Lunes, 03 febrero 2020

El cómic en el aula: una experiencia en la clase de Historia

Los profesores Juan de Dios Romero Espada y José Miguel Alcántara Castilla son docentes en el  IES Barrio de Loranca, en Fuenlabrada, y pertenecen al departamento de Geografía e Historia.

En el curso académico 2018-2019, llevaron a cabo un proyecto en el que el cómic fue un recurso didáctico básico en su desarrollo. La propuesta se realizó en 4º ESO en la asignatura de Historia, más concretamente, en la unidad referente a la Segunda Guerra Mundial, para trabajar el Holocausto, tal y como pide el currículo de la Comunidad de Madrid. El profesor Juan de Dios la llevó a cabo en castellano, mientras que el profesor José Miguel la desarrolló en inglés.

¿Cómo surgió la idea?

La idea surgió al dar los dos el mismo nivel y la misma asignatura, por ser los dos grandes aficionados al cómic, y porque llevábamos un tiempo dándole vueltas a usar las novelas gráficas en nuestra metodología.

¿Qué cómic usasteis? ¿Lo recomendaríais?

Usamos Maus, de Art Spiegelman. Nos parece uno de los más apropiados para trabajar el Holocausto, y no lo cambiaríamos por otro; en todo caso, se podrían añadir más, tal y como comentamos más adelante. En relación a los aspectos negativos, si sirve de ayuda, el alumnado criticó lo largo que es el cómic y lo redundante que a veces es.

maus1

¿Cómo empleasteis el cómic en el aula?

Como ya hemos comentado, los usamos como parte de un proyecto para 4º ESO, en la asignatura de Historia. Tomando como base de los cómics, realizamos tertulias, los alumnos escribieron sus propias historias referentes al Holocausto y al nazismo y, finalmente, montamos una pequeña exposición. No eran actividades aisladas, todas formaban parte de un proyecto para trabajar el Holocausto. Se evaluó al alumnado a través de los estándares y rúbricas correspondientes.

Para las tertulias dialógicas solo precisamos de una sesión, pero dedicamos más tiempo a sus relatos. Debían investigar un hecho o un personaje histórico relacionado con el Holocausto. Posteriormente, escribieron sus relatos en primera persona con una extensión máxima de cuatro folios por las dos caras. También se reservó una clase más para aquellos que quisieron leerlas delante de sus compañeros.

En la exposición, que montamos en el recibidor de la primera planta para que pudiese verla todo el alumnado del centro, pusimos páginas y frases elegidas por el alumnado para las tertulias dialógicas, algunos de los relatos realizados por ellos y también imprimimos imágenes de otros cómics referentes al Holocausto y al nazismo.

maus-2

¿Pensáis que resultó motivador para los alumnos?

Nosotros sí creemos que fue motivador. Obviamente, es imposible que a todos les agradara (tampoco lo pretendíamos), pero sí descubres cómo un buen número de alumnos se engancha a la Historia, a leer cómics y puedes observar cómo investigan sobre el Holocausto y el nazismo para escribir su propia historia. Además, trabajas con ellos de una manera distinta y la relación cambia de manera muy positiva.

¿Qué puntos mejoraríais si lo volvieseis a hacer?

Sinceramente, creo que no cambiaríamos nada, salvo intentar ampliar este tipo de actividades y proyectos en nuestro centro. En este sentido, hemos de destacar que nuestras compañeras del departamento de Lengua y las responsables de la biblioteca se involucraron y están adquiriendo para el centro más cómics de temática histórica.

d8kavxdw4aelozm

¿Alguna recomendación más para usar el cómic en el aula?

En 1º ESO, animaríamos a que el alumnado realice sus primeros mini cómics, una experiencia que puede ser extensible y adaptable a otros cursos, creemos que podría ser un paso posterior al trabajo con los cómics en el aula, que ellos elaboren los suyos propios.

Sobre otras recomendaciones, para la asignatura de Historia del Mundo Contemporáneo de 1º de Bachillerato, pensamos que pueden resultar interesantes: La muerte de Stalin y Esta máquina mata fascistas para la Guerra Fría; Adolf para la Segunda Guerra Mundial; Los surcos del azar para la relación entre ésta y la Guerra Civil española; y Crónicas de Jerusalén y Pyongyang para la Guerra Fría y las relaciones internacionales tras la GM II.

Para Historia de España de 2º de Bachillerato, recomendamos de nuevo Los surcos del Azar y, sobre todo, La Guerra Civil española, basado en la obra homónima de Paul Preston, ya que no solo repasa el conflicto bélico, sino también sus antecedentes y sus consecuencias.

Sin duda, creo que no será la última vez que estos profesores usen el cómic en el aula. Seguro que pronto tendrán más aventuras que contarnos, quien sabe, quizás lo hagan en forma de viñetas.