Lunes, 19 marzo 2018

Cómo afrontar unas oposiciones: una carrera de fondo explicada en cinco etapas

Oposiciones, una palabra que con solo escucharla da miedo, ansiedad y quizás, incluso, cierta pereza. Y eso será lo primero que tendremos que controlar, nuestros sentimientos y nuestro estrés.

 

Etapa 1. Las decisiones

Cuando ya hemos decidido estudiar una oposición, cuestión que no siempre resulta sencilla, tendremos que ver los pasos a seguir. Pero, ¿en qué debemos basar nuestra decisión?

En primer lugar, debemos conocer los requisitos para presentarnos y saber si los cumplimos. Dado que una oposición supone una carrera de fondo, en segundo lugar debemos tener en cuenta que si nos gusta la elección nos resultará más fácil afrontar las largas horas de dedicación. En tercer lugar, podremos tener en cuenta otros aspectos, como el historial de convocatorias u otro tipo de estadísticas que queramos considerar.

Una vez tengamos claro nuestro objetivo, deberemos tener acceso al temario de la oposición y decidir si acudiremos a un centro de preparación presencial u online, o si querremos prepararlas por nuestra cuenta. La ventaja de los primeros es que nos sentiremos más acompañados y nos ayudarán en la organización y planificación. Además, responderán a todas nuestras dudas y tendremos fechas de entrega impuestas, es decir, habrá una motivación extrínseca que contribuirá a la consecución de nuestros objetivos, aunque solo sea por el dinero invertido.

En caso contrario, si decidimos preparar las oposiciones por nuestra cuenta, probablemente el punto a favor más destacado sea el hecho de que haremos presentaciones originales y fuera del rango general y común de los centros de preparación, lo que puede suponer un punto diferenciador para el tribunal. En este caso, la motivación intrínseca debe ser alta.

Educación

 

Etapa 2. La planificación

Una vez decidida la oposición y cómo vamos a prepararla, tendremos que proceder a planificar el estudio. La organización será básica y muy importante: organización, disciplina, paciencia y constancia. Habrá muchos momentos en que nos sintamos flaquear, en que pensemos que no deberíamos estar estudiando eso, que no vamos a ser capaces, que hay mucha gente, que ‘cómo voy a conseguirlo yo’, y muchos otros pensamientos negativos. No podemos caer en eso. Debemos mantenernos positivos. Recordad, todos tenemos temporadas buenas y malas. No todos los días nos vamos a concentrar igual, no todos los días dormimos igual o puede haber aspectos de nuestra vida personal que interfieran en nuestro estudio. Tenemos que contar con ello. Debemos dejar un espacio en nuestra planificación para las incidencias y los contratiempos.

 Debemos mantenernos positivos. Recordad, todos tenemos temporadas buenas y malas. No todos los días nos vamos a concentrar igual, no todos los días dormimos igual o puede haber aspectos de nuestra vida personal que interfieran en nuestro estudio”

Para nuestra planificación, en nuestro lugar de trabajo, aconsejo tener a la vista un cronograma con los objetivos diarios, semanales y mensuales, en un mural o similar, en forma de cuadro, muy visual. El hecho de crear el cronograma de forma manual contribuirá a hacernos un esquema mental. De esta manera, podremos ir tachando lo que vamos alcanzando y, aunque parezca muy básico, esto contribuirá a mejorar nuestra motivación. Recordemos dejar espacio para hobbies, deporte, descansos, sueño, comidas y contingencias.

Educación

 

Etapa 3. La motivación

Hagamos una propuesta. Cada semana o cada dos semanas, dejaremos un espacio en nuestra planificación para recuperar lo que llevamos retrasado. Si al llegar a ese punto no vamos bien de tiempo, nos lo tomaremos como un premio y un tiempo libre extra más que merecido. Será una motivación extra para llevar el estudio al día y poder disfrutar de esas horas de regalo.

Podemos emplear las redes sociales e internet para conseguir información complementaria, mantenernos al día y nos ayudarán a no sentirnos tan solos en nuestro trabajo. También se puede participar en grupos o foros para opositores. Además, necesitaremos ese apoyo y compresión de la familia o de personas que puedan estar en nuestra misma situación.

Educación

El descanso y el deporte son muy recomendables. El hecho de tener hobbies o practicar deporte diario será beneficioso para el estudio. Además de las necesarias horas de descanso.

La motivación es el factor más importante a tomar en consideración al presentarse a una oposición. Creer en nosotros mismos, en nuestras posibilidades y no rendirse son las claves para llegar a la meta. No podemos creer que tendremos un nivel constante de motivación, como ya se comentaba, habrá que contar con momentos de bajón donde otros, o nosotros mismos, deberemos animarnos a seguir adelante. Recordad, como en una carrera: el ritmo no siempre es el mismo pero lo importante es seguir corriendo.

 

Etapa 4. El estudio

Una vez esté todo listo, deberemos sentarnos en nuestro lugar de estudio, evitar distracciones y concentrarnos. Existen muchas posibles estrategias de estudio y esto supondría otro artículo, pero una primera lectura, con un mínimo de palabras clave subrayadas (no se subraya todo el texto, como mucho una palabra por párrafo), puede ser el punto de partida de nuestro estudio. Luego, dependiendo de nuestras preferencias, podremos poner notas al margen, crear esquemas o resúmenes, entre muchas otras posibilidades. Recordemos también que, a veces, si estamos un poco aburridos o saturados con un tema, pasar a otro puede ser una opción, para variar. No olvidemos que es importante ser flexibles.

Educación

En el caso concreto de las oposiciones del ámbito educativo, hay que recordar que el tribunal está constituido por profesores con mucha experiencia educativa, por lo tanto, debemos ser realistas on las propuestas, tener el material actualizado, y no olvidar la necesaria atención a la diversidad, ni la incorporación de las nuevas tecnologías. En UNIR, los estudiantes de los Grados de Maestro en Educación Infantil y Primaria, así como los alumnos del Máster de Profesorado de Educación Secundaria, son formados con recursos didácticos innovadores para enfrentarse a las oposiciones con el mayor éxito posible.

Una primera lectura, con un mínimo de palabras clave subrayadas (no se subraya todo el texto, como mucho una palabra por párrafo), puede ser el punto de partida de nuestro estudio”

Etapa 5. La preparación psicológica

Permitámonos desfallecer, permitámonos desmotivarnos y sentirnos perdidos y mal. Como he dicho antes, todos tenemos nuestros días, y si un día estamos muy agobiados y no nos concentramos, deberemos ser conscientes de ello, conocernos a nosotros mismos y tomar las decisiones correctas. En caso contrario, perderemos el tiempo doblemente, a veces, con un cuarto de hora de desconexión es suficiente. El periodo de preparación de oposiciones en un momento ideal para la introspección, para conocernos mejor a nosotros mismos y nuestros sentimientos, así como para aprender a lidiar con ellos. Algo que no es sencillo, pues muchos carecemos de la necesaria educación e inteligencia emocional.

No nos olvidemos, puede salir mal, y habrá que volver a intentarlo, seguir adelante. Si esto pasa, démonos un tiempo de respiro, de recuperación física y sobre todo mental. Las oposiciones las consiguen los más preparados, pero también los que controlan los nervios, saben hablar en público y no se desmotivan. Es una suma de competencias. No son cien metros lisos, es un maratón. Y como en un maratón, puede que no lleguemos los primeros, pero el simple hecho de llegar tiene que ser un orgullo.

Educación

Confía en ti mismo. Llegarás, no lo dudes. ¡A por todas!