Lunes, 02 marzo 2020

¿Cuáles son las diferencias entre abogado penalista y criminalista?

¿Sabes cuáles son las diferencias entre un abogado penalista y un criminalista? En UNIR abordamos sus características y diferencias en detalle.

La abogacía es una profesión apasionante que permite la especialización en un amplio abanico de materias para ejercer y diferenciarse como profesional. Una de ellas es el Derecho Penal y, un paso más allá en el estudio de los delitos, la Criminología. Si estás estudiando alguno de estos grados y te interesa ejercer como abogado, en UNIR te explicamos la diferencia entre abogado penalista y criminalista.

Características y diferencias de un abogado penalista y un criminalista

Un abogado penalista es aquel que se ha especializado en Derecho Penal, es decir, la rama jurídica que regula toda clase de delitos y sus penas y establece las normas que rigen el procedimiento legal por el que se puede reclamar la reparación de los daños causados por la comisión de esos delitos. Así, un abogado penalista desarrollará su labor de forma independiente o trabajando para un despacho y representará los intereses de sus clientes ante los juzgados y tribunales de lo penal.

La diferencia entre un abogado penalista y un criminalista está en las funciones que desempeña cada uno de estos profesionales en relación con el delito que se ha cometido.

El abogado penal se encarga de los aspectos legales que rodean a la comisión de un delito. Es decir, será quien asesore a sus clientes para iniciar un proceso penal contra un particular, empresa u organismo público tras la comisión de un delito, o quien definirá la estrategia de defensa en caso de que un ciudadano o una persona jurídica se vea inmerso como acusado en un procedimiento penal.

El criminalista será quien analice e investigue en profundidad el hecho delictivo que se ha cometido para aportar el mayor número de detalles que ayuden a esclarecer la situación de cara al proceso penal. Su función es aplicar conocimientos técnicos y científicos y aportar las pruebas periciales válidas en un procedimiento penal y obtenidas de los vestigios (huellas dactilares, pelos, fibras, ordenadores, etc.) que el autor de un hecho delictivo haya dejado en el escenario criminal.

Qué estudiar para ser abogado penalista y criminalista

Aunque la criminalística es una ciencia forense que forma parte de la Criminología y no del Derecho, al tratarse de una disciplina que estudia todo lo relacionado con la comisión de un hecho delictivo, es considerada uno de los complementos más importantes del Derecho Penal. Son dos profesiones diferenciadas y complementarias, a las que se accede por distinta vía.

Para ser abogado penalista el primer paso es estudiar el grado en Derecho. Es la carrera que da acceso al máster en el Ejercicio de la Abogacía que permite preparar y superar el examen oficial de acceso a esta profesión y colegiarse para ejercer.

El criminalista, en tanto, es un profesional graduado en Criminología, una carrera que en los planes más modernos incluye el estudio de las denominadas ciencias forenses para ampliar los conocimientos del criminólogo. Es el título que abre la puerta a dedicarse profesionalmente al peritaje o investigación de los hechos delictivos tanto para los cuerpos de seguridad del Estado, como para el sector privado (desde despachos de abogados a laboratorios especializados).

Al ser estudios complementarios, tanto el abogado que quiera especializarse en criminalística como el criminólogo que desee profundizar en sus conocimientos de Derecho pueden complementar su formación con el grado o postgrado que mejor se adapte a sus objetivos.

Los graduados en Derecho que deseen estudiar Criminología o viceversa, pueden consultar la convalidación de asignaturas y reducir así el plan de estudios para obtener ese otro grado. Además, para aquellos abogados que deseen profundizar en materia penal, existen opciones interesantes como el Máster en Derecho Penal o el Máster Universitario en Derecho Penal Económico.

Otra opción a tener en cuenta para los graduados en Derecho y/o en Criminología es estudiar el Máster en Detective Privado. Este programa, dividido en tres bloques temáticos (jurídico, técnico-profesional y socio-profesional) aporta la formación y visión global para que el profesional pueda dedicarse a la investigación privada de hechos delictivos, bien en un despacho de abogados o empresa, en una firma especializada o iniciando su propio despacho de investigadores