Jueves, 19 diciembre 2019

Cómo afecta la Multiculturalidad en la Educación Española: informe TALIS

Las aulas de clases españolas reflejan desde hace unos años el cambio poblacional que viene ocurriendo en el país: los grupos de alumnos son cada vez más diversos en cuanto a origen. Diferentes nacionalidades, culturas y religiones se mezclan en las clases; y el sistema educativo, con el profesorado a la cabeza, ha ido adaptándose a la nueva realidad.

Es una situación que también se vive en el resto del mundo. Los fenómenos migratorios han ido produciendo sociedades multiculturales, y en cada una de ellas la asimilación va ocurriendo con diferentes tipos de rasgos. Es por este motivo que el último informe TALIS dedica dos capítulos enteros a analizar las respuestas de los centros participantes en cuanto a la educación en entornos multiculturales.

TALIS 2018

El informe TALIS es una evaluación que se realiza en todo el mundo. Está coordinado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, y se encarga de analizar las condiciones de enseñanza y aprendizaje en los sistemas educativos. Fue realizado por primera vez en el año 2008, se lleva a cabo mediante cuestionarios online y mide la opinión de directores de centros educativos y profesores de primaria y secundaria.

El último informe TALIS fue emitido el 19 de junio de este año, en él se recogen los datos de cada país participante de los distintos continentes. En este artículo nos centraremos en los resultados españoles en materia de multiculturalidad en el aula.

Los datos de la diversidad cultural en España

El estudio en general demuestra que la respuesta de los centros varía mucho entre países, dependiendo del tipo de diversidad y de los profesores.

En cuanto al desarrollo de prácticas educativas, 4 de cada 10 docentes en España, tanto a nivel de primaria como de secundaria, consideran que necesitan mejorar la autoeficacia que tienen en la enseñanza en entornos multiculturales y en la capacidad para afrontar los retos de un aula multicultural. Una visión que difiere significativamente con la percepción mostrada por los(as) directores(as) de centros educativos participantes en dicho estudio, cuya visión es más favorable, tanto en términos generales como específicos.

La realidad educativa amerita avanzar en el fortalecimiento de competencias docentes y herramientas institucionales.

Si bien la realidad mostrada en nuestro país muestra datos superiores a los observados en otros de Europa (Dinamarca o Suecia, por ejemplo), la Unión Europea o países de la OECD; no deja de reflejar una necesidad. La realidad educativa amerita avanzar en el fortalecimiento de competencias docentes y herramientas institucionales. Estas deben facilitar el entender y atender la inclusión, la integración y la promoción de la tolerancia en el aprendizaje ciudadano.

Lo anterior se refleja, principalmente, si tenemos en cuenta la necesidad de contar con estrategias y mecanismos que ayuden a evitar casos como la reciente sentencia a la Comunidad de Madrid, declarada culpable por negligencia en un caso de acoso escolar a una niña por parte de sus compañeros por motivos racistas.

La sentencia concluyó que “ni la dirección del centro, ni siquiera el profesorado, indagó sobre lo que realmente estaba sucediendo, tratando de relativizar el problema a cosas de niños, calificados, en el acto de la vista, como hechos puntuales normales dentro del colegio”.

Formar docentes para contextos educativos culturalmente diversos

Como se explica en el informe TALIS, el multiculturalismo “se basa en la premisa de que la diversidad puede enriquecer los centros escolares ya que fomenta el conocimiento y el respeto de otras culturas, además de fortalecer las destrezas interculturales de modo que se reconozca y se valore la diversidad”.

La diversidad cultural puede ser aprovechada para crear mejores ciudadanos y, por consiguiente, una sociedad más inteligente y productiva. Sobre todo, si tenemos en consideración las políticas de cultura común impulsadas desde la propia Unión Europea para favorecer la convivencia de los ciudadanos europeos o no dentro de ella. Un tema que, como bien apunta el director del Máster en Educación Inclusiva e Intercultural de UNIR, Elias Said Hung, debe “contar con profesionales dedicados a la educación en contextos formales y no formales de enseñanza, cada vez más conscientes y capaces de entender y aplicar estrategias que contribuyan a dichos fines”.

Lo anterior se acentúa cuando se están sentando precedentes como el caso nombrado, donde no cabe, como apunta Said, considerar como “hechos puntuales” las problemáticas que pudiesen generarse.  Es pertinente el desarrollo de acciones que contribuyan a que los profesionales dedicados a la educación sean capaces de responder asertivamente a contextos culturalmente diversos, desde la perspectiva indicada en TALIS.

Profesor Said: “Formar ciudadanos capaces de responder satisfactoriamente a todos los retos que deberán afrontar desde los diferentes roles que asumirán en su vida”.

Para aplicar la diversidad cultural desde un sentido amplio, los docentes en contextos formales y no formales tienen la tarea de desarrollar su labor atendiendo a las particularidades culturales producidas por las diferencias generacionales, de género, contexto geográfico (urbano versus rurales) y procedencia (migrantes, pero también las diferencias entre nacionales), entre otros aspectos que pueden tener sus estudiantes.

Los datos extraídos del informe TALIS muestran la necesidad de que un alto porcentaje de docentes en España necesita contar con conocimientos que les ayude, no solo a enseñar lo dispuesto en el plan de estudio, sino hacer uso de la diversidad como un factor relevante. Es lo que Said considera el fin último de la educación, “formar ciudadanos capaces de responder satisfactoriamente a todos los retos que deberán afrontar, desde los diferentes roles que asumirán a lo largo de su vida, en una sociedad globalizada e interconectada”.

En este marco se engloba el Máster en Educación Inclusiva e Intercultural de UNIR, que da la formación necesaria, en todas las etapas educativas, para salvar los retos de las aulas multiculturales que cada vez están más presentes en nuestros días.