Martes, 26 mayo 2020

La provisión de fondos de los abogados: qué es y qué debes saber como profesional

Como abogado, hay una serie de conceptos y herramientas que se deben conocer en profundidad, pues son básicas para el desempeño de la profesión. ¿Sabes en qué consiste la provisión de fondos de un abogado? En este post de UNIR explicamos qué es la provisión de fondos y para qué sirve.

Regulación de la provisión de fondos

La provisión de fondos es la suma económica que solicita un abogado a su cliente a cuenta de los honorarios que va a percibir por realizar sus servicios jurídicos. Normalmente se solicita al inicio de la relación, siendo el primer intercambio económico entre abogado y cliente. Este anticipo sirve para que el abogado afronte los primeros gastos de diversa naturaleza que deriven del servicio al cliente.

Este pago, como parte de los honorarios, está regulado en el Código Deontológico de la Abogacía Española: el abogado tiene derecho a percibir retribución por su actuación profesional y el reintegro de los gastos que su labor le haya causado. La cuantía de los honorarios se fija libremente entre profesional y cliente, siempre que se respeten las normas deontológicas y de la competencia desleal. Además, el abogado podrá solicitar al cliente la entrega de cantidades en pagos a cuenta de los honorarios totales tanto con carácter previo como durante la tramitación del asunto para el que le ha contratado.

 

 

La provisión de fondos debe ser:

  • – Acorde con el importe estimado de los honorarios definitivos que se recibirán por los servicios prestados
  • – Abonada por el cliente en tiempo y forma, de lo contrario el abogado podrá renunciar o condicionar la aceptación del encargo
  • – Reflejada de forma clara y transparente en el correspondiente justificante, es decir, con la emisión de una factura con los requisitos que imponga la legislación fiscal

La petición de provisión de fondos se realiza a través de la hoja de encargo, es decir, el documento que se redacta antes de iniciar el servicio y donde queda reflejado tanto el objeto del encargo como las actuaciones concretas que se realizarán y los honorarios que el abogado cobrará por este trabajo.

Importancia de la provisión de fondos

En la práctica, aunque no siempre se solicite, los expertos recomiendan siempre pedir provisión de fondos a un cliente al inicio de la relación profesional porque servirá para asegurar la contratación del encargo profesional. Una vez que el cliente anticipe parte de los honorarios, el abogado estará obligado a iniciar las labores contratadas.

 

 

Este anticipo ofrece al abogado una seguridad financiera, al menos al inicio del caso, para poder afrontar los gastos derivados del pleito —desde certificaciones registrales a poderes notariales, por ejemplo—.

La petición de provisión servirá también para que el abogado se haga una idea aproximada sobre cómo será la relación con ese cliente y si le conviene aceptar el encargo: en ocasiones, los abogados topan con clientes reacios a realizar pagos antes de que acabe el servicio, gesto que pone de manifiesto que el cliente puede poner dificultades a la hora de asumir los honorarios correspondientes.

Por esta razón, la provisión de fondos sirve también como garantía de pago para el abogado. Al recibir un porcentaje de los honorarios pactados, el profesional se protege ante posibles impagos totales por parte del cliente y, al menos, cobrará parte del servicio realizado y no tendrá que cubrir de su propio bolsillo los primeros gastos que ocasione el encargo.

¿Estás interesado en estudiar el Grado en Derecho para ser abogado? Es una carrera que requiere un elevado compromiso y esfuerzo, pero ofrece un amplio abanico de salidas laborales. Una de ellas la abogacía, tanto en el sector privado como en el público, pero otra es optar por una oposición. Si estás pensando en empezar estos estudios, conocer los pros y contras de estudiar Derecho te ayudará en la decisión.