Jueves, 20 septiembre 2018

La letra con ternura entra: si quieres un aprendizaje eficaz sé amable con tus alumnos

El estudio del cerebro ha supuesto una verdadera revolución educativa, al descubrir, por ejemplo, el papel que juegan las emociones positivas en los procesos de aprendizaje.

Los avances en neurociencia demuestran que “estimulando la ternura en niños y adolescentes mejoran sus resultados académicos, su bienestar emocional y su salud”, como apunta el neuropsicólogo Richard Davidson.

Se podría decir que “la letra, con ternura entra” explica la Dra. Cristina de la Peña, profesora del Máster oficial en Neuropsicología y Educación online de UNIR. “La ternura, el cariño, el interés…” Lo cual tiene una base científica.

En efecto, “las estructuras implicadas en el procesamiento de las emociones, y singularmente el sistema límbico, permiten que las personas aumenten la probabilidad de recordar más rápido y fácil información si está impregnada de una emoción positiva o negativa” cuenta la experta.

De ahí, la importancia de “unir la emoción con los contenidos educativos”. “La ternura  del profesor al explicar sus temas” implica “un aprendizaje más significativo para el alumno, pues la propia emoción permitirá la evocación de lo aprendido” señala la profesora De la Peña.

En ese contexto, tiene sentido la frase del neurocientífico Joseph Ledoux, autor del libro El cerebro emocional, “la emoción es más potente que la razón”. Lo cual se ve gráficamente en el aula.

Y al revés, la falta de cariño o el desinterés del docente por esa faceta afectiva puede traducirse en desinterés por el estudio, dificultades de aprendizaje, estrés ante los exámenes o baja autoestima del alumno.

“La afectividad impregna todas las esferas de la vida de una persona y, por tanto, la relación entre alumno y profesor” explica la experta de UNIR. Cuando un alumno “capta que su profesor se preocupa por él, se interesa y transmite los contenidos con emociones positivas, entonces presta atención en la comprensión del contenido, controla sus emociones negativas y asocia la nueva información a una experiencia y emoción positivas, teniendo un aprendizaje más significativo”.

Se requiere que quienes imparten docencia estén formados en neurodesarrollo

El caso de las emociones positivas demuestra que el conocimiento del cerebro permite a los profesionales de la educación comprender el proceso de aprendizaje del niño y diseñar intervenciones educativas optimizadoras del proceso de enseñanza, en la lectura, la escritura o habilidades instrumentales.

Para ello, se requiere que “quienes imparten docencia en las distintas etapas educativas estén formados en neurodesarrollo” afirma la Dra. Cristina de la Peña.

El Máster oficial en Neuropsicología y Educación online de UNIR capacita a los docentes para enriquecer los procesos educativos y las metodologías didácticas con los últimos avances en neurociencia aplicada. Este posgrado es pionero en la investigación en la materia, y en proporcionar herramientas a los profesores para optimizar el rendimiento escolar y desarrollar el talento de los alumnos.

De hecho, varios de los docentes e investigadores del Máster han tenido un papel destacado en dos libros con los últimos avances en neuropsicología educativa, editados por el Ministerio de Educación y Ciencia en 2016, con los que el Gobierno quiere apostar por el incremento de la neurociencia en las aulas.

Se trata de “Procesos y programas de neuropsicología educativa” y “Procesos e instrumentos de evaluación neuropsicológica educativa” (descargables aquí), coordinados por la profesora Pilar Martín Lobo.