'Cine y pediatría' centran las I Jornadas UNIR de Equipos de Cuidados Paliativos Pediátricos

Con el fin de romper tabúes y aprender de la mano de los académicos del área de los cuidados paliativos, la Facultad de Salud de la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR, organizó el viernes, 9 de febrero, las I Jornadas UNIR de Equipos de Cuidados Paliativos Pediátricos: Reflexión en la Práctica.

El encuentro, que comenzó  a las 11:00 de la mañana en la Sede de PROEDUCA (C/ Almansa 101 Madrid), contó con las intervenciones del director del máster en Cuidados Paliativos pediátricos de UNIR,  el Dr. Ricardo Martino, la coordinadora del Máster, Yasmina Mozo, y el Dr. Javier González de Dios que ofreció la Magistral: ‘Cine y Pediatría’.

La prescripción de películas en pediatría

Uno de los platos fuertes de la jornada corrió a cargo del Dr. Javier González de Dios y su Magistral ‘Cine y Pediatría’. Para el médico invitado a las jornadas la prescripción de películas en pediatría es fundamental, ya que  “del mismo modo que prescribimos pruebas diagnósticas y sofisticados tratamientos, la prescripción de películas puede orientarse a muy diversos receptores: a profesionales de la medicina, a familiares de los niños enfermos e, incluso, a los propios niños o adolescentes enfermos. Siempre estudiando muy bien el objetivo que se pretende en cada receptor, para que el mensaje positivo llegue correctamente”.

Para llevar a cabo esta práctica, hay que tener en cuenta que no consiste en recetar, sino en hacer un buen uso de aquellas películas con alto valor humano, afectivo y emocional. Por eso, dentro del proyecto, se propusieron cintas que hablaron sobre enfermedades o problemas infantiles, bien como argumento central o periférico, y películas cuyos personajes centrales sean niños, con distintas edades y que, a través de sus ojos, nos devuelvan la visión de sus familias o de la sociedad en que se desenvuelven.

Son muchas las películas que el experto recomendó a otros pediatras, entre otras cabe destacar, por ejemplo, sobre enfermedades raras, El aceite de la vida (George Miller, 1982) o Gabrielle (Louise Archambault, 2005); sobre autismo, María y yo (Félix Fernández de Castro, 2010) o Paraíso oceánico (Xiao Lu Xue, 2010); o, sobre bullying, Klass (Ilmar Raag, 2007) o Cobardes (José Corbacho y Juan Cruz, 2008).

Cine y Pediatría

Por último, como consejo para analizar el sentido de los largometrajes, Javier González de Dios apuntó que “conviene utilizar lo que se conoce como observación narrativa. Porque el cine es toda una universidad de las emociones en la salud y en la enfermedad, donde confluyen los tres momentos de la experiencia narrativa (equiparables a los momentos de la docencia): prefiguración, la experiencia previa; configuración, la experiencia imaginada; y refiguración es la experiencia interpretada, es decir, la conjunción entre el mundo de ficción y el mundo del espectador”.