Select Page

Cómo será el escenario empresarial cuando la crisis sanitaria del COVID -19 haya pasado

Por Pablo Cardona Soriano | Decano de Empresa en UNIR 19-03-2020

Los expertos financieros prevén que la actividad económica se irá equilibrando desde el otoño. Podemos entrar en niveles normales a finales de año. Cuando acabe la crisis, la interconexión, solidaridad y creatividad se harán mucho más digitales.

Las empresas deben afrontar hoy un desafío extremadamente complicado ante el contexto planteado por la pandemia del coronavirus. Mientras intentan adaptarse como pueden a esta delicada situación, muchos empresarios ya han comenzado a posar su mirada no solo en los próximos días, sino en cuál será el escenario de España dentro de algunos meses, una vez que el pico sanitario más complejo del COVID-19 haya pasado, como todos esperamos.

¿Qué ‘panorama’ de país se vislumbra, desde el punto de vista económico y empresarial, cuando las organizaciones deban retornar -gradualmente- a su cauce normal?  Hay que hacerse a la idea de que esta crisis no es una cuestión de 15 días, ni de 30. La crisis sanitaria nos llevará hasta entrado el verano, y poco a poco las cosas empezarán a volver a su funcionamiento habitual. Los expertos financieros prevén que la actividad económica se irá equilibrando a partir del otoño, y podemos entrar en niveles normales a finales de año.

Los expertos financieros prevén que la actividad económica se irá equilibrando a partir del otoño,

Esta crisis, siendo muy profunda puntualmente, no es como una guerra o una depresión, que tienen un período de recuperación lento. Con los adecuados estímulos financieros que la Unión Europea está diseñando, y si la pandemia no recae (es decir, si se da con la vacuna adecuada), esta pesadilla pasará.

Reorganización de todos los sectores productivos

Al margen del hecho más estremecedor de esta situación, que es el de los fallecidos por la pandemia, habrá que reorganizar todos los sectores productivos, especialmente los servicios. Un sector que no repuntará tan rápido será el del transporte, especialmente el aéreo. Durante un tiempo, aunque el turismo vuelva a retomar su actividad poco a poco, probablemente no haga lo mismo el transporte de negocios. El mundo, después del coronavirus, habrá aprendido a trabajar más online.

¿Y cómo deberán ‘reciclarse’ y readaptarse las empresas en este marco? Esta crisis nos va a marcar para lo que queda de siglo, que es mucho. De alguna manera, podríamos decir que marca el principio del siglo XXI, mucho más que las cifras del calendario (como hizo la primera guerra mundial en el siglo pasado).

Cuando acabe la crisis, nacerá un mundo mucho más interconectado, solidario y creativo. Clic para tuitear

Cuando acabe la crisis, nacerá un mundo mucho más interconectado, solidario, y creativo. Ha pasado en cada crisis mundial y también pasará en esta. La que estamos atravesando ahora incorpora la novedad de la tecnología: la interconexión, la solidaridad, y la creatividad se harán mucho más digitales.

El mundo pre-COVID iba evolucionando al ritmo lento propio de los momentos de bonanza: con un 20% de pioneros y un 80% de población todavía anclada en el siglo XX. Este proceso, necesariamente lento, se ha quebrado. En cada sector de la economía y de la sociedad, la gente dará un salto importante hacia un uso de la tecnología, mucho más allá de Facebook.

Cómo debe actuar el líder empresarial en momentos tan delicados

En cuestión de días, empresas enteras han tenido que reinventarse para manejarse en formato de teletrabajo. Directivos de todos los niveles están dirigiendo a sus equipos en remoto, sin casi conocer las mínimas herramientas que existen para trabajar en entornos virtuales.

No es sólo un tema de tecnología. La situación es más compleja. Las familias tienen que mantener el equilibrio mental y emocional, con niños encerrados entre cuatro paredes y, en algunos casos, también con sus mayores.

En cuanto pase la crisis, habrá que recomponer los equipos y mirar hacia adelante.

Miles se han quedado incluso sin apoyo de asistentes del hogar, multitrabajando, y con el zarpazo de la epidemia más o menos cercano. En estos momentos, el liderazgo se centra en mantener el ánimo de la gente y el espíritu de equipo. Que noten la cercanía del líder resulta fundamental.

En cuanto pase la crisis, habrá que recomponer los equipos y mirar hacia adelante. Yo diría que las capacidades directivas en estos momentos (y en los siguientes) no se centran en la tecnología, sino en la cercanía humana y también en la creatividad para encontrar nuevas soluciones en cada momento.

Un momento de autoliderazgo a todos los niveles

Para las empresas e instituciones, capear el temporal actual implica enormes esfuerzos, de todo tipo. En el caso de UNIR, al tratarse de una universidad online, estamos manteniendo nuestros programas, a pesar de las restricciones.

Nosotros tenemos miles de alumnos que estudian mediante la metodología online. No es tan sencillo como parece, porque la Universidad Internacional de La Rioja cuenta con unos mil trabajadores en oficina. Pero, desde hace semanas, nos veníamos preparando para esta eventualidad.

Esta crisis está demostrando que la gente puede teletrabajar y ser productiva. Clic para tuitear

Cuando se han precipitado los hechos, teníamos ya preparado el protocolo de actuación. Hay muchos trabajadores de la Universidad que están alargando sus jornadas para que la actividad no disminuya. También hay mucha interacción y mucha responsabilidad.

Este es un momento de autoliderazgo a todos los niveles. Quienes se sienten desbordados por las cargas de trabajo añadidas, lo dicen, y otros les sustituyen. Creo que esta crisis está demostrando que la gente puede teletrabajar y ser productiva. Y que los controles laborales son ya un tema del siglo pasado…

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto