Miércoles, 02 septiembre 2020

Todo lo que necesitas saber para ser psicólogo online

El incesante avance de las nuevas tecnologías de la información, la incorporación de cámaras en el 100% de los portátiles nuevos, la adaptación de webcams a los equipos de sobremesa o la aparición de numeroso software de videoconferencia ha contribuído a que tareas y rutinas que antes se realizaban de forma únicamente presencial —o como mucho telefónica—, ahora también se puedan llevar a cabo de forma telemática. Por si fuera poco, la pandemia del COVID-19 aceleró este proceso prácticamente en todos los sectores y profesiones, y la práctica profesional de la Psicología no es una excepción. ¿Quieres saber cómo ser psicólogo online? En UNIR abordamos los requisitos básicos para hacerlo.

El coronavirus ha acelerado un proceso de adaptación que, si bien se había iniciado hace una década pero de forma tímida, ahora se ha agilizado hasta convertirse en una herramienta valiosísima e indispensable para la atención psicológica. La proliferación de psicólogos online y clínicas que han implantado plataformas de apoyo psicológico en la red se han disparado exponencialmente en el último año.

Claves para trabajar como psicólogo online

Entre las claves y requisitos para ser psicólogo online y entender esta nueva fórmula de atención psicológica hay que destacar:

Formación básica

Contar con el Grado en Psicología y estar dado de alta en el Colegio Oficial de Psicólogos. Este requisito es imprescindible para el ejercicio profesional de la Psicología, ya sea por cuenta ajena, propia, en atención directa con el paciente o cliente u online. De hecho, un Grado de Psicología con un programa actualizado asegurará al futuro profesional las competencias necesarias y formación en recursos tecnológicos para poder ejercer de manera remota y efectiva. Atender a un paciente de forma presencial o telemática sin la titulación oficial es un delito de intrusismo, castigado con penas de prisión que van de uno a tres años.

 

 

Plataformas y medios para atender a los pacientes

El psicólogo o el centro clínico para el que trabaje el psicólogo online necesita contar con diversas plataformas para la realización de videoconferencias con los pacientes. Decimos diversas porque no todos los pacientes disponen de los mismos recursos tecnológicos en sus hogares ni formación para acceder a ellos. En este último caso puede ser el mismo psicólogo el que facilite los recursos y un tutorial de uso. De todas formas, con ocho millones de líneas móviles en nuestro país y con dispositivos que disponen de cámara y micrófono, no es complicado encontrar alguna fórmula que le funcione a cada paciente: videoconferencia por WhatsApp, Facetime, Zoom o Skype. Plataformas muy sencillas de configurar y que en minutos pueden conseguir que el paciente esté recibiendo la atención que necesita.

Transparencia e información en el sitio web

Una web alimentada con información, una clara estrategia de marketing y una pasarela de pago que sea lo más sencilla posible y que cuente con la menor cantidad de pasos posibles para facilitar esta tarea al paciente. La web de un centro de atención psicológica online equivale a la tradicional clínica psicológica con cuatro paredes y una recepción, con un cartel anunciando los servicios y formas de contacto. Por lo tanto, este site es la cara del negocio. Debe transmitir realidad y profesionalidad ,pero sin llegar a ser apabullante.

Para que el negocio prospere y alcanzar pacientes potenciales es fundamental una inversión mínima en publicidad y posicionamiento: una buena estrategia de marketing, segmentada según los pacientes a los que queramos llegar, edad, zona geográfica o idioma. A ello hay que añadirle una buena estrategia de SEO que consiga que cuando alguien se interese por atención psicológica en el buscador de Google, nuestro sitio web aparezca en los primeros puestos. Solo así conseguiremos que el usuario haga clic en nuestra web y seamos una opción para él. Sin inversión, una web de atención psicológica online se perdería entre la marea de páginas que están anunciando sus servicios online.

 

 

Asegurar la privacidad de los clientes, un punto básico

Una web que da servicio de atención psicológica es una fórmula de negocio llamada B2C (Business to Customer) y como toda página de este tipo que genera una transacción económica como pago a un servicio, ha de estar regida por la LSSI que regula el comercio electrónico en España. Además, todos los datos personales, grabación e imágenes han de estar regidos también por la RGPD o reglamento general de Protección de datos, teniendo el paciente que dar su consentimiento expreso.

Es muy importante establecer una dinámica de trabajo y sesiones con el paciente

Se puede generar una especie de contrato donde se indique el horario de las sesiones, el proceso y los distintos canales para la interacción. Suele ayudar un cronograma sencillo con los días y las horas de las sesiones. No toda la terapia se reduce a la videoconferencia, también se le puede prestar atención telefónica o por correo electrónico para el envío y recepción de tareas, hacer un seguimiento del paciente… No hay que escatimar nunca en el seguimiento de los pacientes, ya que genera confianza y ayuda a que las sesiones fluyan mejor.

Ejercer la psicología online, una alternativa con visos de futuro

Ser psicólogo online es una profesión con un gran potencial de futuro. Si nos dejamos guiar por las búsquedas realizadas en el buscador Google sobre el término “psicólogo online” nos encontramos con un interés por el término al alza, lo que nos indica que es un negocio con recorrido y que genera curiosidad en los usuarios. Además abre el campo de acción del psicólogo, dado que puede atender a pacientes en cualquier parte del planeta. También la posibilidad de ofrecer terapia online es beneficioso para la relación paciente-profesional. La atención ahora se puede realizar durante las vacaciones o los viajes de trabajo del paciente o en situaciones puntuales de emergencia.