Lunes, 19 noviembre 2018

Neuronas espejo: cómo aprovechar con el vídeo su enorme potencial educativo

Las neuronas espejo recrean el dolor, la alegría, la tristeza, o cualquier emoción que se refleja en la pantalla, cuando estamos viendo un vídeo o una película.

Es tan fuerte su efecto que la empatía que provoca hace que sintamos literalmente los mismos sentimientos que los personajes que observamos.

Todos tenemos la experiencia de sufrir ante una escena donde el malo de la película golpea a la protagonista, o tal vez, esos momentos que reímos sin parar por la torpeza del personaje, o llorar a lágrima viva como el niño en el caso de la película Campeón. Seguramente te preguntarás: “Y eso, ¿por qué ocurre?”.

La respuesta nos la ofrecieron Giacomo Rizzolatti, Leonardo Fogassi y Vittorio Gallese que, en 1996, consiguieron uno de los hitos centrales en la comprensión de la empatía desde la Neurociencia.

 

La base neurológica de la empatía

El equipo de Giacomo Rizzolatti, de la Universidad de Parma, descubrió las neuronas espejo, situadas en la región de Broca y en la zona parietal de nuestro cerebro.

Los neurocientíficos plantearon que este tipo de neuronas participan en el reconocimiento de las intenciones y el valor subjetivo de los actos motores realizados por otros; es decir, corresponderían a la base neurobiológica de la empatía.

Gracias a las neuronas espejo imitamos lo que observamos. La idea es que al ver lo que hacen otros se activa una especie de reflejo que nos lleva a hacer lo mismo que estamos viendo que hace el otro.

Fundamentales para aprender

Son neuronas que resultan fundamentales en los procesos de aprendizaje por imitación (andar, hablar, comportarse, gesticular, reaccionar ante situaciones, etc.)

La imitación aparece en el hombre como un fenómeno básico, previo a desarrollos cognitivos complejos.

Y ésa es la clave, la observación. También influye el contexto en el que se realiza, los gestos o la expresión facial. Es más, lo que nos provoca es la imitación de lo que observamos. De hecho, la imitación aparece en el hombre como un fenómeno básico, previo a desarrollos cognitivos complejos.

Este conocimiento nos lleva a reflexionar sobre cómo aplicamos la idea de las neuronas espejo en el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos. Sobre todo a través de una herramienta como el vídeo.

El efecto de los vídeos a través de las neuronas espejo

En el ámbito educativo el vídeo ha sido un recurso didáctico muy utilizado desde hace muchos años, incluso a pesar de lo tedioso que en algunas ocasiones suponía poner un vídeo en clase. Me refiero al periplo de localizar la televisión, el reproductor, los cables necesarios, etc. Y después de mucho esfuerzo conseguíamos poner un vídeo a los alumnos para trabajar algún contenido curricular o para “matar” la tarde de lluvia.

Lo que desconozco es si ya en esa época éramos conscientes del efecto de los vídeos en los cerebros de nuestros alumnos, a través de las neuronas espejo.

Actualmente disponemos de la plataforma por excelencia visionar vídeos: YouTube y los datos nos lo confirman: mil millones de personas usan YouTube, y éstos ven unos cuatro mil millones de vídeos al día, lo que suponen 86 mil millones de horas de vídeos vistos por mes.

Ante semejante potencial, la propuesta que os hago es que utilicemos el concepto del vídeo para el desarrollo de imitación de conductas y acciones que ayuden a nuestros alumnos a desarrollar los valores.

Un ejemplo que os propongo es el siguiente vídeo que se llama “El poder de las emociones”:

 

Fíjate que para transmitir muchas emociones y dar un ejemplo de vida a veces no hacen falta las palabras.

Anímate a descubrir la importancia de las neuronas espejo en el proceso de aprendizaje, tal y como se enseña en el Máster oficial en Neuropsicología y Educación online de UNIR.

Y haz tu propia clasificación de vídeos de YouTube para que puedas trabajar con tus alumnos.