Select Page

Cómo gestionar el capital humano y el trabajo en tiempos de COVID – 19

Por Luis Jesús Pérez López | Director de Relaciones Institucionales en Randstad España 19-03-2020

En este momento, la gestión de la adversidad se convierte en una gran oportunidad de liderazgo. Nos queda decidir qué tipo de liderazgo queremos ejercer: el de héroes o el de antihéroes. ¡Es un gran momento para demostrarlo!

La economía de China fue la primera en ser cerrada por la propagación del coronavirus en ese país, pero a medida que éste prolifera y avanza en Europa y América, los países de todo el mundo están también implementando medidas drásticas para tratar de contenerlo.

Las empresas y oficinas han sido clausuradas y los ciudadanos confinados en sus hogares. La actividad económica normal se ha interrumpido en una escala sin precedentes en tiempos de paz, a medida que los patrones de la vida cotidiana se vuelcan. Los gobiernos intervienen para tratar de evitar el colapso de las empresas y en los medios de vida. Muchos economistas creen que el mundo ya ha entrado en una recesión.

Uno de los mayores shocks de la economía

Las consecuencias económicas de la pandemia parecen ser uno de los mayores shocks en generaciones, y cómo gestionar equipos y el efecto sobre el capital humano parece que redefinirá nuestra forma de trabajar tanto en el corto como muy probablemente en el medio y el largo plazo.

Para abordar este tema es inevitable, en una primera reflexión, volver la mirada sobre cómo sería el mundo del trabajo durante la Segunda Guerra Mundial. De esta manera trataría de buscar algún referente para encontrar similitudes. Es verdad que el trabajo de la mayoría de los hombres en este bélico momento era el de soldado y en consecuencia, tal como describe Ruth Milkman en su libro Gender at Work (1), se produce una incorporación de la mujer al mundo del empleo fruto de esta situación.

Los líderes deben elegir ser héroes en momentos como el actual.

Sin embargo, también en este momento, se consideró esencial que una fuerza laboral masculina se mantuviera alejada del servicio militar activo para ser empleada en ciertos trabajos: médicos, mineros, agricultores, científicos, marinos mercantes, maestros de escuela, trabajadores de ferrocarriles y muelles, trabajadores de servicios públicos como agua, gas y electricidad fueron en ese sentido, ocupaciones protegidas que eran necesarias seguir desempeñando.

Es verdad que la situación actual, tanto por la evolución del mundo del trabajo como por la propia situación de la pandemia, aunque se nos presenta similar por su calificativo de catástrofe  es totalmente distinta. Hoy no hay soldados, ni son considerados trabajos protegidos los de la industria manufacturera, (no hay carros de combate, ni cañones que construir), aunque sí confinamiento, teletrabajo y servicios esenciales, algunos muy parecidos a los que lo fueron durante la segunda guerra mundial.

Lucha por la subsistencia

Las empresas luchan por subsistir en todos los sectores con infinitas dificultades para ajustar sus costes y conseguir mantener de alguna manera, y sin poner en riesgo la salud de sus trabajadores, ni sus clientes, algún tipo de actividad.

Por tanto, en un momento tan sumamente complejo, es imprescindible para saber cómo gestionar equipos una posición  firme y un proceso constante y rápido de toma de decisiones:¡Es un momento de liderazgo!

En estos días la sobreestimulación tecnológica nos hipnotiza y el exceso de estímulos colapsa nuestra capacidad de pensar, WhatsApp, mails, información, fake news…Entre todos ellos recibí un video de mi buen amigo y director de cine Juan Manuel Cotelo (2), que llamó especialmente la atención.

Juan Manuel, gran conocedor de este arte nos hacía reflexionar sobre cómo en las películas de grandes tragedias, comentaba, siempre hay dos perfiles de personajes, los héroes y los antihéroes.

Liderar, o sencillamente vivir, nos exige elegir si queremos ser héroes o antihéroes. Clic para tuitear

Liderar o sencillamente vivir, a la hora de interpretar cómo gestionar equipos, nos exige elegir entre cuál de estos tipos de personajes queremos interpretar.

Podemos elegir ser antihéroes, de esos que se pasan el día quejándose, que ven en todo un desastre, que enfocan su atención en la enfermedad, en las muertes, que buscan culpables, que sienten permanentemente dolor y rabia. Estos, no aportan ninguna solución y centrados en ellos mismos, en el yo gano o yo venzo,  acaban tirando la toalla, abatidos y perdiendo el partido.

¿Qué caracteriza realmente a los héroes?

Pero, por supuesto, podemos también elegir ser héroes, y entonces nos preguntamos… ¿Qué caracteriza realmente a los héroes?, ¿Qué les hace diferentes?

El primer rasgo heroico es pararse a pensar. “Pararse a pensar en mitad del caos, en mitad del ruido, yo no sé cómo está vuestro grupo de WhatsApp, vuestro correo electrónico pero el mío echa humo porque hay tantísimo ruido. Ante tal avalancha de información se pueden colapsar nuestra capacidad para pensar, entonces aprendamos de los héroes.”

El líder no se centra en contemplar el problema,  sino en buscar la solución.

Los héroes, aunque esté un edificio en llamas, aunque esté el barco agitándose, se detienen un segundo y dicen: ¡es por allí!. Y entonces los héroes nunca se quedan parados, pasan a la acción, deciden, se mueven, hacen algo, actúan. Ese algo, siempre está orientado hacia los demás, dado que  ellos se sienten, son parte de un equipo, comparten con muchos algo grande y es entonces cuando enfocando bien pasan del yo al nosotros.

Por último, señalar que,  aunque es evidente no es obvio,  el héroe siempre va y gana. Así es. Y así es porque no se centra en contemplar el problema. A la hora de gestionar equipos, siempre debe buscar la solución. Asume que hay que buscar una solución y que encontrarla es su responsabilidad. Eso es de héroes, el héroe se enfrenta a cualquier peligro y hasta el último instante no deja de luchar.

La capacidad técnica para buscar una solución

Este planteamiento de película, cierto es,  tiene una relación directa con las teorías más actuales del liderazgo. A mitad de febrero leía una nota sobre el liderazgo en uno de  los números de Tendencias 360 (3) que publica Randstad; y al escuchar a Juan Manuel, veía la coincidencia.

La capacidad técnica de un líder para gestionar equipos es la necesaria para pararse a pensar en busca de la solución. Clic para tuitear

La empresa líder mundial de recursos humanos señalaba algunas de las características esenciales del buen líder. En el artículo se hablaba de “capacidad técnica”, la necesaria para pararse a pensar en busca de la solución. Señalaba también como otra característica esencial, la “capacidad humana “al igual que lo destacábamos en los héroes puesto que están orientados hacia los demás y no hacia sí mismos. Y por último, señalaba la “capacidad intelectual” como la que les hace a éstos pasar a la acción y no centrarse en el problema y asumir que han de encontrar una solución.

A mi entender, es concluyente que, la gestión de la adversidad se convierte en este momento, en una gran oportunidad de liderazgo para quienes tienen la responsabilidad de gestionar equipos de trabajo. Nos queda decidir qué tipo de liderazgo queremos ejercer: el de héroes o el de antihéroes. También creo que no hay alternativa posible porque estamos convencidos de que ¡vamos a salir adelante!… ¡Avancemos!

 

 

(1) Milkman, R (1987) Gender at Work: The Dynamics of Job Segregation by Sex During World War II
(2) Cotelo, J.(2020) La búsqueda del tesoro. 
(3) Randstad España. (2020) Randstad 360. El liderazgo situacional, una solución versátil. 

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto