Solicita información

Derecho concursal: ¿en qué consiste y cuál es su ámbito de aplicación?

El derecho concursal es la rama del derecho mercantil que regula las posibles soluciones ante la insolvencia de un deudor. Descubre en qué consiste, sus funciones, objetivos y aplicación.

Las circunstancias económicas pueden hacer que una empresa o una persona física que ha contraído deudas de distinto tipo no pueda afrontarlas. Se encontrará entonces en situación de insolvencia y, de acuerdo al principio de responsabilidad patrimonial que se recoge en la legislación vigente, cuando un deudor no cumple con su obligación el acreedor podrá dirigirse contra su patrimonio para dar satisfacción a la obligación que está incumpliendo, apoyándose para ello en un proceso judicial.

¿Cuándo y sobre qué bienes pueden los acreedores ejercer sus derechos?

El derecho concursal es la rama jurídica que se encarga de dar respuesta a esta pregunta, pues es el cuerpo normativo que ofrece distintas soluciones a estas situaciones de insolvencia. La intención siempre será que deudor y acreedores encuentren un acuerdo que satisfaga los intereses de ambas partes y, si no fuera posible, que se establezca el mecanismo de liquidación ordenada de la compañía.

Con la Ley Concursal de 2003 se reunieron en un único texto legal los aspectos civiles y mercantiles que afectan al deudor insolvente. Además:

  • Se estableció el concurso de acreedores como vía para resolver el conflicto.
  • Su ámbito de aplicación se extendió a las relaciones entre sociedades mercantiles, empresarios individuales y sus acreedores.
  • Se han incluido soluciones específicas para problemas de endeudamiento de particulares.

Derecho concursal - deudas

Las claves del derecho concursal

Estos mecanismos tienen como objetivo que el perjuicio al acreedor sea el mínimo, pero también que el deudor sea capaz de reestructurar su situación económica y dar continuidad al negocio, ya que es la mejor garantía para que pueda afrontar sus deudas y no generar un perjuicio a los acreedores.

El espíritu rector del derecho concursal es, por tanto, fortalecer las relaciones mercantiles y garantizar la seguridad financiera en el intercambio de bienes. Las normas buscan asegurar que los acreedores recibirán el pago por los servicios prestados o bienes entregados y que los deudores dispondrán de un mecanismo ordenado y regulado para hacer frente a sus obligaciones, buscando la menor lesividad para ambas partes.

Con frecuencia, el patrimonio del deudor insolvente no cubre la totalidad de la deuda que ha acumulado frente a diversos acreedores (bancos, bonistas, proveedores, trabajadores, Hacienda…) y es probable que solo haga frente a algunos pagos, dejando a otros acreedores en situación de desventaja para cobrar el dinero debido. Para paliar estos desequilibrios, el derecho concursal regula el concurso de acreedores. Se trata de un proceso judicial que tiene como objetivo que el deudor insolvente y sus acreedores alcancen un acuerdo que permita al primero cumplir con sus obligaciones.

Derecho concursal - Deudas

Declaración del concurso: ¿voluntaria o provocada?

El deudor puede hacerlo de forma voluntaria cuando se encuentra en situación de insolvencia presente o inminente, pero tendrá la obligación de declarar el concurso en el plazo desde que conoce o debiera haber conocido su situación de insolvencia. Además del deudor, cualquiera de los acreedores están legitimados para iniciar un procedimiento concursal, salvo las excepciones expresadas en la Ley Concursal vigente.

Durante el procedimiento judicial del concurso, las facultades de administración y disposición del deudor sobre la empresa y su patrimonio quedan intervenidas. En tanto, la actividad profesional o empresarial no se interrumpe, aunque en función del caso, el juez puede determinar el cierre de oficinas o determinadas explotaciones con el objetivo de aminorar los costes que repercuten sobre el flujo de ingresos.

El procedimiento concursal tiene dos soluciones:

  • El convenio o acuerdo con los acreedores, que evita la liquidación y permite que la empresa continúe con su actividad.
  • La liquidación, que se realizará siguiendo un proceso ordenado de venta de los activos de una compañía para obtener liquidez con la que abonar el dinero debido a acreedores.

Derecho concursal - Deudas

Especialización en derecho concursal

El procedimiento concursal requiere un profundo conocimiento tanto de las leyes mercantiles y civiles como de las procesales. En un entorno económico globalizado, la especialización en derecho mercantil o alguna de sus ramas, como el derecho concursal, puede ser el punto de partida para una sólida carrera profesional.

Si te has graduado en Derecho y quieres ejercer en un despacho o en el equipo jurídico de una empresa, complementar tus estudios con un máster universitario en Asesoría Jurídica de Empresas o en Derecho del Comercio Internacional ayudará a ampliar tus competencias y a diferenciar tu perfil como abogado.

Docencia 100% online

Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

Clases en directo

Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

Tutor personal

En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

La recompensa al esfuerzo

Mucho más que una universidad

Acompañamiento personalizado