Solicita información
InternacionalAcceso estudiantes

Ciberdelincuencia: qué es, concepto de ciberdelito y tipos

Con una presencia permanente de internet en todas las actividades diarias, no es extraño que los delitos a través de esta red sean constantes. Estar prevenidos sobre ciberdelincuencia resulta básico.

La ciberdelincuencia consiste en la comisión de actividades delictivas que se llevan a cabo a través de medios tecnológicos. Los ciberdelincuentes atacan a personas, empresas, entidades de distintos tipos y gobiernos con diferentes objetivos: tanto para destruir o dañar sus sistemas informáticos y sus conexiones —normalmente para realizar un uso fraudulento de esos medios tecnológicos y acceder a las carteras de datos personales o confidenciales o realizar una estafa económica— como para llevar a cabo delitos comunes a través de estos medios para atacar a las personas directamente y cometer multitud de delitos a través del espacio virtual. 

El concepto de ciberdelito es anterior al desarrollo de internet en los años 90, con casos de “hackeo” cometidos más de 150 años antes, cuando dos ladrones se infiltraron en el sistema de telégrafos de Francia para obtener acceso a los mercados financieros y robar así los datos. 

La tecnología ha hecho que las formas tradicionales de delincuencia también evolucionen y cada vez hay más organizaciones delictivas que utilizan la red para lograr sus objetivos robo, fraude, juegos de azar ilegales, venta de productos falsificados, etc. de forma más rápida y lucrativa. Además, el aumento de las conexiones a internet en todo el mundo y la multiplicidad de dispositivos conectados hace que los ciberdelitos no encuentren fronteras, ni virtuales, ni físicas, situación que pone en riesgo a toda la población. 

¿Qué tipos de ciberdelitos existen? 

El autor de un ciberdelito puede ser una persona, una organización delictiva o herramientas tecnológicas diseñadas y financiadas por particulares, empresas o gobiernos con la intención de cometer un delito concreto. 

que-es-ciberdelincuencia

Los ciberdelitos se dividen en dos grandes grupos:

  • Ciberdelincuencia pura o contra la seguridad: aquellos actos dirigidos contra sistemas informáticos de particulares, empresas o gobiernos con el objetivo de vulnerar la integridad del sistema y la confidencialidad de los datos que se almacenan y gestionan.
  • Ciberdelincuencia clásica: aquellos ataques que se sirven de medios digitales para cometer delitos tradicionales, como la estafa, amenazas, acoso, extorsión, fraude, venta de productos falsos, entre otros.

Dentro de estas categorías, los ciberdelitos que se cometen con más frecuencia son:

  • Estafas informáticas de suplantación de identidad para robar datos personales, como el phising o el carding

    • Phishing (suplantación de identidad). Es uno de los ciberdelitos más frecuentes y peligrosos. Consiste en el envío masivo de correos electrónicos o mensajes de texto falsificados, que aparentan ser de entidades legítimas como bancos, empresas o instituciones gubernamentales. El objetivo es engañar a los destinatarios para que revelen información personal confidencial, como contraseñas, números de tarjetas de crédito o datos bancarios. Los ciberdelincuentes utilizan estas credenciales robadas para cometer fraudes financieros o robar identidades.
    • Carding. Se basa en la adquisición y utilización de datos de tarjetas de crédito o débito sin el consentimiento del titular. Los ciberdelincuentes obtienen esta información de diversas formas, como robos de bases de datos, ataques a sistemas de pago en línea o incluso mediante técnicas de phishing y malware. Una vez que los delincuentes obtienen los datos, los utilizan para realizar compras en línea o venderlos en el mercado negro. Para ejecutar el carding de manera efectiva, los ciberdelincuentes utilizan técnicas sofisticadas, evitando ser detectados. Así, emplean redes de computadoras comprometidas, conocidas como botnets, para enmascarar su identidad y ubicación. Además, hacen uso de servicios de anonimización y redes privadas virtuales (VPN) para ocultar su actividad en línea y dificultar su rastreo.

que-es-ciberdelincuencia

  • Daños informáticos, como el borrado de bases de datos, interferencias en los sistemas para impedir el normal funcionamiento…
  • Delitos contra la intimidad, como el robo de datos o imágenes para su filtración.
  • Defraudar a las empresas de telecomunicaciones al colgarse de la red eléctrica o la conexión a internet de un tercero, por ejemplo.
  • Malware (software malicioso). Se refiere a cualquier tipo de software diseñado para dañar o infiltrarse en sistemas informáticos sin el consentimiento del usuario. Esto incluye virus, troyanos, gusanos y ransomware. El malware se propaga principalmente a través de descargas de archivos infectados, enlaces sospechosos o vulnerabilidades en el sistema operativo. Una vez que el malware se instala en un dispositivo, puede robar información personal, bloquear el acceso a archivos o incluso controlar el sistema de forma remota.
  • Ataques de denegación de servicio (DDoS). Este tipo de ataques tienen como objetivo saturar un sitio web o servicio en línea con un tráfico abrumador, impidiendo que los usuarios legítimos puedan acceder a él. Los ciberdelincuentes utilizan botnets, que son redes de dispositivos comprometidos, para enviar una gran cantidad de solicitudes falsas al servidor objetivo. Como resultado, el sitio web o servicio se vuelve inaccesible, causando interrupciones y pérdidas económicas significativas.
  • Robo de datos y brechas de seguridad. Ocurren cuando los ciberdelincuentes acceden ilegalmente a bases de datos o sistemas informáticos para robar información confidencial. Esto puede incluir datos personales, información financiera, números de tarjetas de crédito o secretos comerciales. Los ciberdelincuentes pueden vender estos datos en el mercado negro o utilizarlos para chantajear a las víctimas.
  • Ingeniería social. La manipulación psicológica de las personas para obtener información confidencial o realizar acciones no deseadas es la base de la ingeniería social. Los ciberdelincuentes utilizan técnicas persuasivas, como el engaño, la intimidación o la confianza excesiva, para convencer a los usuarios de revelar información personal o realizar transferencias de dinero. Esto puede ocurrir a través de llamadas telefónicas falsas, mensajes de correo electrónico o incluso en redes sociales.

En España, según el último estudio del Ministerio del Interior, casi siete de cada diez ciberdelitos consisten en fraude informático, mientras que alrededor de dos de cada diez son amenazas y coacciones. Se cometen en menor número ciberdelitos relacionados con la falsificación informática, contra el honor o delitos sexuales. 

que-es-ciberdelincuencia

Ciberdelincuencia y criminología 

El uso de la tecnología multiplica la capacidad lesiva de los delitos tradicionales que se dirigen contra el patrimonio de las personas u organizaciones. Además de la rapidez y el anonimato con el que se cometen, pueden acceder a cadenas de datos personales y bancarios de cientos de personas, multiplicando el beneficio obtenido con esa acción delictiva.

Identificar y detener a un ciberdelincuente es una tarea que requiere a profesionales de la seguridad formados en las nuevas tecnologías y capaces de detectar patrones de conducta que ayuden a anticipar sus movimientos y bloquear sus acciones. La labor de los criminólogos en la investigación de los ciberdelitos será clave para aportar pruebas que ayuden a las autoridades a acreditar que se han infringido las normas a través de medios tecnológicos y los tribunales puedan juzgar e imponer las penas correspondientes.

Por este motivo, formaciones como el Grado en Criminología, ofertado por UNIR en modalidad online, incluyen en sus planes de estudio asignaturas focalizadas en la detección de los delitos cibernéticos. Se hace una aproximación al fenómeno de la ciberdelincuencia desde la perspectiva de la ciencia criminológica, la victimología online y la investigación tecnológica. 

Se trata de entender las claves de este nuevo tipo de delito que se fundamenta en una mala utilización de las nuevas tecnologías para la comisión de crímenes. Asimismo, es preciso formar a estos nuevos profesionales en los aspectos penales y criminológicos, desde las teorías aplicables a los ciberdelitos, hasta los perfiles, tanto de los delincuentes como de las víctimas. También resultarán indispensables los conocimientos adquiridos en cuanto a prevención de ciberdelincuencia. 

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    Derecho administrativo: ¿en qué consiste?

    En UNIR te contamos todo lo que debes saber sobre el derecho administrativo, la rama del Derecho que se encarga de la regulación de la Administración Pública.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento

    Mentor - UNIR

    En UNIR nunca estarás solo. Un mentor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites

    La fuerza que necesitas

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado