Lunes, 14 septiembre 2020

Escenarios educativos mixtos, híbridos y semipresenciales

Al pensar en escribir este artículo, el primer título que tenía pensado hacía referencia a entornos híbridos de aprendizaje. Entonces, empecé a escuchar numerosas denominaciones diferentes, como educación semipresencial, sistema mixto, aulas extendidas, aulas espejo o, incluso, educación online, entre otras. Términos que se entremezclaban y se usaban indistintamente, en muchas ocasiones.

En ese momento me empecé a plantear si todos ellos hacían referencia a lo mismo o si los entendíamos del mismo modo. Creo que la respuesta es clara: no. Pienso que no hacen referencia a lo mismo, tienen matices, y que cada uno los usa de un modo diferente, algunos como sinónimos y otros no.

Por ejemplo, viendo las respuestas al tweet que aparece a continuación, podemos observar cómo se están interpretando algunos de los términos (y de paso sacaremos muy buenas ideas para nuestras clases):

Modelo mixto

Empecemos por la expresión más general, al menos así la considero yo. Cuando hablamos de un modelo mixto, estamos hablando de una combinación de educación presencial y educación online, en sus diferentes versiones.

   En muchas ocasiones, se habla de educación híbrida, semipresencial o mixta como sinónimos, con una interpretación genérica de los tres términos.

Educación híbrida

Además del significado general que muchos profesores le aportan a este término, la mayoría de los comentarios al respecto de la educación híbrida hacen referencia a tener una parte del alumnado en el aula y otra parte en casa, siguiendo la clase desde sus hogares. Los grupos se irían alternando.

En este sentido, entre los docentes que entienden el enfoque híbrido desde esa perspectiva, se critica que ver una clase desde un monitor en tu hogar es de todo menos pedagógico y que se pierde demasiado por el camino. No lo ven como una solución factible.

Como decíamos, existe mucha discrepancia en el uso de todos estos términos, algunos docentes también hablan de educación híbrida para hacer referencia a ir alternando el trabajo en clase con el online, sin seguir en directo a los profesores que están en el aula. Muchos también lo consideran sinónimo de modelo mixto, considerándolo un término genérico, una combinación entre presencialidad y educación online, en sus diferentes formatos.

Educación semipresencial

Aunque puede tener otras interpretaciones, la mayoría de comentarios van en la línea de entender el sistema semipresencial como aquel en el que los alumnos alternan clases presenciales con educación online, bien sea mediante videoconferencia o siguiendo de forma autónoma, individualmente o en grupos, las tareas comenzadas en clase de manera presencial.

Por ejemplo, si trabajamos por proyectos, los alumnos pueden hacer parte en el aula y seguir en casa cuando no les corresponda ir presencialmente al centro educativo.

Por parte de los profesores, algunos destacan que, en ocasiones, les parece un sistema que precisa revisión, por ejemplo, como comenta Marta Velázquez Alonso, que los alumnos vayan presencialmente cuatro días y se queden en su casa uno poco va a suponer cara a evitar contagios, en sus palabras: “no merece la pena la reestructuración para reducir tan poco el riesgo”. Todo dependerá de cómo esté organizado para que pueda resultar efectivo en todos los sentidos.

En todo caso, también se puede encontrar este término, semipresencialidad, empleado para referirse a tener a la mitad de alumnos siguiendo la clase desde sus casas (lo que hemos denominado antes como educación híbrida) o, incluso, muchos lo emplean para referirse a un modelo mixto, sea cual sea este.

   Los tres términos que acabamos de comentar responden a un uso muy caótico y poco sistemático de los mismos.

Como se puede apreciar, no existe unanimidad. El significado se pierde y se difumina, provocando confusión y dando lugar a cierta falta de rigor.

Desdoblamiento

Relacionado con el modelo semipresencial, podríamos decir que el desdoblamiento es una variedad del mismo: los alumnos hacen turnos para ir a clase. Esto supone menos horas presenciales de cada asignatura, que serán compensadas con trabajo desde casa:

Online asíncrono y síncrono

Adentrándonos en la educación online, pero conectado con los distintos escenarios que estamos presentando, cuando hablamos de que los alumnos trabajan en casa, debemos recordar que esta labor puede ser completamente autónoma, bien sea individual o en grupos, o combinada con clases online en directo.

   Trabajar en casa puede incluir trabajo individual, en grupo y clases online con los profesores.

Aulas espejo

Las aulas espejo se están empleando bastante en el ámbito universitario presencial: la mitad de la clase se encuentra en un aula, con la profesora, mientras que la otra mitad está en un aula contigua, viendo la clase por videoconferencia en directo.

¿Qué ganamos con las aulas espejo con respecto a una educación híbrida en la que la mitad de los alumnos siguen la clase desde sus casas o con respecto a una educación semipresencial en la que se va alternando presencialidad entre grupos de estudiantes?

-Los alumnos no dependen de recursos propios ni de la conexión existente en sus casas, ya que todo el proceso se lleva a cabo en el centro educativo, incluida la parte online.

-Tienen a sus compañeros en clase como apoyo y motivación hacia el trabajo.

-Siguen pudiendo disfrutar, hasta cierto punto obviamente, del ambiente universitario.

   Las aulas espejo salvan muchas de las dificultades que la brecha digital puede implicar.

Para ello, por supuesto, deberemos contar con suficientes aulas, además de los recursos necesarios, algo que a nivel universitario puede resultar factible, pero no tanto en otras etapas educativas, en las que tampoco resultará sencillo que los alumnos estén solos en una clase atendiendo a nuestra explicación y no será muy probable que contemos con personal para controlar esas aulas espejo.

Planificación mixta

Una buena estrategia puede ser una planificación mixta, por ponerle un nombre, preparándonos para los tres escenarios posibles: presencial, online o combinado.

Se trata de intentar diseñar, o al menos tener en mente, propuestas que puedan ser fácilmente extrapolables a otros escenarios educativos, bien sean cien por cien online o solo en parte, independientemente del nombre que queramos ponerle.

Sin embargo, no debemos obviar el trabajo que eso puede suponer y que no está contemplado en la organización docente de la mayoría de los centros educativos.

Aulas extendidas

Todo ello debería llevarnos, como expresa José Blas García, a una nueva concepción de aulas extendidas, en las que presencialidad y educación online vayan de la mano, sin diferenciarlas, con una combinación ideal para que todo fluya. Lamentablemente, creo que queda mucho para eso.

   En un escenario ideal la educación no se dividiría en presencial y online, sería un contínuum.

Incorporar la propuesta de las aulas extendidas podría ser un objetivo muy interesante a alcanzar.

Flexibilización

Un modo inteligente de englobar diferentes posibilidades y de evitar confusiones innecesarias es hablar de propuestas de flexibilización, como hace Manuel Jesús Fdez. El mismo profesor comparte una imagen interactiva cargada de información que puede ser de ayuda para muchos compañeros en los distintos escenarios que se vayan presentando:

Hablar de flexibilización puede ser una buena solución en muchas ocasiones.

Orden en el caos terminológico

Supongo que lo de menos es la nomenclatura, pero es verdad que la falta de consenso hace que a veces nos perdamos o estemos pensando que se está hablando de una opción cuando en realidad se está hablando de otra distinta.

Así, aconsejo ir siempre al texto y no quedarnos en el titular de un artículo, porque a lo mejor lo descartamos por los términos empleados y realmente se trata de lo que nosotros estamos buscando, pero con un nombre diferente.

En numerosos comentarios y propuestas, por ejemplo, no he visto claro a qué tipo de educación no presencial estaban haciendo referencia, y no por un fallo de los autores, sino por todo este caos terminológico reinante. En ese sentido, recomiendo una pequeña aclaración previa si vais a emplear alguno de esos términos.

Incluyo un Genially que espero que pueda resultar práctico y que en ningún caso pretende ser la única opción válida en relación al uso de las palabras implicadas, simplemente es un breve glosario sobre el tema tratado, siempre desde mi perspectiva:

Sea como sea, para todas esas opciones, necesitaremos desarrollar la autonomía, motivación, metacognición y autorregulación de nuestros estudiantes, piezas clave en cualquier escenario educativo y básicas en un entorno no presencial.

Además, deberemos valorar qué pueden hacer nuestros alumnos desde casa y cuáles son sus medios, para que la educación sea accesible para todos.

Quizás esta pueda ser una buena oportunidad para realizar una completa renovación de vestuario de nuestro sistema educativo y no únicamente una ocasión más para seguir añadiendo parches y remiendos.