Lunes, 17 diciembre 2018

Educación en valores o cómo mantener el espíritu navideño todo el año

La Navidad es época para la generosidad, el amor, la familia, el altruismo, los abrazos, los besos, las risas, los bailes, las celebraciones, la imaginación y la fantasía.

Todas esas palabras, todos esos deseos,

¿Por qué no se mantienen todo el año?

¿Por qué no los buscamos todo el año?

¿No pueden ser la base de una buena educación?

 

Una educación en valores.

 

Educar en la empatía, en quererse a uno mismo y en querer a los demás, en apreciar lo que tenemos, la familia y los amigos,

 

Educar en compartir, en ser generoso y en regalar,

 

Educar en aceptar y en respetar.

 

Llega el día 22

 

Educar en ser feliz y en hacer felices a los demás,

 

Educar en disfrutar, en divertirse, en sonreír, en reírse, en bailar, en cantar y en celebrar.

Vienen los regalos

Educar con creatividad, con ilusión, con imaginación y fantasía, jugando, pintando y decorando,

 

Educar desde el colegio y desde casa,

 

Educar en comer juntos y en conversar,

 

Educar en vivir más despacio.

Entramos en el Año Nuevo

 

Educar en soñar, en tener propósitos, sueños, esperanzas y deseos,

 

Educar para ser curiosos y para encontrar nuestras motivaciones, talentos e intereses,

 

Educar para cuidar nuestra salud, para hacer deporte, para hablar idiomas o para aprender,

 

Educar en ser constantes y esforzarse,

 

    Educar desde y para el amor. Feliz Navidad, todo el año”.