en un aula, de hecho, muchos de nosotros lo hemos vivido.

Hemos tenido profesores que eran verdaderos sabios, que era un placer escuchar pero que al final de la clase pensabas que realmente entender, lo que es entender, no hemos entendido nada.

Otra situación es el profesor que hace muy agradables las clases, entretenidas, divertidas, pero sin profundizar en los conocimientos porque se ha enredado con los recursos digitales que no tenía preparados y que le han fallado en el último momento.

Profesores que dejan huella

El profesor que goza de una buena didáctica es el que a todos nosotros nos dejó huella, que nos enseñó y que fue capaz de depositar todo su saber en nuestros cerebros para que nosotros lo sepamos analizar, elaborar y aplicar a nuestra vida.

Reproducir información vía oral, vía PowerPoint, vía libros, etc., es común, es lo corriente y es lo que ocurre cada día en muchas aulas.

Pero transferir lo que yo sé para que sea tuyo, lo hagas tuyo y lo configures a tu manera de ser, eso ¡ya no es tan corriente!

Hablamos, repetimos y no dejamos de oír a expertos de la educación que el alumno es el protagonista del proceso de aprendizaje, pero el proceso lo seguimos definiendo nosotros, los profesores.

Ahora, el proceso de aprendizaje es el que abarca todo lo relacionado con la recepción y la asimilación de los saberes transmitidos.

¡Recibo y asimilo mejor si aquel que emite lo hace tan bien que me ayuda a ello.

¿Y eso cómo es posible? Pues precisamente gracias a la didáctica, a la habilidad de saber transmitir mi saber al otro.

Un interés continuo y persistente para cualquier profesor

La formación en didáctica tiene que ser un interés continuo y persistente para cualquier profesor ya sea de la educación universitaria o no universitaria.

Hay pocas ofertas formativas en esta línea.

La UNIR, ofrece:

Máster Universitario en Didáctica de la Lengua en Primaria online

-Máster Universitario en Didáctica de las Matemáticas en Infantil  online

Máster Universitario en Didáctica de la Lengua y la Literatura en Secundaria online

Máster Universitario en Didáctica de las Matemáticas en Secundaria online

Se observa, en la UNIR, la necesidad de formarnos en asignaturas claves como la lengua, matemáticas o literatura. Desde educación Infantil hasta bachillerato.

Son masters que enseñan a los estudiantes a saber transferir su conocimiento al aprendiz. Sus planes de estudios están impregnados de toda la innovación que demanda en la actualidad el arte de enseñar.

Hijos de la era digital

El profesor con buena didáctica es el que combina a la perfección el conocimiento del contenido con la pedagogía, y todo en un marco tecnológico. Es decir, el equilibrio entre lo que quiero enseñar y mi pensamiento en aquel a quién se lo enseño.

Y hoy nuestros alumnos son todos hijos de su tiempo, de la era digital en la que la tecnología está presente y es su recurso cognitivo.

En conclusión, tenemos que tener en cuenta que la manera de enseñar está en constante evolución; y cada vez surgen más estrategias didácticas innovadoras que podemos aplicar en nuestras aulas en beneficio de favorecer el desarrollo de nuestros alumnos.

Analiza tu didáctica y valora si es el momento de renovar o mejorar.