Solicita información

¿Qué es el aprendizaje basado en problemas?

En UNIR abordamos en qué consiste el aprendizaje basado en problemas, cuáles son sus ventajas y cómo sacarle partido en tus clases.

El aprendizaje basado en problemas es un método de enseñanza innovador en el que se utilizan problemas complejos del mundo real como vehículo para promover el aprendizaje de conceptos y principios por parte de los estudiantes, en contraposición a la presentación directa de hechos y conceptos. ¿Quieres saber más sobre el aprendizaje basado en problemas? Desde UNIR abordamos cuáles son sus ventajas y cómo sacarle partido en tus clases.

A través del aprendizaje basado en problemas (ABP) se puede promover el desarrollo del pensamiento crítico, la capacidad de resolución de problemas, la empatía, la gestión de emociones y las habilidades de comunicación.

Es un sistema que sigue un esquema inverso al tradicional: primero se presenta el problema, a continuación se identifican las necesidades, se busca la información requerida y, por último, se vuelve al problema. En él los alumnos se convierten en protagonistas del aprendizaje (y los docentes, en guías), utilizando un procedimiento similar al utilizado en el ámbito profesional. Esta implicación individual se complementa con el trabajo en grupo tanto a la hora de investigar como de buscar una solución.

Claves del aprendizaje basado en problemas

  • – El problema debe motivar a los estudiantes a buscar una comprensión más profunda de los conceptos.
  • – Debe requerir que los alumnos tomen decisiones razonadas, las entiendan y las defiendan.
  • – El problema incorporará los objetivos de contenido, de tal manera que lo conecten con los cursos/conocimientos previos.
  • – Si se utiliza para un proyecto de grupo, el nivel de complejidad debe asegurar que los estudiantes trabajen juntos para resolverlo.
  • – Cuando se emplea para un proyecto de varias etapas, las iniciales serán abiertas y atractivas para captar el interés.

Beneficios del aprendizaje basado en problemas

El aprendizaje basado en la resolución de problemas es una herramienta que aporta muchas ventajas educativas. Entre los beneficios, señalar:

  • – Los estudiantes aprenden a analizar información y datos, a interpretarlos y relacionarlos con los que ya tenían.
  • – Los alumnos son más autónomos y tienen más responsabilidades. Buscar información implica aprender a tomar decisiones, determinar qué información les será más útil, qué cuestiones quedan por resolver…
  • – La implicación aumenta la motivación y las ganas de aprender.
  • – Se trabajan habilidades que les serán útiles en la vida profesional y personal, como adaptarse a los cambios, el pensamiento crítico, el razonamiento, la deducción…
  • – El trabajo en equipo fomenta la empatía, la colaboración y el respeto hacia las opiniones de los demás.
  • – Se puede usar en cualquier materia y etapa escolar. El papel del docente será clave para saber adaptarlo.

Cómo desarrollar el aprendizaje basado en problemas

Definir la idea o concepto a enseñar

Elegir una idea, un concepto o un principio central que se enseñe siempre en un curso determinado, y luego pensar en un problema, una tarea o un trabajo que se asigne habitualmente a los estudiantes para ayudarles a aprender ese concepto. La elección de la idea no es al azar; debe estar integrada en el currículum, definiendo los objetivos, las competencias que queremos que adquiera el alumno y cómo se va a evaluar. Además, si en el proyecto participan varios docentes de asignaturas diferentes, el primer paso sería identificar qué contenidos curriculares se van a trabajar y cómo ponerlos en común.

Hay que enumerar los objetivos y competencias de aprendizaje que los estudiantes deben cumplir cuando trabajen en el problema. Por ejemplo, elaborar una cesta de la compra de una familia teniendo en cuenta el número de miembros, su presupuesto mensual, las alergias de uno de ellos, cómo conseguir que sea una dieta equilibrada…

Contextualización

Pensar en un contexto del mundo real para el concepto en cuestión. Desarrollar un aspecto de narración de un problema o investigar un caso real que pueda ser adaptado, añadiendo alguna motivación para que los estudiantes resuelvan el problema. Los problemas más complejos desafiarán a los estudiantes a ir más allá. Una posible opción es realizar un análisis energético del centro educativo para determinar cuánto se gasta en energía, cuáles son los principales puntos de consumo, cómo se podría reducir, si sería viable instalar energías renovables…

Introducción del problema en etapas

El problema necesita ser introducido en etapas para que los estudiantes puedan identificar los temas de aprendizaje que los llevarán a investigar los conceptos objetivo. ¿Un ejemplo? Analizar los espacios verdes y parques del lugar donde vivan, teniendo en cuenta su superficie, distribución, si son suficientes para la población infantil, si se tienen en cuenta las necesidades de los niños…

Para conceptualizar bien el problema, el maestro puede hacerse una serie de preguntas que contribuyan a un mejor desarrollo del mismo:

  • – ¿Qué cuestiones de aprendizaje se identificarán?
  • – ¿Cómo se estructurará el problema?
  • – ¿Cuánto tiempo durará?
  • – ¿Cuántas clases se necesitarán para completarlo?
  • – ¿Se dará información a los estudiantes en etapas posteriores a medida que trabajen en el problema?
  • – ¿Qué recursos necesitarán?
  • – ¿Qué producto final (o proyecto) conseguirán los estudiantes?
  • – Ventajas del aprendizaje basado en problemas.

Este método educativo innovador, así como otros (Montessori, Reggio Emilia, metodología Singapur…) están incluidos en el plan de estudios del Máster en Métodos de Enseñanza en Educación Personalizada que oferta UNIR.

Títulos que te pueden interesar

Noticias relacionadas

Docencia 100% online

Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

Clases en directo

Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

Tutor personal

En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

La recompensa al esfuerzo

Mucho más que una universidad

Acompañamiento personalizado