Lunes, 13 abril 2020

Derecho de familia, ¿en qué consiste esta especialidad?

Al pensar en una familia nos viene a la cabeza de forma natural un grupo de personas ligadas por vínculos afectivos y de consanguinidad: padres, madres, hijos, abuelos, tíos, primos… Pero, además de esta definición sociológica, la familia tiene también una definición legal: es una institución social definida y regulada en el marco normativo para proteger y garantizar los derechos y deberes que nacen del vínculo entre sus miembros. En este post de UNIR te explicamos en qué consiste el Derecho de Familia y qué ámbitos de aplicación práctica tiene para los profesionales del derecho.

¿Qué es el Derecho de familia y cuál es su aplicación?

El Derecho de Familia es el conjunto de normas jurídicas que regulan los asuntos que afectan a los miembros de una familia, entendida como una institución natural y social. El Derecho de Familia se enmarca dentro del ámbito del Derecho Civil, que regula los principales aspectos de esta especialidad, y se complementa con una serie de leyes específicas que se han promulgado para adaptar la regulación de esta institución a la realidad social.

 

 

El Derecho de Familia regula, entre otros, los siguientes aspectos:

  • El matrimonio: la ley establece tanto las formas válidas de celebración como los efectos personales y económicos que implica este vínculo legal. También aborda las situaciones de crisis que derivan en su nulidad, en la separación de la pareja o la disolución del vínculo, o en el divorcio.
  • Las figuras asemejadas al matrimonio, tales como parejas de hecho o simplemente uniones de las cuales, aunque de forma no reglada, surgen derechos y obligaciones.
  • Los matrimonios y uniones internacionales: hablamos de parejas formadas por miembros de distintas nacionalidades y culturas, que conforman un sector dentro del Derecho de Familia con una normativa específica cuya casuística —cada día más frecuente por el aumento exponencial de la inmigración— es preciso que dominen los profesionales de Derecho.
  • La filiación: es el vínculo entre padres e hijos, bien matrimoniales, bien extramatrimoniales o adoptivos, y abarca también la patria potestad (relación con los hijos no emancipados). 
  • La tutela: conjunto de normas referentes a la guarda y protección de menores o personas incapacitadas que no están sujetas a la patria potestad.
  • El patrimonio familiar: conformado por el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que es necesario gestionar y/o en su caso poder liquidar y adjudicar en caso de muerte o disolución del vínculo matrimonial o separación de la pareja de hecho.
  • Las sucesiones hereditarias en el ámbito de la familia o incluso de la empresa familiar.

 

 

El Código Civil es la norma fundamental en la que se asienta la regulación del Derecho de Familia. Esta norma entró en vigor en 1889 y, para adaptarla a los cambios sociales que han tenido lugar en España desde entonces y así dar respuesta a las nuevas situaciones familiares, ha sido necesario realizar modificaciones de calado que es necesario conocer.

Las principales modificaciones se hicieron entre la década de los 70 y los 90, con leyes específicas que introdujeron cambios de gran relevancia, como la norma que suprimió la licencia marital o la autorización que necesitaban las mujeres casadas de sus maridos para actos jurídicos o patrimoniales. La entrada en vigor de la Constitución Española de 1978 supuso también reformas fundamentales para establecer la igualdad ante la ley sin diferencias por razón de sexo o filiación

Así, en los años 80 se promulgaron las primeras leyes que afectarían a la normativa de adopción y a las nuevas situaciones de crisis en el matrimonio, siendo el divorcio la más importante en este sentido ya que hasta 1981 no se contemplaba esa posibilidad. Otra modificación de gran relevancia social se realizó en 2005 con la promulgación de la ley que introdujo el matrimonio entre personas del mismo sexo, adaptando de nuevo el Código Civil a la realidad social del país.

 

 

La importancia de la especialización 

El Derecho de Familia es una de las especializaciones en Derecho más elegidas por aquellos que eligen la abogacía como profesión. Los cambios sociales y la apertura económica hacia el resto del mundo ha hecho, además, que el prisma familiar se amplíe y sea cada vez más habitual que sus miembros pertenezcan a distintos países y nacionalidades, siendo necesario abordar estas relaciones también desde el Derecho Internacional Privado. Es por ello que se plantea la necesidad de adquirir especialización y un conocimiento experto en este ámbito, como el que aborda el Máster Universitario en Derecho de Familia impartido por UNIR.

Los abogados de familia son juristas expertos en esta materia normativa y son capaces de asistir y aconsejar a su cliente en las distintas situaciones y conflictos que se producen en el seno familiar, por complejas que éstas sean: desde la celebración o disolución de un matrimonio con personas de distinta nacionalidad, hasta la adopción internacional o los derechos que protegen a las parejas que, sin estar casadas, mantengan una relación estable, sin olvidar el necesario conocimiento de la normativa testamentaria que han de dominar los abogados de familia.