Solicita información

La medicina basada en la evidencia, una herramienta imprescindible en la atención al paciente

La medicina basada en la evidencia pone al servicio del profesional sanitario los mejores estudios científicos para tomar la decisión adecuada en cada caso.

Las personas que acuden a una consulta o un hospital no solo buscan la comprensión y la atención del profesional sanitario, sino también una respuesta a sus problemas de salud. En este sentido, la medicina basada en la evidencia, o MBE, representa la herramienta imprescindible para hacer frente a esta cuestión. A juicio de los expertos, aunque sus ventajas son evidentes, también se han reconocido limitaciones, especialmente en lo concerniente a la práctica quirúrgica.

La medicina basada en la evidencia, término acuñado por Gordon Guyat, o medicina basada en las pruebas, según otros autores, surge en los 90 y se considera como “aquel proceso cuyo objetivo es el de obtener y aplicar la mejor evidencia científica en el ejercicio de la práctica médica cotidiana”.

Para este uso consciente y juicioso de las mejores pruebas científicas disponibles en la toma de decisiones médicas que atañen al cuidado del paciente individual son fundamentales los ensayos clínicos realizados, así como la epidemiología clínica y el desarrollo de Internet.

Ventajas de la medicina basada en la evidencia

No obstante, no se basa únicamente en las pruebas científicas disponibles recogidas en la literatura científica, sino que también implica la pericia y la experiencia clínica, ya que estas adecuarán la mejor respuesta a los problemas clínicos del paciente, de acuerdo con sus características y necesidades y, por supuesto, velando en todo momento por su seguridad clínica.

seguridad clínica

Así, sin el ojo clínico del especialista sanitario se corre el riesgo de aplicar evidencias externas de calidad a pacientes en los que puede que estas fueran contraproducentes. De esta forma, se le ofrece al paciente la mejor respuesta a su problema de salud, se aplica la mejor evidencia disponible adecuándola a cada situación.

Objetivos y ámbitos de aplicación

Actualmente, se tiende a hablar más de la atención sanitaria basada en la evidencia, que englobaría a la MBE y a las distintas especialidades o profesiones que intervienen en la mismas, como de la enfermería basada en la evidencia. Por ejemplo, un gestor sanitario también deberá tener en cuenta si conviene o no incorporar una determinada prueba diagnóstica o tratamiento a su cartera de servicios.

La cadena de la medicina basada en la evidencia surge de una situación clínica concreta que plantea una duda: cómo se puede resolver un determinado problema de salud, cuál es la evidencia científica que puede servir en este caso y qué dice la experiencia clínica del profesional sanitario al respecto. ¿El objetivo final? Tomar las  decisiones correctas de cara a mejorar la salud del paciente y velar en todo momento por su seguridad clínica.

En este contexto, conviene tener claro un concepto básico de la MBE: los niveles de evidencia. Esto significa conocer cómo es la calidad de la información o de las pruebas científicas disponibles, si es de mayor o menor calidad, lo que llevará a que las conclusiones o recomendaciones al paciente se realicen con mayor o con menor fuerza.

seguridad del paciente

En concreto, existen varias clasificaciones de evidencia, siendo la GRADE una de las más empleadas: divide la evidencia disponible en A, B, C, D, en función de si la calidad es alta, moderada, baja o muy baja.

El problema de las pseudoterapias y pseudociencias

A pesar de la confianza generalizada en la medicina convencional y del elevado grado de satisfacción con los profesionales del Sistema Nacional de Salud, a juicio del Ministerio de Sanidad español existe entre la ciudadanía “cierta confusión sobre lo que es medicina basada en el conocimiento y la evidencia científica y lo que no lo es”.

De hecho, lamenta que “todavía son muchas las personas que creen que algunos tratamientos son efectivos a pesar de no estar avalados por las evidencias científicas disponibles”, y cita por ejemplo que, según la encuesta FECYT de 2016 un 59,8 % cree en la utilidad terapéutica de la acupuntura y un 52,7% considera que los productos homeopáticos son efectivos.

Precisamente, las Organizaciones médicas colegiales de España y Portugal firmaron en 2019 la denominada Declaración Madrid sobre pseudoterapias y pseudociencias, una declaración conjunta en la que recomiendan, entre otros aspectos, “que éstas sean expresamente prohibidas y excluidas de cualquier circuito sanitario y se reconozcan, a todos los efectos, como prácticas que atentan contra la salud pública y la seguridad de los pacientes”.

En este sentido, la medicina basada en la evidencia supuso en su día una revolución en el campo de la Medicina al proponer que hay decisiones clínicas más correctas que otras. Para velar ante todo por la seguridad del paciente y que el profesional sanitario pueda manejarse en un entorno científico constantemente cambiante es fundamental la formación del profesional sanitario con postgrados como el Máster en Seguridad del Paciente online de UNIR

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    El redactor científico-médico o medical writer

    La crisis del coronavirus ha puesto de relieve la importancia de la colaboración entre investigadores para aunar esfuerzos y conocimientos, así como dar a conocer la actividad científica a la sociedad.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado