Miércoles, 18 diciembre 2019

Atención a la diversidad en Educación Infantil: medidas y respuestas educativas

¿Conoces cuál es la importancia de la atención a la diversidad en Educación Infantil? Descubre en UNIR las claves para una buena integración en el aula.

Sabemos que la atención a la diversidad son aquellas acciones educativas que debemos llevar a cabo para prevenir y dar respuestas a todos los alumnos de un centro. Pero, ¿qué entendemos por “diversidad” en el marco de la Educación Infantil? ¿Niños con necesidades especiales? ¿O también los alumnos que comienzan a manifestar problemas en el proceso de aprendizaje? 

Atención a la diversidad: un compromiso por la igualdad

El precepto fundamental del modelo actual de educación inclusiva es la responsabilidad. Responsabilidad entendida como el compromiso y la garantía por parte de la comunidad educativa de que todos los alumnos, absolutamente todos, con independencia de sus capacidades para el aprendizaje o de su origen cultural o socioeconómico, gocen de una enseñanza de calidad. 

El concepto atención a la diversidad exige a los educadores que respondan a las peculiaridades del alumnado con una enseñanza que se ajuste a sus necesidades: alumnos que requieren una educación especial, niños con problemas de aprendizaje y de conducta (permanentes o puntuales) o aquellos procedentes de otra cultura que sufren una clara desventaja dentro del currículo y que a duras penas hablan nuestro idioma.  

Medidas de atención a la diversidad

1.- Ordinarias: dentro del aula común, las medidas a tomar consisten en la detección y prevención de las dificultades de aprendizaje de los alumnos, así como la compensación de estas, sin recurrir a cambios curriculares. 

2.- Específicas: pueden incluir la modificación algunos objetivos de las materias impartidas para facilitar el acceso del alumno al currículum y cubrir sus necesidades específicas. Aquí entrarían también las medidas de apoyo dentro y fuera del aula y el refuerzo educativo. 

3.- Extraordinarias: suponen cambios a nivel organizativo (por ejemplo, la combinación de la modalidad de educación ordinaria con la específica); las adaptaciones curriculares significativas para cubrir, de manera personalizada, las NEE del niño; y la dotación de recursos durante su proceso de aprendizaje: técnicos auxiliares educativos, pedagogo, logopeda, sistemas FM para niños sordos…

Atención a la diversidad en el aula de Infantil

El aula de Infantil es el primer contexto social, separado de la familia, al que se enfrenta el niño cuando entra en la escuela. Por lo tanto, el profesor se convierte en algo parecido a un “agente socializador”: el adulto que facilitará a todos los alumnos su integración y le ayudará a sacar el mayor provecho de las enseñanzas y experiencias, especialmente a aquellos que sufren dificultades en el desarrollo, en el aprendizaje o discapacidad. ¿Qué estrategias didácticas puede poner en práctica el maestro de infantil? Aquí algunos ejemplos de respuestas educativas:

  • – Atender individualmente al niño que muestre más problemas en la adquisición de determinadas competencias.
  • – Ser flexible en sus enseñanzas. Debe pautar y programar las actividades por diferentes niveles de dificultad en torno a los mismos objetivos, para que todos los alumnos puedan participar en ellas con independencia de sus capacidades y desarrollo cognitivo o madurativo.
  • – Utilizar recursos y materiales didácticos adaptados a las necesidades especiales de sus alumnos y que a su vez faciliten los aprendizajes de sus otros compañeros: pictogramas, vídeos, música, diferentes códigos comunicativos tanto verbales como no verbales…
  • – Potenciar el aprendizaje cooperativo entre los alumnos. Además de ser un recurso enriquecedor para todos y que favorece la inclusión, ayuda al niño, con y sin necesidades especiales, a desarrollar habilidades comunicativas y sociales.
  • – Colaboración con el resto del equipo docente. Atender a la diversidad y conseguir la inclusión de todos los alumnos sin excepción también exige al docente coordinar su trabajo de aula con el resto de miembros de la comunidad educativa: con el profesor de apoyo, con las familias, el profesorado de Primaria…

Inclusión como reto enriquecedor 

Sin duda, la inclusión educativa supone un reto para todos los centros que comienza ya en el ciclo de Educación Infantil. Un reto para el profesorado que necesita desarrollar también nuevas competencias para cubrir las necesidades especiales de sus alumnos. Un reto enriquecedor para el maestro comprometido con su labor.