Viernes, 22 mayo 2020

La estimulación del lenguaje oral en Educación Infantil

Cualquier tipo de lenguaje es un sistema de comunicación, tiene su propia estructura y se desarrolla en un contexto con algunas reglas de combinaciones posibles. El lenguaje oral es la capacidad para comunicarse verbal y lingüísticamente a través de una conversación y se aprende desde que somos pequeños. Por esa razón, la estimulación del lenguaje oral es vital para el aprendizaje y desarrollo de los niños. En UNIR abordamos sus ventajas y algunas ideas para trabajarlo en clase.

Estimular al menor es vital para lograr que domine el lenguaje oral. Sin embargo, no hay que obsesionarse con que ocurra a una determinada edad: es un proceso gradual que empieza con balbuceos y que evolucionará diferente en función de cada niño. Lo que sí es importante es fijarse en aquellos indicios que pueden indicar algún tipo de trastorno del lenguaje, la voz o el habla.

El lenguaje oral en la etapa infantil

El lenguaje oral comienza a cobrar protagonismo en edades muy tempranas y nos sirve a las personas tanto para comunicarnos como para estructurar nuestro pensamiento.

Los principales factores del lenguaje oral son:

  • – Debe haber un interlocutor, ya sea in situ o en la distancia
  • – Se apoya en gestos
  • – El mensaje se recibe auditivamente en el mismo momento que es emitido
  • – El contexto marca el tipo del lenguaje oral, ya que puede ser más o menos formal dependiendo de diferentes factores

 

 

Para poder llevar a cabo esa comunicación oral hay que tener en cuenta todos los elementos que intervienen en el lenguaje oral:

  • – El emisor, que es la persona que envía el mensaje
  • – El receptor, que es quien lo recibe
  • – El propio mensaje, que es el conjunto de señales o símbolos que emite la persona que habla a quien escucha.

La estimulación del lenguaje oral debe ser un objetivo clave en la etapa de Infantil ya que es mucho más que aprender a hablar: es un elemento fundamental para socializarse, satisfacer las necesidades básicas, el desarrollo cognitivo… Además, contribuye a detectar posibles trastornos relacionados con el lenguaje o mitigarlos si ya se han diagnosticado previamente.

Actividades para la estimulación del lenguaje oral

Entre las Necesidades Educativas Especiales (NEE) puede haber casos de diferente índole relacionados con el lenguaje: retraso simple del lenguaje, trastornos del lenguaje por causas neurológicas, disfasia, afasia, mutismo selectivo… En todos ellos es fundamental, además de un diagnóstico personalizado, contar con material específico y dar prioridad a actividades de expresión oral. Entre ellas estarían:

  • – Ejercicios de respiración y soplo: con velas, globos, pajitas…
  • – Actividades de imitación: repetir sonidos de animales, canciones, trabalenguas…
  • – Juegos en los que intervenga el habla: bingos fonéticos, cartas, obras de teatro…
  • – Tareas de discriminación auditiva
  • – Juegos en grupo

Los maestros de Audición y Lenguaje deberán reforzar el trabajo del maestro del aula ordinaria con actividades específicas adaptadas a las necesidades de cada alumno.

 

 

Aula de Infantil

En el caso de los maestros de Educación Infantil hay varias actividades para estimular el lenguaje oral en esta etapa:

El uso y práctica de los adjetivos

Importante para los niños que están en el primer ciclo de Infantil. Se trata de un ejercicio tan básico como hacer una lista de adjetivos calificativos sencillos y que los utilicen asiduamente. Probar con adjetivos relacionados con el tamaño, las emociones, etc.

Los colores

El color es otro recurso para fomentar el lenguaje oral en Infantil. Para ello, hay que usar los que sean conocidos y fácilmente identificables por el menor. La actividad consiste en ir señalando o nombrando objetos para que el niño diga de qué color es.

Nombrar las partes del cuerpo humano

Este ejercicio consiste en mostrar al niño una parte del cuerpo e intentar que la mencione combinándolo con colores, tamaños o números. Algunos ejemplos son dos manos, los ojos marrones, la nariz pequeña, etc…

 

 

Jugar al ‘veo veo’

Todo un clásico para hacer hablar a los pequeños y que puedan utilizar todos sus recursos orales. Es un juego sencillo que los motiva y los divierte y que se puede hacer en cualquier sitio. El ejercicio es sencillo y consiste en elegir un objeto que los niños deben descubrir dándoles como pista su color. A medida que van enumerando cosas el maestro puede ir guiándolos con un “frío o caliente”. Es importante ponerlo fácil para incentivarlos y que rápidamente puedan descubrir el objeto por el que le preguntamos. De lo contrario, corremos el riesgo de que se frustren y no quieran jugar más.

Contar cuentos

A ser posible, que sean cortos porque así son más fáciles de entender y de imitar por el niño. Los cuentos estimulan el desarrollo imaginativo, la memoria, la concentración, así como el uso del lenguaje. Además, esta práctica le vendrá muy bien cuando más adelante comience una de sus etapas más importantes: la de aprender a leer y escribir. De esta forma, tendrá muchos más recursos orales y más facilidad para la escritura. Hay que optar por temática diversa priorizando los que más interesen al pequeño.

La estimulación del lenguaje oral en la etapa infantil es fundamental. Para ello, basta con prácticas sencillas para las que no se requiere grandes recursos sino imaginación e involucración por parte del docente. Esto ayudará al menor en su aprendizaje e integración social.