Martes, 10 diciembre 2019

La importancia de la alfabetización digital

¿Sabes en qué consiste la alfabetización digital? En UNIR abordamos las principales características y ventajas de este modelo educativo.

La Real Academia Española (RAE) define la palabra “alfabetizar” como la capacidad para enseñar a leer y escribir a alguien. En una sociedad en la que priman las tecnologías de la información y comunicación este término ha quedado obsoleto; ahora debemos hablar de alfabetización digital, un proceso imprescindible para adquirir las habilidades necesarias para ser competente en el uso de las nuevas tecnologías. 

¿Qué es la alfabetización digital?

La alfabetización digital es la capacidad de una persona para realizar diferentes tareas en un ambiente digital. Esta definición genérica engloba muchos matices ya que incluiría la habilidad para localizar, investigar y analizar información usando la tecnología, así como ser capaces de elaborar contenidos y diseñar propuestas a través de medios digitales. La alfabetización digital debe entenderse no sólo como un medio sino también como una nueva forma de comunicación y de creación y comprensión de la información.

La alfabetización digital tiene varios niveles que van desde el más básico -habilidades elementales como saber publicar en Instagram- pasando a uno intermedio -en el que usamos la tecnología para mejorar nuestra vida o ser más eficientes, como aprender a programar en Facebook- y uno superior de creación de contenidos digitales propios.

El gran reto es pasar de una Sociedad de la Información excluyente a una Sociedad de Comunicación en la que todo el mundo tenga las mismas oportunidades.

El gran reto es pasar de una Sociedad de la Información excluyente a una Sociedad de Comunicación en la que todo el mundo tenga las mismas oportunidades de acceso a las nuevas tecnologías.

Beneficios y riesgos de no alfabetizar digitalmente

La alfabetización digital debe ir más allá del aprendizaje de herramientas y programas. Entre sus beneficios figuran:

  • – Pensamiento crítico: si podemos acceder a más información y contrastarla tendremos ciudadanos más críticos y, por lo tanto, más garantías de una sociedad libre.
  • – Mejoras de uso cotidiano: las nuevas tecnologías se pueden integrar en nuestro día a día -tanto a nivel personal como profesional- mejorando nuestra calidad de vida. Contrariamente a lo que creen algunas personas su utilidad no se limita al ocio y consumo sino que pueden enriquecer nuestra vida cotidiana en muchos otros aspectos. 
  • – Acceso a mejores trabajos: los conocimientos en TICs son un plus para acceder a puestos de trabajo mejor remunerados. 
  • – Brecha digital: la alfabetización digital también juega un papel importante en la inclusión social y el desarrollo. Carecer de acceso a la tecnología crea nuevas diferencias en el ámbito educativo, social, económico y cultural. Esta brecha se produce a nivel global entre países pero también dentro de una misma sociedad. 

Alfabetización digital en la escuela

La alfabetización digital plantea una nueva forma de enseñar y aprender donde la repetición de conceptos y el profesor como protagonista dejan de tener sentido. Las TICS van parejas a la creatividad, la innovación y la participación activa de los alumnos.

Entre las ventajas de las TICS señalar:

  • – Permiten un aprendizaje transversal de materias.
  • – Fomentan el trabajo autónomo (al tener que buscar información por sí mismos).
  • – Despiertan la curiosidad.
  • – Se acercan más a la realidad de unos niños que son nativos digitales y, por lo tanto, ya están familiarizados con la tecnología.

La introducción de las TICS en el currículo escolar no debe traducirse únicamente en la enseñanza de herramientas y programas informáticos, sino también en el e-learning (aprendizaje electrónico), un sistema que elimina todas las barreras geográficas, permite el acceso a información ilimitada y la colaboración con otros centros (aunque estén a cientos de kilómetros). Más allá de saber programar o conocer los entresijos de Internet, las TICS también deben incluir materias de educación audiovisual o medios de comunicación.

La introducción de las TICS en el currículo escolar no debe traducirse solo en la enseñanza de herramientas y programas informáticos, sino también en el e-learning.

Si estás interesado en especializarte en este campo, consulta nuestro Máster Universitario en Tecnología Educativa y Competencias Digitales, totalmente enfocado al uso de las TIC en el aprendizaje y a la adaptación de los docentes a este tipo de metodología.

Alfabetización digital en adultos

A diferencia de la alfabetización tradicional -centrada en las edades tempranas o adultos que en su día no aprendieron a escribir y leer- la digital se dirige también a personas adultas que, aunque estén alfabetizadas y formadas, no cuentan con unos conocimientos mínimos sobre nuevas tecnologías. En estos casos puede hablarse de una “realfabetización”, una actualización de conceptos y competencias relacionados con el mundo digital para conseguir ciudadanos más autónomos, digitalmente hablando.

La alfabetización digital de adultos es fundamental en un mundo cambiante que requiere de un reciclaje formativo continuo. Esto facilitará la inserción laboral, en caso de desempleo, y aumentará las opciones de ascender profesionalmente para trabajadores en activo. 

Alfabetización digital en las empresas

Las TICS son básicas tanto para las grandes empresas como para las pymes. 

Al igual que sucede a título individual las empresas pueden ser analfabetas digitales si no incorporan las nuevas tecnologías a su día y día; actualmente para ser competitivo es imprescindible tener presencia en la Red (independientemente del tamaño del negocio). 

El uso de las nuevas tecnologías en las empresas son infinitas. Desde la promoción de productos a través de las Redes Sociales hasta la venta online a cualquier parte del mundo o la obtención de datos de los clientes para lanzar campañas más personalizadas.

La alfabetización digital debe realizarse de forma continua debido a los constantes cambios del mundo digital. Su importancia abarca desde los beneficios particulares a los globales ya que es básica para la inclusión social y el desarrollo.