Lunes, 03 septiembre 2018

Las cifras no mienten: la digitalización en las aulas es una realidad a nivel mundial

Tomando los datos generales del Informe de la Sociedad Digital de la Fundación Telefónica, podemos comprobar cómo las nuevas tecnologías, Internet y las conexiones móviles siguen aumentando y extendiéndose de forma exponencial, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Esto ya supone un consistente punto de partida para entender que nuestras aulas no pueden, ni deben, quedar al margen de tal digitalización social, personal y laboral.

Un mundo conectado

Según un informe de The Economist Intelligence Unit, en países como Finlandia, Hong Kong o Noruega, Internet estará presente, en breve, en todas las escuelas, mientras que en Turquía o Sudáfrica solo estará disponible en la mitad de ellas. China ha iniciado en 2012 su propio plan de inclusión de las TIC en los centros educativos, esperando que, en 2020, la conexión de banda ancha y los espacios en línea para los estudiantes sean una realidad en el 100% de sus colegios. Y ya se han puesto a ello, con un aumento de la presencia de Internet en los centros, pasando de un 25% a un 88%, y disminuyendo, al mismo tiempo, la ratio de alumnos por ordenador. Del mismo modo, los espacios en línea para aprendizaje de alumnos y profesores han dado un giro exponencial, de 600.000 a 63 millones.

En relación al acceso a Internet en las escuelas, los primeros puestos están ocupados por Noruega, Finlandia, Singapur, Corea del Sur y Canadá. Mención especial merece el Reino Unido, donde la escasez de docentes parece estar marcando un paso más lento de lo esperado. Una de las mayores tendencias a nivel mundial es la inclusión de la tecnología digital en el currículo escolar, a través de asignaturas como la programación o la robótica.

Otro interesante informe, el del World Economic Forum, cada año ofrece las cifras más relevantes referidas al uso de Internet a nivel mundial, plasmándolas de un modo muy gráfico con su resumen de qué pasa en internet en un minuto, con más de 400.000 tweets, más de 150 millones de emails o 16 millones de mensajes enviados por una conocida mensajería, por poner un mínimo ejemplo.

   Con las cifras que se barajan, los sistemas educativos no pueden vivir de espaldas a la tecnología.

Iberoamérica avanza a pasos agigantados

Tomando como referencia el último informe de la OEI y de la Fundación Telefónica, se puede decir, sin miedo a equivocarnos, que los datos hablan por sí solos: más de tres cuartas partes de los centros cuentan con banda ancha y más de la mitad de alumnos y profesores están acostumbrados a trabajar con Internet y con las nuevas tecnologías en el aula, esto incluye los teléfonos móviles y el aprendizaje por proyectos. A estas cifras hay que sumarle la opinión positiva de más del 70% de los docentes y cómo el 97% incluyen las TIC en su plan pedagógico.

postagosto1

Como retos de futuro, se destaca la formación continua de los docentes, que serán guías de unos alumnos activos y protagonistas.

España, por buen camino

El informe Programación, Robótica y pensamiento computacional en el aula subraya que, en cada una de las etapas educativas, todas las comunidades autónomas incluyen en algunas de sus asignaturas didácticas de tecnología digital y programación.

Sin embargo, existen cifran un tanto contradictorias y susceptibles de una considerable mejora. Así, a pesar de que el 95% de los jóvenes usa Internet para encontrar vídeos informativos o que más del 60% de los niños entre 10-15 años tiene móvil, únicamente el 10% de los centros cuenta con dispositivos digitales en las aulas.

En el mismo informe se destaca la importancia de la programación computacional, por permitir el desarrollo de habilidades fundamentales para los alumnos, pudiendo facilitarles, desde pequeños, la comprensión de materias complejas.

   La educación no puede quedar al margen de los avances sociales y tecnológicos.

Tomando en consideración cualquiera de los informes presentados, se puede pensar que no se debe vivir de espaldas a la sociedad, la tecnología y la innovación. Como decíamos al comienzo, las cifras no mienten. Por ello, UNIR realiza una gran apuesta por la digitalización y las tecnologías en el ámbito educativo. El Máster Universitario en Tecnología Educativa y Competencias Digitales es una oportunidad de actualización metodológica y tecnológica que no se debe dejar escapar.