Martes, 18 agosto 2020

Protección colectiva: ¿en qué consiste y cuáles son sus claves?

La protección colectiva es la técnica que nos protege frente a los riesgos que no se han podido evitar o reducir y actúan sobre todas las personas. ¿Quieres saber más sobre la protección colectiva? En UNIR abordamos las claves de este tipo de protección y cómo implementarla en el ámbito laboral.

En la ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, en el artículo 15 párrafo 1, se indica que “dentro de las medidas a realizar respecto a la prevención de riesgos hay que adoptar medidas que antepongan la protección colectiva a la individual”.

En el artículo 17 se recoge que “los equipos de protección individual deberán utilizarse solo cuando los riesgos no se puedan evitar o no se puedan limitar suficientemente por medios técnicos de protección colectiva o mediante medidas, métodos o procedimientos de organización de trabajo”.

 

Tipos de protección colectiva

Podemos dividir las protecciones colectivas en dos grupos, teniendo en cuenta el riesgo de accidente o de enfermedad de trabajo. Existen distintas protecciones colectivas de seguridad contra los riesgos por caída de personas, sobrecargas de máquinas, ruido, vibraciones…

Las medidas de protección pueden ser distintas dependiendo del tipo de trabajo, el entorno laboral y los riesgos a los que está expuesto el trabajador. Las más comunes son:

1.- Sistemas antiincendios

Desde los extintores a las instalaciones de detección de humos. Todo aquello encaminado a evitar incendios, la detección temprana de posibles focos y la resolución rápida de estos.

2.- Barreras de sonido

En entornos laborales muy ruidosos se deben aislar los lugares o espacios compartidos.

3.- Vallado perimetral de espacios de trabajo

Es otra medida de protección colectiva empleada en zonas de obra o en espacios industriales.

 

4.- Señalización e indicativos

Las señales son de distintos tipos y su principal función es alertar a los trabajadores de determinados peligros, riesgos o prácticas a tomar para prevenir accidentes laborales. Se deben colocar en lugares estratégicos o en sitios de paso para que todos los trabajadores puedan visualizarlas.

5.- Barandillas y pasamanos

Sistemas de protección colectiva que evitan que las personas se caigan. Las barandillas tienen una altura superior a 90 cm e incluyen un pasamanos que sirve de apoyo a las personas en el tránsito.

6.- Andamios y redes anticaídas

El andamio debe estar perfectamente ensamblado y fijo al suelo y los trabajadores deben acceder por medio de las escaleras o rampas. La seguridad se refuerza con barandillas y equipos de protección individual.

Las protecciones colectivas nunca deben ser sustituidas por protecciones individuales; tienen que ser complementarias. Desde el punto de vista preventivo, son más efectivas las medidas de protección colectivas, además de más seguras y abarcar un mayor número de personas.

La instalación de equipos de protección individual y el establecimiento de un programa de mantenimiento y utilización debe constituir una exigencia dentro del plan de emergencia.

 

Ejemplo de medidas de protección colectiva

Por ejemplo, estudiamos las medidas de protección colectiva que deben tener los trabajadores en una obra. Podemos distinguir entre protección colectiva y protección individual, que es el equipo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para que lo proteja de un riesgo (o varios) que pueda ocasionarle un problema para la salud.

Medidas de protección colectiva

– Andamio y red anticaídas

– Vallado perimetral de la zona

– Barandilla, pasarela y escaleras

– Extintores de incendios

– Orden y limpieza…

Medidas de protección individuales

– Guantes

– Protecciones anticaídas: arnés

– Casco

– Botas de seguridad

– Protectores auditivos…

Las medidas de protección colectiva son básicas en una empresa u organismo para evitar (o minimizar) los riesgos laborales y, por lo tanto, reducir los accidentes y la siniestralidad.