Solicita información
seguridad-clinica

Las Guías de Práctica Clínica, la base de las decisiones en la asistencia sanitaria

Las GPC recomiendan a los profesionales sanitarios y a los pacientes sobre qué intervenciones son las más adecuadas en el abordaje de una condición clínica específica.

La seguridad del paciente es siempre primordial, independientemente de la patología que curse al ser asistido. En la práctica clínica los profesionales suelen tener que tomar muchas decisiones y muy rápidas, y además bajo la presión del proceso asistencial. En este marco, las Guías de Práctica Clínica (GPC) se erigen como los manuales básicos para que todo profesional sanitario y paciente sepa qué hacer en cada actuación sanitaria.

¿Su objetivo? Las GPC actúan de guía para los profesionales sanitarios, a la vez que tienen por objeto el incrementar la seguridad del paciente durante la asistencia, especialmente en los entornos de urgencia, donde se pueden concentrar los mayores riesgos para la atención.

seguridad-clinica1

¿Por qué se crearon las GPC?

Actualmente, muchos problemas de calidad asistencial están relacionados con la incertidumbre clínica, que en muchas ocasiones va de la mano de las decisiones médicas. De esta necesidad de disponer de conocimientos ante determinadas necesidades clínicas aparecen las Guías de Práctica Clínica. 

Las GPC responden a la necesidad de disponer de información sencilla en su localización, adecuada al problema, válida, precisa, aplicable al paciente concreto, fácil de comprender y accesible en el punto de atención al paciente (García J, 2001).

En concreto, y sobre las mismas, se maneja la definición del Institute of Medicine (IOM) de 2011: “Las Guías de Práctica Clínica son el conjunto de recomendaciones basadas en una revisión sistemática de la evidencia y en la evaluación de los riesgos y beneficios de las diferentes alternativas, son el objetivo de optimizar la atención sanitaria de los pacientes».

Con las GPC, el profesional sanitario dispone de un documento de referencia para la toma de decisiones durante la práctica clínica, de forma que se garantizan una calidad y seguridad en los cuidados prestados al paciente.

Un punto muy importante sobre las mismas es que estas deben recoger las últimas recomendaciones basadas en la evidencia científica sobre una determinada patología o situación clínica específica, así como en el análisis de los beneficios y los riesgos de las alternativas terapéuticas en cada caso.

De esta forma, el objetivo último de estas guías es la mejora de salud de la población. Gracias a su empleo se optimiza la asistencia sanitaria y se mejora la práctica clínica. Con ellas, los profesionales sanitarios cuentan con un soporte científico actualizado y con las opiniones de la mejor práctica clínica, algo que permite a su vez la formación del profesional sanitario, y a los pacientes facilita la toma de decisiones sobre cuál es la atención sanitaria más adecuada en su caso. Para ello, es fundamental la constante formación del profesional sanitario, con competencias en este ámbito.  

seguridad-clinica3

De hecho, la necesidad de diseñar una GPC está determinada por diferentes factores, entre los que destacan:

  •   Existe un problema de salud con gran impacto en morbimortalidad.
  •   Presencia de variaciones en la prescripción y/o utilización de diferentes intervenciones sanitarias en el abordaje de condiciones clínicas específicas.
  •   Variabilidad en el consumo de recursos sanitarios, necesidad de elaborar criterios de idoneidad.
  •   Desarrollo de estándares de calidad asistencial.
  •   Incertidumbre en la determinación de los resultados clínicos esperados e incertidumbre en la práctica clínica.
  •   Las dificultades para asimilar de manera crítica el inmenso volumen de información disponible en la literatura científica.
  •   Aparición de técnicas o tratamientos novedosos.

En su elaboración, es fundamental la participación de los profesionales sanitarios. Hoy en día se considera que las GPC son tan buenas como las evidencias sobre las que basan sus recomendaciones.

El ámbito de aplicación de las guías de práctica clínica

Se han escrito miles de GPC. Pueden aplicarse a cualquier especialidad o disciplina sanitaria, pero no todas valen a juicio de los expertos. ¿Cómo sé si funcionan las GPC? Según la Sociedad Española de Medicina Interna, siempre que estén basadas en la evidencia, si están actualizadas, si separan el comentario de la recomendación, si están adaptadas a la asistencia diaria, y siempre que hayan sido implantadas y evaluadas. 

Para ello, el Sistema Nacional de Salud (SNS) puso en marcha Guía Salud, un organismo creado por el Consejo Interterritorial de Salud (conformado por los consejeros de las 17 comunidades autónomas españolas y el Ministerio de Sanidad). Se trata de una biblioteca que cuenta con un catálogo de todas las GPC disponibles en España a día de hoy, que deben cumplir estos requisitos.

A día de hoy, el Máster en Seguridad del Paciente online de UNIR es el único título oficial en Medicina preventiva y Calidad de la atención sanitaria, cuyo objetivo es formar a los profesionales sanitarios en la elaboración de protocolos y de GPC.

Títulos que te pueden interesar

Noticias relacionadas

Neuropsicología infantil: qué es y cuáles son sus aplicaciones

Neuropsicología infantil: objetivos y aplicaciones

Desde la perspectiva de la Neuropsicología del desarrollo, la Neuropsicología infantil cobra gran importancia en la detección e intervención temprana de riesgos en el desarrollo de los niños.

Docencia 100% online

Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

Clases en directo

Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

Tutor personal

En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

La recompensa al esfuerzo

Nuestra vida académica y social

Acompañamiento personalizado