Solicita información
medico-paciente

La relación médico-paciente, clave para la seguridad clínica del paciente

Si la relación médico-paciente es buena, se reducirán los errores clínicos y las pruebas complementarias registrándose una mejor orientación diagnóstica y adherencia a los tratamientos.

La relación médico-paciente es fundamental a la hora de abordar una enfermedad o un tratamiento. Es el núcleo central del ejercicio de la Medicina, ya que permite al enfermo satisfacer sus necesidades de salud y al médico cumplir con su función social más importante: cuidar y tratar a los pacientes.

La calidad asistencial siempre irá pareja a una mejora de la relación médico-paciente, y es que existe un nexo transversal entre la formación con la que cuentan los profesionales de la salud y la comunicación y seguridad del paciente.  

medico-paciente

El origen de la relación médico-paciente

La relación entre el médico y el paciente se considera como el encuentro entre dos personas que se comunican entre sí: uno como la persona enferma y el otro como la persona capaz de prestarle la ayuda a partir de sus conocimientos técnicos, habilidades profesionales y experiencia.

Se trata de un modelo de relación humana que comenzó a practicarse desde los mismos orígenes de la humanidad a través de diferentes técnicas y modelos relacionales, poniendo de manifiesto el instinto de auxilio que alberga nuestra especie.

De hecho, hay constancia escrita de esta relación médico-paciente desde el Código de Hammurabi (año 1.728 a. C.), así como en el Juramento Hipocrático (460-347 a. C.) o en la Oración de Maimónedes (Córdoba, 1.138).

¿Cuál es su importancia?

La relación médico-paciente es fundamental puesto que, en sí misma, aporta una mejoría terapéutica indiscutible. La comunicación es clave para la seguridad del paciente. Si esta es buena, el médico, como experto, será capaz de acompañar en el sufrimiento, incluso hasta el final de los últimos días del paciente, pero también en su bienestar y en el progreso de los tratamientos.

También esta relación puede mejorar la orientación diagnóstica y reducir la necesidad de pruebas complementarias. Contribuye igualmente de forma positiva a una mayor y más consciente adherencia del tratamiento, una vez que el paciente se encuentre implicado y acompañado en la toma de decisiones.

Otro factor a tener en cuenta es que la asistencia sanitaria no se realiza en la intimidad de un encuentro entre dos, sino que en la misma intervienen el médico, el paciente, así como otros profesionales sanitarios y, en muchos casos, acompañantes del enfermo que cobran también protagonismo en la relación.

medico-paciente

¿Cómo mejorar la relación entre médicos y pacientes?

Actualmente, la comunidad médica considera que esta relación médico-paciente se encuentra amenazada por la intersección de numerosas influencias derivadas de presiones administrativas, tecnológicas, económicas, industriales, políticas, e incluso desde la propia Medicina (burocratizada, las listas de espera, consultas telefónicas…), entre otras, que pretenden desnaturalizarla.

Por ello, desde junio de 2016 son varias las entidades médicas que han planteado declarar a la relación médico-paciente como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, con el objetivo de proteger y potenciar dicha relación y sus valores, y defenderla de las amenazas a las que se encuentra sometida en la actualidad.

El objetivo, según el principal promotor de la iniciativa, el Foro de la Profesión Médica de España (FPME), es preservar esa relación médico-paciente como “núcleo fundamental de la asistencia sanitaria centrada en la persona”, de alcance universal y con un funcionamiento eficiente, y que se siga teniendo en cuenta como un “pilar fundamental en la defensa de las personas” y como un “bastión de la humanidad”.

Se trata de una iniciativa que ya cuenta con el respaldo del Senado español desde octubre de 2017, y de organizaciones de pacientes como la Alianza General de Pacientes, el Foro Español de Pacientes y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, entre otras. 

En última instancia, y dado que en muchas ocasiones los incidentes críticos en Medicina tienen lugar por consultas urgentes y sin tiempo suficiente para atender a cada persona, por una mala comunicación con el paciente no favorecida por las circunstancias, o por los propios errores en la práctica médica, se hace imprescindible reforzar la formación del profesional sanitario, con el objetivo de mejorar esta relación médico-paciente que, seguro, aumentará la seguridad clínica en todos los procesos asistenciales.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    El redactor científico-médico o medical writer

    La crisis del coronavirus ha puesto de relieve la importancia de la colaboración entre investigadores para aunar esfuerzos y conocimientos, así como dar a conocer la actividad científica a la sociedad.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado