Universidad Internacional de La Rioja

Los profesionales de la intervención social, clave para los derechos humanos de los menores

La formación académica de los profesionales de la intervención social resulta de vital importancia a la hora de proteger y promocionar los derechos humanos y de la ciudadanía, especialmente de los menores de edad. Este es el principal mensaje que Aída López Serrano lanzó hace unos días en Quito, durante su intervención en el Seminario Internacional de acompañamiento familiar. La profesora del Máster Universitario en Intervención Social en las Sociedades del Conocimiento de UNIR fue una de las participantes de esta iniciativa, que nace de la mano de Aldeas SOS Ecuador y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, en colaboración con UNIR.

Un encuentro que, tras tres días de formación y discusión sobre la situación de los menores de edad en el marco del cuidado familiar, culminó con un pedido oficial a las Naciones Unidas para que se declare 2019 como el año de los nños y adolescentes privados del cuidado familiar. Manifiestos desarrollado entre organizaciones de la sociedad civil, instituciones públicas y privadas, el sector empresarial y personas que trabajan por los derechos de la niñez y la adolescencia.

Bajo ese paraguas, se reunieron expertos en derechos humanos para la prevención de la separación familiar y la reinserción familiar, también en políticas públicas y legislación para la protección de poblaciones vulnerables, atención a familias en riesgo y formación académica para los profesionales que hacen intervención social, entre otros. Entre ellos la docente de UNIR, quien aportó dos paneles académicos y una charla magistral que despertó mucho interés entre los participantes, los cuales interactuaron con la profesora en las rondas de preguntas y respuestas.

Aída López presentó el proyecto de emprendimiento social sostenible Super Cuidadores UNIR, donde resaltó la importancia del papel que juega la academia en la profesionalización de los trabajadores sociales, la cual debe ser una formación continua para que la intervención que realicen desde sus espacios laborales sea sostenible en el tiempo. Super Cuidadores UNIR se imparte a través de las nuevas tecnologías, hace una propuesta de formación de cursos especializados a través de Internet, es interdisciplinario y provee una certificación que permite a los profesionales su incorporación en organizaciones con una formación garantizada, mejorando la calidad del empleo. Al ser 100% online, su acceso es a nivel mundial y su implementación se adapta a las necesidades de cada realidad.

La docente de UNIR centró su charla magistral en la “Formación universitaria para profesionales de la intervención social con menores, familias y comunidades: una propuesta UNIR”. Su intervención partió del análisis de la pobreza infantil como un fenómeno de naturaleza compleja, multidimensional y relacional. “Qué importante y condicionante es la infancia, es el comienzo y son nuestros cimientos como seres humanos; ahí radica la trascendencia en defender los derechos de los niños”. Por esto, las condiciones familiares, el ambiente, la vida familiar y el rol del hombre sobre la acción familiar son factores que impactan decisivamente sobre el desarrollo de la infancia.

Por tanto, la formación académica requiere de nuevos paradigmas para transformar la condición de expertos. Los profesionales deben tener información suficiente y permanente, deben ser gestores del impulso de la justicia social, la protección y promoción de los derechos humanos y de ciudadanía, especialmente en los menores de edad.  La universidad debe dotar de conocimiento científico y herramientas de desarrollo para adecuarse a las necesidades de los grupos en situaciones de riesgo y desprotección, de esta forma las competencias profesionales adquiridas permitirán un enfoque de intervención personalizado y contextualizado. UNIR, desde la academia, aporta en la búsqueda de la equidad e inclusión social.