Jueves, 01 febrero 2018

"El MBA online de UNIR es equivalente a los masters presenciales más prestigiosos del mundo"

Tras más de veinte años impartiendo formación en las mejores escuelas de negocios de Asia, Europa y Estados Unidos, Pablo Cardona aterrizó en UNIR con la misión de reproducir en el universo online el modelo de formación empresarial más prestigioso del mundo.

Desde las aulas de UCLA en Los Angeles, IESE en Barcelona, y CEIBS en Shanghai, Cardona ha formado y entrenado a miles de directivos que hoy se encuentran en las empresas más punteras del mundo.

En paralelo a sus labores docentes, ha sido consultor de empresas como Sony, BBVA o Telefónica. Además, se especializó en desarrollo del talento y formación del liderazgo, dos campos imprescindibles en la formación que proporciona el MBA online de UNIR.

Su recorrido en la enseñanza online comenzó años atrás en las aulas del IESE, con el pionero programa semipresencial del GEMBA. Ahora, como decano de la Facultad de Empresa y Comunicación de UNIR, puede asegurar “que la experiencia de aprendizaje en nuestro MBA online es equivalente al que se obtiene en un presencial de alto nivel”.

¿Cuál es el objetivo principal del MBA online de UNIR?

Como todo MBA de prestigio, nuestro máster de administración de negocios te aporta una visión global de la empresa con una finalidad muy concreta: enseñarte a tomar las decisiones correctas en situaciones muy variadas.

¿Es un máster exclusivo para los mandos más altos?

Todo MBA está pensado para personas que tienen o aspiran a tener una carrera directiva, pero actualmente la toma de decisiones dentro de las compañías se produce a distintos niveles de responsabilidad. La realidad a la que se enfrenta cualquier mando -también los mandos medios- de una empresa es compleja: deben integrar diferentes visiones, trabajar en equipos multifuncionales, operar en mercados distintos… Para ello necesitan una visión global y cultivar habilidades de liderazgo.

El MBA online de UNIR ha elegido una docencia con visión práctica, porque es la que mejor se adapta a la realidad diaria que viven las empresas

Todo el mundo quiere tomar decisiones correctas, especialmente en los negocios. ¿Realmente existe una forma de acertar sin un conocimiento muy claro de dicho mercado?

Conocer un mercado es necesario, pero no suficiente para acertar. Para ello, se necesita tener criterio y moldearlo con la experiencia. El criterio debe aplicarse en situaciones concretas, en casos reales. Por eso el MBA online de UNIR, a diferencia de otros estudios universitarios teóricos, ha elegido una docencia con visión práctica, porque es la que mejor se adapta a la realidad que enfrentan o enfrentarán sus alumnos. Por eso nuestra docencia se basa en los casos de estudio.

¿Qué es un caso de estudio? ¿Podría explicar en qué consiste?

Se trata de la herramienta didáctica básica de las mejores escuelas de negocios del mundo, como Harvard o IESE. En un caso se analizan problemas reales que han vivido empresas muy diversas, y está orientado hacia la toma de decisión. Ponemos el énfasis en este tipo de entrenamiento mental, no tanto en los conocimientos. Al inicio nos enfocamos en cuestiones más funcionales o sencillas, pero a medida que avanza el curso abordamos casos más complejos que exigen decisiones de consecuencias muy serias para las compañías.

¿Y cómo se entrena la mente para ese tipo de situaciones?

La confrontación de ideas es fundamental. Por eso los casos de estudio se analizan en grupo, lo que permite el intercambio de las distintas visiones del mismo modo que ocurre en una empresa. Cuando un profesional está en un nivel medio de la organización, también debe saber cómo llegar a soluciones sistémicas o de proceso con otros directores intermedios. Cuando sube puestos y ocupa una posición más senior, comienza a dirigir departamentos con distintas funciones. No le basta solo un conocimiento del mercado; también necesita formarse el criterio con una visión global.

retrato-pabloprueba2

¿Y qué pasa cuando esa discusión en el grupo no acierta con la solución?

El caso, tal y como se entiende en las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo, no tiene por qué tener una sola solución. Ni siquiera un caso de contabilidad. Eso sería más propio de los ejercicios que se plantean en la universidad. En un MBA profesional los problemas se analizan en un contexto real, con múltiples variables que deben conocerse y ponderarse en su justo término. No se trata de acertar, sino de argumentar, discutir, y justificar por qué crees que tal o cual solución puede ser beneficiosa para la empresa.

¿Qué significa eso exactamente?

Que la solución que puede ser correcta en términos financieros puede que no lo sea desde el punto de vista del marketing o los recursos humanos. Analizar un caso no consiste en acertar o no acertar. Esa es la gran diferencia con otro tipo de metodología. El caso te enseña a decidir en situaciones reales, concretas, con una visión de conjunto. Lo que era antes blanco o negro ahora puede no serlo tanto.

Un MBA es un acelerador de los conocimientos y las habilidades que necesita un futuro directivo

¿Cuál es la diferencia entonces entre lo que aprendes en un MBA y en la práctica profesional?

Al final un MBA es una experiencia acelerada de aprendizaje. Es un laboratorio que acorta ese aprendizaje que la práctica profesional proporciona a base de muchos años de fracasos, éxitos y experiencias diversas. Lo que tarda en aprenderse trabajando entre 10 o 15 años, un MBA lo acorta a 1 o 2. Supone, por tanto, un impulso impresionante en la carrera de la persona, porque recibe una inyección de experiencia que en términos normales tardaría al menos una década en adquirir.

Las escuelas como IESE o Harvard reúnen a sus alumnos en un aula para analizar los casos. ¿Cómo puede hacerse eso en UNIR, que es una universidad online?

Del mismo modo: reuniéndose en aulas, pero virtuales. Todos los integrantes del grupo pueden hablar, escuchar y verse las caras, como si estuvieran en un aula física. Hace ya quince años que comencé a impartir casos online en el Global EMBA del IESE, y puedo asegurar que la experiencia de aprendizaje es equivalente a los programas presenciales.

Equivalente, ¿en qué sentido?

En el sentido de que se generan las mismas dinámicas, y las discusiones pueden ser igualmente ricas y variadas. El intercambio de ideas es también fluido en online, incluso mejor que en la modalidad presencial en ciertos aspectos, porque todos los participantes pueden compartir materiales escritos y audiovisuales al instante.

Estamos replicando en el universo online la docencia de las mejores escuelas de negocio del mundo, también con el trabajo en grupo

En las escuelas de negocios presenciales, los alumnos se dividen por grupos en aulas pequeñas…

Y lo mismo hacemos en el MBA online de UNIR, pero en aulas virtuales. Los alumnos pueden vivir en ciudades o países distintos, pero están conectados para discutir los casos. La docencia del MBA de UNIR no se limita a una distribución de materiales o documentos de ‘power point’. Nuestro MBA replica la experiencia de las mejores escuelas de negocios del mundo en el universo online, tanto en el aula general como en los equipos de alumnos. Y estamos logrando el mismo efecto.

¿Cómo reaccionan los alumnos ante este tipo de docencia?

Están muy sorprendidos, en el sentido más positivo del término. Sobre todo, porque se sienten liberados de la sensación de soledad que ha acompañado a cierto tipo de formación online desde sus inicios. En UNIR hemos conseguido, sobre todo gracias al estudio en grupo de los casos, agregar a la formación online ese elemento psicológico que tiene sentirse miembro de una comunidad de aprendizaje. Cada estudiante es parte de un equipo, aunque esté en el fin del mundo. Es más, los alumnos participan en una doble comunidad: la más intensa de su equipo y la gran comunidad de la clase al completo.

Entre los alumnos de UNIR suele haber más diversidad de la que existe en una universidad presencial. ¿Qué criterio emplean en el MBA para formar los grupos de trabajo?

Esa diversidad que mencionas es un gran valor de UNIR que potencia la experiencia formativa de toda la comunidad universitaria. Antes de matricularse, los alumnos informan de su trayectoria profesional y nosotros podemos, durante el proceso de selección, ubicarlos en el grupo más adecuado para cada uno. Para conformar los grupos del MBA intentamos armonizar el criterio de homogeneidad (para no juntar a personas con tiempos de experiencia muy dispar) y de complementariedad (para que su distinta formación o trayectoria profesional pueda enriquecerles mutuamente en la discusión de los casos).

Sabemos que no todos los alumnos son iguales, y por eso tenemos distintos tipos de MBA que se adaptan a las circunstancias de cada alumno como un traje a medida

Entiendo que de este modo se quiere reflejar el funcionamiento de cualquier empresa

Se puede entender así, sobre todo en ciertos niveles directivos, que tienen que confrontar pareceres distintos entre diversas funcionalidades dentro de la empresa. El MBA enseña conocimientos y habilidades esenciales para trabajar en equipo, porque así se funciona diariamente en la mayoría de las empresas.

De acuerdo a su larga experiencia como profesor y consultor de grandes empresas, ¿es mejor hacer un MBA cuando se tienen pocos años de experiencia profesional o conviene esperar a acumular décadas de trabajo?

Lo importante, sobre todo, es elegir bien el tipo de MBA. En UNIR disponemos de varias modalidades formativas que se adaptan como un traje a medida tanto a la formación previa como a la experiencia y los intereses futuros de nuestros alumnos. Tenemos el MBA para gente con experiencia no directiva, el MBA para directivos, el Executive MBA, el MBA con distintas especializaciones, el MBA Full para jóvenes graduados que combina los estudios con prácticas en empresas punteras…

¿Por qué tantos?

Para poder ofrecer una experiencia personalizada y adecuada a lo que necesita cada alumno. Los alumnos no son idénticos. Hay quienes están contentos con su trabajo y desean fortalecer su experiencia. Otros aspiran a reenfocar su trayectoria. Algunos no llevan muchos años trabajando y quieren estar mejor preparados ante el futuro. También hay quienes acumulan años de experiencia, pero desean tener una formación global para dirigir mejor a las personas bajo su mando.

¿Y cómo acertar bien con el MBA que necesito?

Tenemos un equipo de asesores en el departamento de admisión que son especialistas en analizar perfiles y en ofrecer el tipo de formación que cada uno necesita. Lo que más recomendaría a una persona que esté pensando en cursar el MBA es que llame a uno de nuestros asesores y le pregunte cualquier duda. Programas, prácticas, asignaturas, especializaciones… los asesores son expertos en identificar las necesidades reales de los candidatos a realizar un MBA y en proponerles el programa que mejor les convenga.

@martinalgarra