Lunes, 20 enero 2020

Dianas de aprendizaje: qué son y para qué sirven

En muchas ocasiones se habla de dianas de evaluación, pero, personalmente, veo más adecuado hablar de dianas de aprendizaje, ya que pueden emplearse de formas muy diversas y con variadas finalidades.

Qué es una diana de aprendizaje

Se puede decir que es un sistema visual, rápido y sencillo de llevar a cabo un aprendizaje participativo. Una participación que puede darse en todos los estadios de su empleo, desde la propia elaboración de la misma hasta el debate sobre los resultados obtenidos. Suele definirse como una posible representación gráfica de una evaluación que nos conducirá a la reflexión a partir de una única imagen que aglutina diferentes informaciones. Es el visual thinking de las evaluaciones, por usar terminología actual.

El dibujo o la plantilla de una diana consiste en círculos concéntricos que, de dentro hacia fuera, indican el nivel de cumplimiento o de adaptación a cada uno de los ítems incluidos. Alrededor del círculo más amplio tendremos los nombres de los ítems y para cubrir la diana iremos indicando el número que corresponde en cada uno de ellos. Así, al final, uniendo los puntos, obtendremos lo que se viene denominando como mapa de evaluación.

Aquí podemos ver un ejemplo sencillo en el que únicamente una persona participa, reflexionando sobre sus propias capacidades lingüísticas:

autoevaluacion

Por supuesto, en la misma diana podemos incluir más respuestas. En la imagen principal de este artículo (ver arriba) hemos incorporado el ejemplo ficticio de una diana en la que cuatro alumnos opinan acerca de un hipotético trabajo cooperativo.

Preparamos una diana

Como comentábamos anteriormente, pueden ser los propios alumnos los que preparen su diana, dibujándola, pero también podemos usar plantillas o dejarnos guiar por otras posibilidades digitales, menos extendidas, que presentaremos en nuestro siguiente artículo. Además de poder hacer el diseño de la propia diana, habrá que decidir cuáles son los ítems que queremos valorar o evaluar: ¿Los decidimos solos? ¿Los deciden los alumnos? ¿Los decidimos entre todos?

Evaluación participativa: la diana from Manuel Diaz

Como se puede ver, las dianas suelen asociarse con una evaluación participativa, sin embargo, las posibilidades de uso son numerosas, dependerá de nuestros objetivos y de las decisiones que vayamos tomando en su elaboración:

-Pueden dibujarlas los propios alumnos, podemos usar herramientas digitales o plantillas.

-El profesor puede decidir los ítems que se van a valorar, puede hacerlo con sus estudiantes de forma conjunta o pueden decidirlos ellos solos. Dependerá, como decíamos, de la finalidad con la que hayamos creado la diana.

-El número de ítems suele estar entre cuatro o seis, pero se decidirá en cada caso. La idea es no incluir un gran número de aspectos a evaluar, para que el resultado global pueda verse a simple vista.

-La escala de valoración puede ser muy diversa, es común encontrarla con números del 1 al 5, pero también se pueden crear otros tipos de escalas.

-A la hora de cubrir la diana, puede hacerlo cada alumno individualmente, puede hacerse en parejas, en grupos o entre toda la clase.

-Se puede cumplimentar coloreando, punteando o uniendo los puntos entre sí. También puede cubrirse de forma automática, como veremos en nuestro próximo artículo, en el caso de  las dianas creadas a partir de herramientas digitales.

Dianas de evaluación y metacognición

La diana puede servir para autoevaluarse, para coevaluar a otros compañeros, para valorar el trabajo en grupo o para que los estudiantes puedan calificarnos como docentes. A menudo suelen emplearse para evaluar las actitudes y la participación del alumnado. Dependiendo del objetivo último para la que se elabore, muchos de los puntos presentados en la enumeración anterior vendrán determinados de antemano.

Como elemento de autoevaluación, las dianas contribuirán al desarrollo de la metacognición de nuestros alumnos. Igualmente, una autoevaluación, como la presentada en la imagen previa, puede ser comparada con la coevaluación y autoevaluación de otros compañeros, o con la propia evaluación del docente. De esta manera, de un solo vistazo, se podrá abrir un interesante debate en el que los alumnos podrán reflexionar acerca de las percepciones que tienen sobre su propio aprendizaje.

Las posibilidades que se abren ante nosotros y ante nuestros estudiantes solo dependerán de nuestra imaginación y creatividad a la hora de plantear actividades con ellas. Esas opciones se verán multiplicadas exponencialmente al introducir las dianas digitales, recursos que desarrollaremos en el próximo artículo.