Solicita información

Bárbara Plaza, alumna del Máster en Educación Bilingüe de UNIR, premiada por su TFM

La Asociación Enseñanza Bilingüe le concede el Primer Premio por un trabajo que combina la enseñanza de la Física y Química con el Inglés de una forma innovadora, utilizando la Tabla Periódica, que facilita la motivación de los alumnos.

La alumni de UNIR Bárbara Plaza Vidal ha obtenido el ‘Primer Premio de Trabajo de Fin de Máster en Enseñanza Bilingüe’, convocado por la Asociación Enseñanza Bilingüe, en colaboración con Newlink Education y Magisterio.

Plaza estudió el Máster en Educación Bilingüe de UNIR. Su TFM, titulado ‘Implementing CLIL through PBL in Physics and Chemistry in 2ºESO: The Periodic Table Project’, propone vincular la enseñanza de Física y Química con el Inglés, de forma que se incentiva a los alumnos a aprender tanto los contenidos como el idioma, con la Tabla Periódica como vehículo.

“El hecho de impartir la materia en otra lengua aumenta la dificultad y el recelo del alumnado. Este proyecto intenta sustituir ese miedo inicial a la materia por el gusto de aprender y trabajar con ella, a la vez que proporciona a los estudiantes una autonomía de trabajo y capacidad para tomar decisiones”, explica Plaza.

Docente de Física y Química desde hace doce años, desde hace tres en 2º de la ESO, Plaza decidió reforzar con el Máster en Educación Bilingüe de UNIR su práctica docente. “Todos los años realizaba un proyecto parecido, aunque de menor envergadura, con el fin de fomentar el espíritu de investigación en los estudiantes y el trabajo en grupo”, comenta.

El reto de enseñar en otra lengua

En este sentido, “el Máster ha supuesto una ayuda enorme para a entender el aprendizaje de mi propia materia y sobre las estrategias concretas para proyectarla a los estudiantes en otra lengua. En parte, en eso se basa la enseñanza, en proyectar tus conocimientos de forma comprensible a otro; hacerlo en otra lengua es un reto, pero es posible”.

Durante el programa pudo “comprobar y corroborar que en mi trabajo ya estaba aplicando muchas técnicas y métodos de los que me estaban hablando, aunque sin el añadido de la lengua. Solo me faltaba integrar el idioma; y en las asignaturas del Máster aprendí mucho sobre todo el trabajo previo necesario. También descubrí aplicaciones nuevas muy interesantes y con muchas posibilidades, ¡y qué bien me vinieron en la pandemia!”.

La directora de su TFM fue la profesora Beatriz Barrantes, directora a su vez de la titulación. “Fue un privilegio acompañar a Bárbara en este proceso. Su trabajo presenta una propuesta innovadora donde se ofrece la posibilidad de enseñar un contenido a partir un método de aprendizaje que involucra al estudiante como agente activo en su propio camino de adquisición de competencias”, afirma.

Barrantes destaca que “desde el Máster en Educación Bilingüe se ofrece, precisamente, toda una panoplia de herramientas que facilitan a estudiantes como Bárbara llevar a cabo un TFM como el suyo, que, más tarde, en el aula, le ha dado la posibilidad de incorporar lo aprendido, al tiempo que mejorar la calidad de una enseñanza, donde se integra contenido y lengua desde la motivación y los resultados de aprendizaje».

Motivar a los alumnos, ahí está la clave

Este trabajo suma las metodologías de Aprendizaje integrado de Contenido y Lenguaje (CLIL) y el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABC). Ambos resultan efectivos para motivar a los estudiantes a que aprendan tanto el contenido como el idioma.

Una preocupación constante en los docentes es precisamente cómo motivar a sus alumnos. Algo que adquiere mayor importancia, si cabe, en el estudio de disciplinas STEM, por su importancia en el futuro de nuestra sociedad.

La motivación del alumnado es fundamental en el aprendizaje de cualquier materia. Si a un estudiante no le interesa, o piensa que lo que tiene que aprender no sirve para nada, empleará el mínimo tiempo en estudiar, lo hará a última hora memorizando sin comprender lo que estudia y olvidará todo muy rápido. El problema de la Física y la Química (y de todas las materias de ciencias) es que se va construyendo el aprendizaje. Se necesitan unos conocimientos que se aplican en la resolución de un problema y permiten comprender los siguientes. Con el inglés, y con cualquier lengua, ocurre lo mismo. Por lo tanto, no se puede aprender de memoria y olvidar, ya que es necesario aplicar esos conocimientos en el aprendizaje del siguiente nivel”, razona Plaza.

Año Internacional de la Tabla Periódica

Siguiendo el consejo de su tutora en el Máster, buscó un tema para su TFM que le ayudara en sus clases. “Lo tuve claro, alguno de los proyectos que ya tenía en mente sería perfecto. Además, al ser el Año Internacional de la Tabla Periódica, en el Centro queríamos hacer algo diferente y a mis compañeros les encantó la idea. Lo llevamos a cabo en castellano y fue un éxito; a los alumnos les encantó y se implicaron mucho”, recuerda.

educación tabla periódica

Este año imparte Física y Química por primera vez en inglés en su centro educativo: “Hay que lograr que desparezca el miedo a la materia en los estudiantes. Dado que están en la línea bilingüe suponemos de antemano que les gusta el inglés, aunque no siempre es así”.

Ejemplos de la vida diaria

La docencia de esta materia precisa de “muchísimo soporte visual. Es imprescindible mostrar a los estudiantes actividades y ejemplos directamente relacionados con la vida diaria para facilitar su comprensión, así como ejercicios de aplicación y repetición de conceptos, etc.; es decir, la dinámica integra una serie de actividades que contribuyen activamente en el aprendizaje del idioma”.

“Este año voy a poner a prueba el proyecto. Aunque he cambiado de centro, tendré datos para comparar los resultados con los frutos de años anteriores (no bilingües) y así poder comprobar qué estrategias funcionan y cuáles hay que mejorar”, asegura. A lo que añade una motivación extra: “En mi centro actual nunca se había impartido la materia de Física y Química en inglés, de modo que estoy doblemente implicada para que funcione, tanto por mis estudiantes como por mí misma”.

    Títulos que te pueden interesar

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1.600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado