Martes, 15 septiembre 2020

Visualización de datos: por qué cada día es más necesaria

Mira un informativo, lee un reportaje, si hay un elemento cada vez más presente en todos ellos ese es el de una infografía o un gráfico que apoya la información. La visualización de datos vive un auge. Por ejemplo, ¿cómo entender la magnitud de la pandemia por COVID-19? ¿cómo asimilar tantos datos? Lo que está ocurriendo requiere de un apoyo visual que ayude a comprenderlo.

Profundizamos en todo lo que conlleva esta disciplina, por qué es tan necesaria y las posibilidades profesionales que se abren en este campo en el ámbito de la comunicación.

La necesidad de la visualización de datos

Ante un mundo cada vez más informado y debido a la gran cantidad de datos que manejamos, las visualizaciones se han convertido en un elemento imprescindible. Una imagen es más fácil de asimilar y de entender, porque somos seres visuales. Por eso, su uso está cada vez más extendido como una herramienta clave en la comunicación.

Alejandro Almeida, profesor del Máster en Comunicación y Visualización de Datos de UNIR, define esta disciplina como un “proceso que simplifica información compleja utilizando gráficos y otros elementos visuales”, con un pilar clave: necesitamos que el mensaje sea claro y se entienda. Porque su realización no es sencilla y es importante ser conscientes de la complejidad del proceso de visualización.

 

 

El punto de partida siempre es el mismo: qué mensaje queremos lanzar y cómo transmitimos toda la información de la que disponemos de la forma más sencilla posible. Tenemos que ser capaces de hacer la información entendible y accesible. De ahí, la relevancia del manejo de los datos, decidiendo qué destaco, cómo los resumo o qué relación establezco entre ellos.

¿Cómo manejar los datos?

El manejo de los datos es igual al de cualquier otra disciplina relacionada con ellos como puede ser la estadística, el machine learning o la econometría. Centrándonos en la visualización, destaca Alejandro Almeida, hay que tener siempre en mente que los usuarios finales no conocen los datos tanto como nosotros y debemos darles toda la información necesaria para entenderlos.

En nuestra mente debe permanecer la necesidad de información que estamos cubriendo con ella. Por eso, el objetivo de la visualización debe estar presente en cada paso que demos.

Esto ayudará en todo el proceso, a la hora de realizar un buen pre-procesado de los datos, seleccionar la herramienta con la que trabajaremos o elegir las visualizaciones adecuadas y el grado de complejidad de estas. La forma en la que manejemos esos datos será la base de una buena o mala visualización. Además, no debe olvidarse un aspecto nunca: hay que tener cuidado para no distorsionar la información que recogemos, porque estaríamos alterando la realidad.

Cómo evitar los errores

Cuando trabajamos con datos siempre tenemos la posibilidad de cometer errores, asegura Alejandro Almeida. Por un lado, está la subjetividad con la que cada uno entendemos los datos. Ante esto, es importante distinguir entre lo que es razonable pensar de los datos y lo que no, en función de la información que tenemos.

 

 

Por otro, el trabajo con los datos en bruto nos hace tener más información de la que tendrá el usuario final. Esto nos puede llevar a omitir información que nosotros consideramos irrelevante pero que en realidad no lo es.

Con todas estas consideraciones sobre la mesa, queda claro que siempre debe tenerse en cuenta el mensaje que queremos transmitir, así como la necesidad de ponerse en el lugar del usuario. Solo de esta forma manejaremos los datos de la forma adecuada, para lograr una visualización que cumpla su función y sea clara. Que transmita una información compleja logrando hacerla accesible para el usuario final.

Una disciplina en crecimiento

Sin duda, los datos son el nuevo pilar estratégico de la comunicación digital y el peso de la visualización es crucial. Ya es una disciplina importante en muchas áreas y en el futuro lo será aún más, sobre todo gracias a la facilidad que las nuevas herramientas ofrecen. Es un buen momento para formarse e iniciarse en ella con posgrados como el Máster en Comunicación y Visualización de Datos.

Los expertos en el ámbito de la comunicación digital y la visualización de datos son cada vez más demandados en medios de comunicación, agencias y organizaciones. Reclaman profesionales que cuenten con competencias en explotación de bases de datos, conozcan las tendencias y herramientas más innovadoras para la visualización o manejen la edición de contenidos multimedia en entornos multiplataforma.

“Hasta hace pocos años era una disciplina muy compleja que necesitaba de conocimientos medios/avanzados en programación. En la actualidad cada vez son más las alternativas en forma de herramientas que permiten crear visualizaciones muy complejas de forma sencilla”, señala Alejandro Almeida.