Lunes, 25 noviembre 2019

¿Cuáles son las funciones del tutor en los centros educativos?

Coordinación, orientación, mediar… En UNIR te detallamos cuáles son las funciones del tutor y sus competencias actuales dentro del marco escolar. 

El tutor es el profesor asignado por el director y el jefe de estudios del centro para, principalmente, orientar y guiar a sus alumnos en el proceso de aprendizaje durante uno o varios cursos escolares. No obstante, sus labores también engloban el trabajo directo con las familias de los alumnos, el cuadro de profesores y el orientador escolar. Esto le confiere un papel de suma relevancia en el contexto educativo. 

Las funciones del tutor con su grupo de alumnos 

La meta principal del tutor de una clase es asegurarse de que los alumnos sacan el mayor provecho de las enseñanzas que van a recibir durante el curso para alcanzar los objetivos educativos requeridos. Para ello les ofrecerá siempre su apoyo y asesoramiento en ese proceso de aprendizaje y les hará partícipes de la vida dentro del centro. 

Con este propósito, el tutor centrará sus labores en:

  • – Conocer el historial académico de cada uno de sus tutelados, así como sus intereses, puntos fuertes y débiles como estudiantes y los rasgos más significativos de su personalidad. 
  • – Ayudar a que todos los alumnos se integren en el grupo de clase y se adapten a las dinámicas del centro.  
  • – Orientar a los tutelados en el proceso de aprendizaje y la elección de itinerarios educativos, ya sea de manera personalizada o grupal. 
  • – En el caso de alumnos con dificultades de aprendizaje y con necesidades especiales, el tutor también participará de manera directa en el programa de intervención educativa y supervisará que estos obtienen los resultados esperados.
  • – Trabajar en el desarrollo personal y madurativo de sus alumnos, en la adquisición de valores sociales y su buena convivencia en el centro escolar.
  • – Fomentará la participación en actividades programadas para todo el centro escolar. 

El tutor: punto de enlace entre familias y centro educativo

Si queremos establecer un modelo educativo integral en las escuelas y potenciar en nuestros alumnos no solo su desarrollo cognitivo, también el afectivo y social, es necesario que las familias se involucren en el proceso de aprendizaje de estos. 

En este sentido la figura del tutor se encargará de:

  • – Comunicar a las familias todo lo referente a sus hijos dentro del centro (programa del curso, objetivos, normas del centro…) a través de reuniones grupales.
  • – Organizar entrevistas personales con los padres de los estudiantes para informar de su rendimiento académico y comportamiento.
  • – Orientar y facilitar los recursos y/o materiales didácticos necesarios a la familia en el caso de que su hijo necesite trabajar aquellas áreas de aprendizaje donde muestra más dificultades.  
  • – Canalizar la comunicación entre la familia, el resto de profesores del alumno y la junta directiva, tratando de que las relaciones entre todos los implicados sean fluidas y positivas. 

El trabajo del tutor con el resto del equipo docente

La educación es un trabajo en equipo donde todos los implicados en el proceso de aprendizaje y enseñanza (profesores, orientador, jefe de estudios) deben estar coordinados para lograr los objetivos del curso en todos y cada uno de los alumnos, atendiendo a las necesidades personales de cada uno. El tutor, por tanto, se convierte en un capitán de equipo, con el fin de alcanzar la unidad y coherencia en la acción educativa. 

En este trabajo de colaboración continua con sus compañeros docentes, el tutor ejercerá las siguientes labores:

  • – Dirigir las reuniones con el cuadro de profesores en las sesiones de evaluación del alumnado y recabar información significativa sobre el progreso de cada uno de los alumnos.
  • – Coordinar y velar por el cumplimiento del Proyecto Curricular y la Programación General del Centro. 
  • – Colaborar con el orientador educativo en los programas de intervención con alumnos con necesidades educativas especiales.
  • – Trabajar en consonancia con otros tutores de los diferentes ciclos en el proyecto de centro y organizar actividades lúdicas conjuntas para fomentar buenos hábitos de convivencia entre los alumnos.

Las funciones del tutor suponen un reto para el docente dado que su labor va más allá de la enseñanza de disciplinas académicas. Además de un buena predisposición y organización del trabajo, tendrá que desarrollar competencias psicológicas y pedagógicas que le permitan crear buenas dinámicas de trabajo con sus alumnos.