Solicita información

Gráficos estadísticos: tipos e importancia en la comunicación de datos

Cada día nos llega información que puede ser necesario representar para intentar comprenderla. Los gráficos estadísticos son clave para la interpretación y análisis de los datos.

El precio de la gasolina, de los alimentos, los porcentajes de impuestos, el número de alumnos estudiando una carrera… El día a día nos rodea de información, de datos que varían por una u otra razón. Al representar mediante datos los distintos aspectos de la realidad podemos cuantificar, analizar y comprender cómo evolucionan y se relacionan distintas variables. Todo lo que puede ser medido, cuantificado, puede representarse a través de los datos y, por tanto, a través de un gráfico. En UNIR abordamos los distintos tipos de gráficos estadísticos y su importancia.

Los gráficos estadísticos son las distintas maneras de representar series de datos estadísticos de diverso tipo y origen para mostrar de manera visual cómo evoluciona una o más variables en comparación con otras. Por ejemplo, cómo ha evolucionado el precio del carburante durante un año o el número de espectadores que recibe un cine y sus elecciones por género cinematográfico durante una semana.

Los gráficos estadísticos son potentes herramientas para la visualización de datos que permiten representar de manera accesible información compleja. Consiguen presentar la información al usuario o lector de manera clara y precisa, facilitando la comparación y la comprensión de la evolución de distintas variables.

Además, pueden adaptarse al nivel del público al que van dirigido, convirtiéndolos en una vía de gran utilidad para ofrecer información clara a cualquier persona: desde los lectores de periódicos y revistas, hasta estudiantes, docentes, divulgadores científicos o directivos de compañías que desean mostrar el avance de su negocio.

¿Qué tipos de gráficos estadísticos hay?

A la hora de representar gráficamente una batería de datos se puede optar por diferentes visualizaciones, según el tipo de datos, la cantidad de información que desee aportarse al lector o la dificultad que plantee el tema a expresar.

Las principales representaciones para gráficos estadísticos son:

Gráfico de barras

Se utilizan para mostrar la evolución o comportamiento de una variable en el tiempo. Se compone en un sistema de coordenadas de ejes cartesianos —eje X y eje Y— en el que barras rectangulares horizontales o verticales representan gráficamente la variable elegida. Este tipo de gráfico es habitual para representar, por ejemplo, los ingresos de una compañía por trimestres de actividad o la evolución del PIB de un país bien sea anual, semestral, trimestral… Permite introducir diversas variables y observar su evolución paralela a lo largo del mismo período de tiempo: en uno de los ejes se establece el tiempo y el otro se levantan las barras marcando el valor que corresponde a la variable.

gráfico de barras

Gráfico de tarta o diagrama de sectores

Permite visualizar las partes de un todo a través de una circunferencia dividida en sectores o porciones. Por ejemplo, el porcentaje de alumnos de una clase que realizan una determinada actividad extraescolar: del 100 % de los alumnos, un 15 % juega al baloncesto, un 10 % aprende programación, un 15 % estudia un idioma, un 40 % juega al fútbol y el 20 % restante agrupa otras actividades. gráfico de tarta

Gráfico de líneas o diagrama de frecuencias

Este tipo de gráfico es similar al de barras —los datos se ordenan en base a los ejes cartesianos— y es útil para observar la evolución de una variable. Por ejemplo: cómo ha variado la temperatura mínima y máxima durante una semana. En uno de los ejes tendremos la temperatura y en otro los días de la semana. Se marcan los valores de la temperatura mínima y se unen con una línea mostrando la oscilación; con otro color se representa de igual forma la temperatura máxima. De un vistazo, el lector puede ver cómo han oscilado ambas variables en un periodo de siete días.
gráfico de lineas

Gráfico de dispersión

El punto de partida son también los ejes cartesianos que muestran todos los valores de la variable dependiente y de la independiente, o de dos variables para comprobar si existe relación. El resultado suele ser una nube de puntos que muestra una dispersión o una concentración y ayuda a los estadistas a determinar la relación o no entre las variables.Estas representaciones gráficas permiten combinaciones diversas, por ejemplo, representar unas variables en barras y otras en línea, siempre que el tipo de datos a representar lo permita.

gráfico de dispersión

Pictogramas

Otra variación son los pictogramas, gráficos donde las barras o las líneas se sustituyen por dibujos que muestran la temática de los datos que se están expresando en los gráficos: si se representa la variación del precio de distintas frutas, el pictograma puede elaborarse con dibujos de esas frutas.

¿Cómo elegir el tipo adecuado de gráfico para representar datos estadísticos?

No todos los gráficos son adecuados para todas las variables. A la hora de elaborar gráficos estadísticos es necesario manejarse con soltura con las baterías de datos —su recopilación, fuentes, significado, unidad de medida, etc.—, pero también conocer las herramientas y soportes más adecuados para su visualización.

Si estás interesado en dominar las técnicas de infografía y comunicación gráfica, puedes apostar por especializarte en este área con un máster en Comunicación y Visualización de Datos. Un programa como este permite a sus alumnos aprender a interpretar, comparar y presentar los datos de forma visual, atractiva y comprensible para los lectores y usuarios, siendo un gran aporte como elementos individuales o como recursos de apoyo a otro tipo de materiales, desde información en medios de comunicación a libros de texto.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Mucho más que una universidad

    Acompañamiento personalizado