Jueves, 20 agosto 2020

Cómo enseñar español a extranjeros desde cero: consejos y nociones básicas

Enseñar español a extranjeros es todo un desafío que ofrece la satisfacción de estar abriendo la puerta hacia una nueva cultura a todo aquel que se embarque en el aprendizaje de este idioma. Si quieres saber cómo enseñar español a extranjeros desde cero, en UNIR hemos preparado una serie de consejos y bases para comenzar.

El español es el segundo idioma más hablado a nivel mundial y cada vez hay más interés en formarse como profesor de español como lengua extranjera para dar respuesta a la creciente demanda de profesionales en este área.

Si quieres conocer un poco más en qué consiste esta profesión o inspirarte para preparar tus primeras lecciones como profesor, en este post te ofrecemos algunas claves para enseñar español desde cero a extranjeros.

Bases para enseñar español a extranjeros

Enseñar español a alumnos que no tienen ningún conocimiento del idioma, exige al profesor no solo un dominio claro del mismo, sino la capacidad para transmitir esos conocimientos y lograr que los alumnos entiendan la estructura y usos; más allá de memorizar y repetir sistemáticamente vocabulario u oraciones hechas. La enseñanza de un segundo idioma debe fomentar la comprensión y lograr que el alumno sea capaz de “pensar” en esa lengua; perseguir la finalidad comunicativa y social del idioma.

 

 

Conocer el nivel de partida del alumno

El primer paso para impartir español a extranjeros debe ser, por tanto, saber el nivel que tiene cada estudiante. Existen diferentes vías para evaluar sus conocimientos previos, desde test escritos hasta entrevistas orales en las que el alumno explique el contacto que ha tenido hasta el momento con este idioma.

El nivel básico de español, que en el marco europeo de referencia corresponde a los niveles A1 y A2, es el escalón de aprendizaje en el que se asientan las bases del idioma. El profesor de español como lengua extranjera debe poner énfasis en aspectos clave como:

  • – La estructura gramatical básica
  • – La pronunciación de las palabras
  • – Proporcionar al alumno materiales de utilidad para que adquiera un vocabulario amplio y de uso cotidiano. Desde el alfabeto y los números, hasta grupos de palabras comunes como alimentos, animales, nacionalidades, ropa, actividades de ocio, etc.

El objetivo en el aula será fomentar el diálogo entre los alumnos para incentivar el uso oral y lograr una comunicación efectiva aunque básica: presentarse ante un grupo de personas, preguntar la hora, direcciones de restaurantes, entender los usos de los verbos ser y estar, expresar ideas sencillas sobre los propios gustos…

 

 

Define objetivos para avanzar

Para avanzar en el aprendizaje, como profesor será necesario definir los objetivos a alcanzar en cada clase y a lo largo del nivel completo a impartir. Para esto será útil analizar el carácter de los alumnos y las dinámicas del grupo, ya que fomentar la complicidad entre los compañeros puede ayudar a que las clases sean más dinámicas y divertidas, y a que los estudiantes muestren más compromiso y motivación, facilitando la enseñanza y el aprendizaje.

Esos objetivos ayudarán a programar las lecciones y a elegir la metodología más apropiada para lograr una clase estructurada y atractiva. Por ejemplo, en lecciones de 50 minutos, lo habitual será repartir el tiempo entre la explicación teórica de los contenidos y la realización de ejercicios para fijar el aprendizaje.

Opciones para enseñar español

La variedad de herramientas al alcance del profesor ayudarán a que los alumnos disfruten de la clase y se sientan más motivados: desde la tradicional pizarra y materiales impresos hasta contenidos audiovisuales o distintos juegos que fomenten la seguridad de los alumnos y la comunicación oral en el aula.

 

 

El tiempo que se dedique a cada actividad o material vendrá marcado muchas veces por la dinámica del grupo y la habilidad del profesor para que los alumnos se involucren en la clase, pero una de los aspectos fundamentales en estos primeros niveles de enseñanza es fomentar el uso oral del idioma, que el alumno pierda el miedo a expresarse en público.

Para lograr este objetivo y que las clases sean de real utilidad será fundamental que el profesor proporcione y desarrolle materiales adecuados. Los recursos para enseñar español desde cero son muy variados: desde libros de aprendizaje del idioma hasta recursos online con los que reforzar a cada alumno según su nivel y necesidad: podcast adaptados por nivel para trabajar la comprensión del idioma; grupos de vocabulario con los que trabajar la pronunciación; textos para comprender cómo se estructura el idioma, mejorar la lectura y la redacción…

Existen páginas web con materiales divididos por nivel, pero cada profesor encontrará la manera de crear sus propios materiales para cumplir los objetivos que se marque en cada lección y adaptados a las capacidades de los alumnos.

La evaluación del progreso, un proceso clave

Por último, durante las primeras etapas de aprendizaje de un idioma será necesario que el profesor evalúe de forma adecuada el progreso de los alumnos. Será necesario comprobar los avances tanto en gramática como en vocabulario a través de distintas pruebas pero, sobre todo, incentivar y fomentar la capacidad de comunicación. El aprendizaje de cada alumno determinará además que el propio profesor vea cumplidas sus metas.

Si estás pensando en ejercer de profesor de español a extranjeros fuera de nuestro país, te interesará el post ¿Cómo ser profesor de español en el extranjero? Requisitos y consejos.