Jueves, 06 febrero 2020

Actividades para trabajar la discapacidad en el aula

El aprendizaje es un proceso en el que no todos los niños y niñas siguen el mismo ritmo. Una de las responsabilidades de los profesores es detectar posibles necesidades educativas, derivadas de condiciones personales especiales o de distintos tipos de discapacidad, para asegurarse de que sus alumnos progresan y se sienten integrados en su aula. Desde UNIR proponemos diferentes actividades para trabajar la discapacidad en el aula para todos aquellos docentes de Educación Especial que necesiten inspiración. 

Los alumnos con Necesidades Educativas Especiales (NEE) requieren un conjunto de medidas pedagógicas para compensar las barreras que encuentran en su aprendizaje. Estas medidas pueden ser temporales o permanentes, en función de las necesidades de cada alumno, y pueden consistir en adaptaciones curriculares individualizadas o en la adaptación de materiales y del entorno para facilitar el aprendizaje.

Los docentes deberán trabajar e implementar las medidas oportunas para garantizar la integración de todos los niños con necesidades especiales en el grupo al que pertenecen, independientemente del grado de discapacidad. Se trata de una cuestión de relevancia en la que se tendrá en cuenta el ciclo educativo (Infantil, Primaria o Secundaria). En general, los docentes y pedagogos diseñarán y pondrán en práctica una serie de actividades y juegos destinados al estímulo intelectual y de la motricidad, desarrollo de la comunicación y de las competencias emocionales.

Cómo trabajar la discapacidad en el aula

Los juegos y las actividades individuales y grupales serán una herramienta clave para el trabajo de la discapacidad en el aula. Estos son algunos ejemplos:

Educación Infantil (de 0 a 6 años)

– Canciones y juegos que trabajen la motricidad o las emociones. Indicados para que los más pequeños desarrollen la coordinación, los vínculos con los adultos y aprendan tareas cotidianas, como vestirse, bañarse o ponerse el babi.

– Juegos para el refuerzo de vocabulario. Pueden utilizarse tarjetas, diferentes tipos de carteles que agrupen familias de palabras o herramientas multimedia para facilitar el aprendizaje de palabras y favorecer la inclusión incluyendo su traducción al lenguaje de signos y braille. El Pequeabecedario es un software orientado a esto y está disponible tanto para dispositivos Android como iOS.

Educación Primaria (de 6 a 12 años)

– Enseñanza y utilización de un diccionario bimodal que facilite la relación y aprendizaje de niños con dificultades en el lenguaje oral. Un ejemplo es este diccionario o la web pictotradraductor.com.

– Herramientas multimedia que permitan a los niños y niñas —con o sin discapacidad auditiva, visual o cognitiva— entender el mundo de la informática. Un ejemplo es la aplicación Pequén Lee Todo.

Educación Secundaria (de 12 a 18 años)

– Talleres y juegos para el aprendizaje del lenguaje de signos. Aborda las necesidades de las personas con discapacidad auditiva y/o del habla y permite al grupo aprender las herramientas para comunicarse en cualquier circunstancia.

– Proyección de vídeos y dinámicas de grupo para aprender a relacionarse con personas con trastornos del espectro autista —como el Síndrome de Asperger—. También pueden utilizarse estas herramientas para trabajar en el refuerzo de la confianza y capacidades de los alumnos.

Los docentes de Educación Especial y aquellos que deseen profundizar en esta materia encontrarán información de gran utilidad en la Guía de Atención a la diversidad de Proyecto EDIA, que cuenta con recursos educativos abiertos con experiencias, conocimientos y fuentes de referencia para la atención a la diversidad en el aula. Si deseas especializarte en este ámbito, infórmate sobre nuestro Máster Universitario en Educación Especial.