Solicita información

Panorama educativo actual: una reflexión

Nos encontramos en una espiral de evolución y revolución educativa constante, no solo en referencia a las metodologías, sino, sobre todo, en referencia a los recursos asociados. Internet ha supuesto un antes y un después a todos los niveles.

La educación ha sufrido importantes transformaciones en los últimos años. Desde la irrupción de internet en el siglo pasado, los cambios se suceden de forma imparable. Y parece que no tiene muchas trazas de modificarse la tendencia, nos encontramos en una espiral de evolución y revolución constante, no solo en referencia a las metodologías, sino, sobre todo, en referencia a los recursos asociados. La tecnología ha venido para quedarse, aunque sea despertando muchas suspicacias y recelos.

Reivindicaciones analógicas de la educación

Sin embargo, no todas las novedades vienen de la mano de artilugios tecnológicos y avances digitales. Otras propuestas actuales giran en torno a aspectos educativos diferentes. Por ejemplo, la educación emocional, el mindfulness o el desarrollo de las habilidades blandas ganan terreno en las aulas, dejando a un lado el mundo virtual.

ordenador

Así, últimamente se ha puesto el acento en la adquisición de competencias no cognitivas, conocidas como soft  skills, entre las que se engloban, por poner algún ejemplo, el liderazgo, la empatía, la tolerancia, el respeto o la capacidad de trabajar en grupo. Consecuentemente, estudios humanísticos de corte filosófico o con contenido STEAM han recuperado un prestigio antes perdido.

Se precisa formar personas críticas en un mundo lleno de contenidos fake. La información está a nuestro alcance, pero tenemos que aprender a buscarla, escogerla y gestionarla. Se quiere formar seres humanos comprometidos, con una ética y unos principios sólidos. Recientemente también se ha comenzado a hablar de la competencia global, en relación a esas habilidades de marcado carácter social.

En todo caso, no debemos obviar la importancia del conocimiento y de los contenidos como pieza clave de nuestro puzzle educativo: el hecho de que gran parte de la información esté en internet no quiere decir que debamos dejar a un lado los conocimientos, el contenido o la memorización.

La tecnología al servicio de la educación

Sea como sea, no podemos negar lo que es obvio, la incorporación de gadgets es una realidad en nuestras aulas. Las impresoras 3D, los drones o los robots han dado lugar a los denominados como espacios maker, así como a toda una cultura maker que ha crecido a su alrededor, muy ligada al desarrollo de materias como la robótica o la programación, cada vez más presentes en los centros educativos.

niña con gafas 3D

Junto a ello, el uso de elementos de realidad virtual, aumentada o mixta está revolucionando el modo de aprender y de acceder al conocimiento, propuestas que van ganando fuerza por sus numerosas posibilidades.

Hacia una educación activa

El atractivo de toda esa tecnología radica en que supone el empleo de unas metodologías eminentemente prácticas y manipulativas, que suelen ser muy motivadoras para los estudiantes, promoviendo un aprendizaje significativo y activo. Pero no todos los cambios metodológicos están ligados a la incorporación de la tecnología.

 

En conjunto se puede hablar de metodologías activas, un compendio indeterminado y creciente de propuestas enfocadas a situar a los alumnos en el centro de su propio aprendizaje, como protagonistas. Entre estas tendencias metodológicas podemos destacar el aprendizaje basado en proyectos, el aprendizaje servicio, el aprendizaje basado en  retos, la gamificación, el aprendizaje basado en juegos o el flipped classroom, entre otras opciones. Como se puede observar, muchas solo son nuevas aproximaciones a antiguas ideas.

Contextos educativos inciertos

Si hablamos de tecnología y de metodología, indefectiblemente todo ello implica cambios en la docencia y, sobre todo, en el aprendizaje. Cambios en las propias características de la educación tal y como la conocemos. Además, en estos momentos nos hayamos inmersos en un caótico panorama de contextos educativos mixtos, híbridos y de semipresencialidad que darán mucho de qué hablar en los próximos años.

 

Cómo y hacia dónde va a evolucionar toda esta vorágine de posibilidades está por ver y, lamentablemente, es muy probable que el camino no venga marcado por criterios educativos, sino por decisiones externas de carácter político, como no dejamos de comprobar legislatura tras legislatura, convirtiendo nuestro sistema educativo en una mera moneda de cambio, lo que implica situar a docentes y discentes en una situación de incertidumbre, inseguridad y desasosiego constante.

Educación 24/7

La educación no formal y la educación informal corren paralelas y crecen exponencialmente, multiplicando la relevancia de la formación continua y de la formación para toda la vida. Se empieza a hablar de una educación 360º, un modelo incipiente que comienza a despuntar con fuerza, reconociendo una educación que se podría definir como ubicua, flexible, continua y accesible. Una educación para todos, mediante el uso de REA (Recursos Educativos en Abierto) y el empleo del DUA (Diseño Universal de Aprendizaje), marcando un nuevo camino hacia una inclusión real.

 

   La educación no tiene lugar únicamente entre las cuatro paredes del aula y no se limita a unas horas al día.

 

Precisamente, esa ubicuidad de la educación, u-learning, supone un paso más allá del aprendizaje móvil o m-learning. Redes y plataformas como YouTube, Twitter, Facebook o Instagram suponen medios válidos para enseñar, para aprender y para comunicarse con alumnos y con colegas en un entorno educativo que parece no conocer límites. Nos nutrimos constantemente de píldoras educativas repletas de microenseñanza y microaprendizaje.

Toda esa conectividad permite personalizar el aprendizaje, atendiendo a la diversidad y a los diferentes ritmos presentes en una misma aula. Así, la analítica del aprendizaje y el aprendizaje adaptativo nos sirven para proponer distintos itinerarios a los estudiantes, perfectamente tuneados según las necesidades detectadas. Aunque queda mucho por avanzar en el campo del Learning Analytics, parece que los expertos apuntan que nos moveremos en esa línea.

 

   La educación del mañana ha comenzado ayer.

 

No es la educación del futuro. Es la educación que nos rodea, sin darnos cuenta, aunque no seamos conscientes. Mañana probablemente ya será diferente. Es imparable, abrumador y, a la vez, fascinante.

Noticias relacionadas

Docencia 100% online

Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

Clases en directo

Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

Tutor personal

En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

La recompensa al esfuerzo

Mucho más que una universidad

Acompañamiento personalizado