Miércoles, 20 mayo 2020

La importancia de las TIC en la Educación Secundaria

La introducción de las tecnologías de la información y la comunicación en las aulas ha supuesto un cambio de paradigma en la educación del siglo XXI. Estas herramientas han precipitado una revolución docente tanto para alumnos como profesores, donde ambos han tenido que aprender a adaptar su forma de aprender y de enseñar a un nuevo contexto educativo. Analizamos la importancia de las TIC en la Educación Secundaria, a través de sus ventajas, sus retos y su impacto en los planes de estudios.

Existen múltiples formas de integrar las TIC en clase, pero lo esencial es utilizar las herramientas tecnológicas para conseguir el objetivo formativo que se quiera alcanzar y no al contrario. En esta línea, “este debe ser un objetivo lo más personalizado posible con el alumno sobre el que se quiere alcanzar dicho aprendizaje”, afirma José Gabriel Aguilera Maldonado, doctor por la Universidad Jaume I,  profesor del Máster en Tecnología Educativa y Competencias Digitales de UNIR y responsable tecnológico de un colegio con más de 1.100 alumnos.

Ventajas y retos de las TIC en el aula

El uso de las tecnologías en el ámbito educativo impacta de manera positiva en el aprendizaje académico. Por un lado, aumenta la motivación e interactividad de los estudiantes. Por otro, fomenta la cooperación entre alumnos e impulsan la iniciativa y la creatividad.

“Las TIC pueden ser usadas tanto en formato individual como en grupo. Son herramientas que permiten tanto una enseñanza por descubrimiento como una enseñanza expositiva tradicional, donde el papel del profesor sigue teniendo una gran importancia”, recuerda José Aguilera, responsable tecnológico de un colegio con más de 1.100 alumnos.

Estas herramientas son especialmente importantes en la Educación Secundaria, una etapa en la que los alumnos pueden enfrentarse a problemas de motivación y falta de concentración en sus estudios. Para estos nativos digitales las TIC se convierten en un canal de comunicación e información que les abre las puertas a un aprendizaje abierto y motivador, aumentando su implicación en el aula.

Al margen del aprendizaje académico, las TIC también ayudan a los estudiantes a desarrollar competencias transversales, como la comunicación interpersonal, el trabajo colaborativo, o la creatividad, lo que impulsa su participación en clase y elimina posibles barreras de integración.

Las TIC frente al coronavirus

El cierre de centros educativos por la alerta sanitaria derivada de laCOVID-19 ha acelerado, en las últimas semanas, la incorporación de las nuevas tecnologías a la enseñanza. “Ha sido un impacto total. En los alumnos, en los profesores, en los centros, en los planes de estudio, en la forma de impartir las asignaturas, en la forma de acceder y estar en las aulas, ya sean reales o virtuales, en la forma de corregir, de evaluar, de relacionarte con los alumnos, con tus compañeros, con los padres…”, indica Aguilera.

Gracias al empleo de las nuevas tecnologías, el aprendizaje durante el confinamiento ha continuado de forma virtual, a pesar del cierre de las aulas. Se han sustituido las preguntas en clase por las consultas por chat, las clases en vivo por su equivalente virtual y los deberes han saltado del papel a los documentos compartidos en red.

Al igual que en el resto de las etapas formativas, la importancia de las TIC en la Educación Secundaria es innegable, pero conlleva algunos retos. “La personalización de la educación es quizá la más importante”, subraya Aguilera. No obstante, este docente e ingeniero de telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Valencia recuerda que “debemos ser capaces de reducir la brecha digital, sin olvidar la gran importancia que la educación de calidad y tecnológica tendrán en un futuro que ya está aquí”.

Los docentes y las TIC

¿Cómo se adaptan los docentes a esta nueva realidad tecnológica? En el caso de José Aguilera, “con ilusión, con entusiasmo y con ganas de aprender, sabiendo que vivimos en un mundo cambiante donde nuestros alumnos nos necesitan y requieren de nuestra experiencia”.

Pero no todos los profesores abrazan las nuevas tecnologías de igual manera. Muchos docentes, menos familiarizados con las TIC, encuentran cierta dificultad en amoldar sus clases a esta nueva forma de enseñar. En ocasiones, esta adaptación no es fácil y requiere esfuerzo y dedicación por parte de los profesores, pero la solución está en aquello que tanto conocen, la formación.

En este cambio de paradigma social, la educación es clave, también para los docentes. “Debemos formarnos cada minuto, aprender para poder enseñar. Esa es quizás la clave de la adaptación”, destaca José Aguilera, un profesional que, tras 15 años de experiencia como jefe de proyecto en una multinacional, se incorporó a la docencia como experto en Competencias Digitales.

La nueva tecnología educativa

La educación del siglo XXI dista mucho del modelo de formación desarrollado en décadas anteriores. Pero, aunque todo ha cambiado, lo que permanece inalterable es la importancia de los docentes en un proceso de educación personalizada, que sitúa a los estudiantes en el centro.

“Todo apunta a que las TIC han venido para quedarse. Por ello, la frase ‘Solo sé que no sé nada’ tiene una relevancia mayúscula, que nos obliga a los docentes a ‘aprender a aprender’ cada día”, concluye José Aguilera.

En este contexto, el Máster Universitario en Tecnología Educativa de UNIR brinda a los docentes las competencias digitales necesarias para la educación en el siglo XXI. Esta formación oficial, con metodología 100% online, es la primera en aplicar la neurotecnología para conocer la importancia de las TIC en la educación de los alumnos y desarrolla conocimientos y técnicas para enseñar de forma dinámica utilizando recursos digitales en el aprendizaje.