Solicita información

Niños superdotados o con altas capacidades: actividades para trabajar en el aula

¿Sabes cómo trabajar con niños con superdotados en el aula? En UNIR te damos algunas claves para estimular el potencial de estos alumnos.

¿Por qué es un ‘genio’ en Matemáticas, pero no muestra ningún interés por el estudio? ¿Cómo puedo estimular a un alumno con altas capacidades para que no se aburra? Para la mayoría de los profesores que no cuentan con una formación en Altas Capacidades y Desarrollo del Talento resulta bastante complicado trabajar con niños con altas capacidades y proporcionarles una experiencia educativa enriquecedora, con el nivel de reto adecuado a su potencial.

El estudio de las altas capacidades y el talento es complejo en sí. De hecho, la investigación en este último siglo no ha estado exenta de largos debates entre los expertos, como los riesgos y beneficios de acelerar el itinerario del niño o el uso de una terminología correcta.

El debate niño “dotado” versus alumno con “altas capacidades”

A lo largo de la historia, tanto la cultura popular como la científica han utilizado diversos términos para definir al alumno con altas capacidades -pequeños genios, niños prodigio, dotados…-, asumiendo que todos ellos gozaban de un cociente intelectual igual o superior a 130, entendiendo erróneamente el cociente intelectual (CI) como una característica estable de una persona, como un cromosoma de oro que determina quién es dotado y quién no lo es.

Sin embargo, la investigación más solvente de que disponemos en la actualidad ha demostrado que existen variables que influyen positivamente en el desarrollo de altas capacidades cognitivas, o de otro tipo, del niño, por ejemplo: la creatividad, las aptitudes específicas, la motivación o el entorno sociocultural y que el talento no se desarrolla de manera espontánea y que la capacidad debe entenderse como potencial.

Niños y niñas con altas capacidades

Por lo tanto, el término “alumno con altas capacidades” es el más adecuado y otros que se utilizan popularmente deben ser evitados por el error conceptual que encierran. En particular, no es correcto el uso de cualquier término que se entienda como atributo, rasgo o condición personal que se alcanza o con la que se nace, estable e inmutable a lo largo del tiempo, de modo que unos son dotados y otros no lo son. La mal llamada “superdotación” no es un atributo que se pueda ver reflejada en un CI y la creencia de esto debería ser actualmente una mera curiosidad histórica.

La definición de las altas capacidades, no tan ceñida al concepto psicométrico de la inteligencia, es que las personas con alta capacidad son aquellas que demuestran un nivel de aptitud sobresaliente (definido como una capacidad excepcional para razonar y aprender) o competencia (desempeño documentado o rendimiento que los sitúen en el 10% superior, o por encima, respecto al grupo normativo) en uno o más dominios. E incluye, como mínimo, al 3-5% de la población escolar.

Cualidades de alumnos con altas capacidades

Otra de las grandes dificultades de la intervención educativa en niños con altas capacidades es la ausencia de un patrón único en sus perfiles conductuales, emocionales o cognitivos.

Esto implica que el profesor, con ayuda de apoyos y una adecuada orientación educativa, debe atender las peculiaridades de cada alumno con altas capacidades programando actividades pedagógicas con suficiente nivel de reto y una metodología de aprendizaje personalizado. Por un lado, será necesario que potencie los talentos del niño; por otro, tendrá que enseñarle a utilizar sus fortalezas para solventar los déficit o carencia.

Niños y niñas con altas capacidades

Niños precoces y la necesidad de desarrollar su talento

A los niños que ya muestran en edades tempranas un determinado nivel de conocimiento y razonamiento antes de la gran mayoría de sus compañeros de aprendizaje se les denomina ‘precoces’. En este caso, en sus destrezas motoras, en su expresión oral, en lectura y escritura, en habilidades artísticas como la música o el dibujo.

No obstante, ni el profesor ni los adultos que rodean al niño deben confundir precocidad con madurez, ya que estos demostrarán una mayor probabilidad para desarrollar su talento y alcanzar logros extraordinarios, pero si no se cultiva, se puede perder.

Los talentos emergen evolutivamente y pueden no llegar a desarrollarse si no se produce una adecuada estimulación en la escuela y la familia. En este sentido, es imprescindible que los profesores desliguen la edad de la capacidad y competencia y que ofrezcan un repuesta educativa adecuada en cada momento a las necesidades, no a la cronología o el currículo previsto, por ejemplo. Esto no significa que las mismas respuestas sirvan para siempre, habrán de ir adaptándose con el tiempo.

Las actividades en el aula con los más pequeños deben estar pensadas para el desarrollo de sus habilidades lingüístico-matemáticas, pero, sobre todo, para estimular el pensamiento creativo del pequeño. Son recomendables, a modo de mero ejemplo, plantear en clase la creación de caligramas sobre cuentos, inventarse el final de un relato corto o elaborar una nueva con los personajes de esa misma historia; jugar a la hipótesis fantástica (¿qué pasaría si apareciera un dinosaurio en nuestra ciudad?); estimular los sentidos con olores, imágenes y sabores… En definitiva, potenciar la imaginación del niño a través de juegos estimulantes y divertidos.

Niños y niñas con altas capacidades

¿A qué barreras nos enfrentamos para lograr el correcto desarrollo del alumnado con altas capacidades?

Una de las principales barreras a las que nos enfrentamos es la infra-identificación ya que algunos alumnos con altas capacidades pueden no demostrar niveles de rendimiento sobresaliente debido a su entorno. La identificación de este alumnado tendría que centrarse más en su capacidad que en sus niveles de rendimiento.

Este alumnado, sin un entorno que potencie su talento, necesita de programas de educación personalizada y adaptada que partan desde las instituciones, docentes y centros educativos que apoyen el desarrollo de su capacidad. Y es que, como hemos comentado previamente, las altas capacidades son evolutivas, y su desarrollo requiere de un entrenamiento adecuado y altos niveles de motivación, perseverancia y una resolución de problemas creativa.

En la siguiente clase en abierto, el profesor Dr. Javier Tourón nos habla de los retos a los que se enfrentan los alumnos de altas capacidades, atendiendo a sus diferencias a nivel cognitivo, afectivo, evolutivo y socioemocional.

Existe una gran variedad de actividades para desarrollar las capacidades de los niños más capaces. No obstante, para conocer y manejar con competencia recursos didácticos enfocados a estos alumnos se recomienda que el profesor cuente con una formación especializada en Educación Especial y en Altas Capacidades y Desarrollo del Talento.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    ¿Cómo ser profesor de Religión en Educación Infantil o Primaria?

    Descubre en UNIR los requisitos para ser maestro de Religión en un centro educativo público, privado o concertado. ¿Sabes que necesitas la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica?

    Método Teacch para el desarrollo del alumnado con TEA

    El método Teacch fue diseñado en los años 70 con la intención de mejorar el desarrollo social, comunicativo y la conducta de los niños y niñas que presentan trastorno del espectro autista.

    Mujer joven estudiando sentada en el suelo

    Oposiciones: experiencias para la reflexión educativa

    ¿Qué implica embarcarse en la aventura de las oposiciones? Once docentes nos cuentan su experiencia en primera persona.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La fuerza que necesitas

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado