Solicita información

Claves para prevenir y erradicar los riesgos de Internet en las aulas

Investigadores de UNIR exponen ante los profesores de la Fundación Educativa Francisco Coll el pionero programa Safety.net, que en pocos meses podrán trabajar con sus alumnos desde 6º de Primaria a 2º de ESO

¿Cómo conseguimos que los jóvenes mejoren su trato con el móvil? Esta pregunta, mucho más necesaria e importante hoy en día de lo que se formula habitualmente, es la que se plantearon hace ya un tiempo varios docentes e investigadores de UNIR. Y encontraron su réplica en los responsables de la Fundación Educativa Francisco Coll (FEFC). Juntos emprendieron hace ya dos años un camino centrado en combatir no solo el acoso y el ciberacoso en sus aulas, sino también otros riesgos diversos derivados de un mal o problemático uso de Internet.

Fruto de esa labor de formación docente y de estudio de gran parte del alumnado que conforma los 17 centros educativos que, repartidos por 7 comunidades autónomas, tiene la FEFC, nace Safety.net. Un pionero programa de prevención que aborda, además del cyberbullying, problemáticas como el sexting, el grooming, las apuestas digitales, la nomofobia, los videojuegos o el abuso online dentro de la pareja.

La herramienta, que dentro de unos meses estará disponible, servirá para que los profesores, estudiantes y padres de estos colegios puedan abordar y trabajar en profundidad todas estas cuestiones. «Se trata de un antibiótico de amplio espectro para los problemas relacionados con Internet y que facilite no solo un alumnado activo ante estas situaciones, sino también que los padres conozcan de primera mano la realidad de sus hijos, porque es necesario un control parental», explicó Joaquín González-Cabrera, responsable del grupo de investigación de Ciberpsicología de UNIR.

Ante una treintena de docentes congregados en el auditorio de la sede de Proeduca y otros muchos conectados vía streaming, tanto él como Jessica Ortega-Barón y Juan Manuel Machimbarrena, artífices también de este proyecto, desgranaron algunas de las principales claves de una iniciativa de la que se beneficiarán más de un millar de estudiantes entre 6º de Primaria y 2º de ESO.

Todos ellos podrán trabajar todo tipo de materiales, desde documentos de textos a recursos gráficos y audiovisuales que encontrarán en los diferentes módulos. El primero abordará las competencias generales de Internet y en él se desglosan aspectos como la huella digital, la existencia de perfiles falsos y la salvaguarda de la privacidad.

El cyberbullying, el ciberacoso en el contexto romántico de pareja, el sexting y el grooming protagonizarán una segunda fase en la que se trata sobre todo de que, a través de pautas y recomendaciones, los estudiantes «puedan identificar si están sufriendo alguna de estas situaciones o si están siendo los agresores u observadores, queremos favorecer la empatía hacia la víctima y concienciar a todos sobre la gravedad y consecuencias que se pueden generar», recalcó Ortega-Barón.

Más innovador aún resulta el tercer apartado, centrado en los riesgos que van cobrando una mayor prevalencia entre los adolescentes como son la nomofobia, los videojuegos y apuestas online y el uso problemático de Internet. «Son temas muy nuevos sobre los que apenas hay trabajos previos; nosotros queremos prevenir el mal uso, no el uso per sé, y abrir una puerta a la reflexión», matizó González-Cabrera.

Y no solo se trata de reflexionar, sino también de dotar de una serie de competencias que ayuden a prevenir o resolver problemas. «En el cuarto apartardo nos centramos en trabajar el autoconcepto online (cómo ellos se ven a sí mismos, cómo les afectan lo que dicen de ellos, los ‘likes’…), la inteligencia emocional online, la resolución asertiva de los conflictos  y el sentido crítico», recalcó Ortega-Barón.

Todo un plan de acción con el que, confían «haya resultados y se reduzcan los problemas a medida que los chavales avancen de curso». Por el momento, ya han conseguido buenos resultados en la experiencia piloto desarrollada en el colegio Sagrado Corazón de Valladolid, un centro «muy familiar» en el que conviven 600 alumnos desde Infantil a 4º de ESO. Tras trabajar y valorar el material en un primer momento, han puesto en marcha una idea «ilusionante» con cibermentores, «donde son los propios alumnos los que dan consejos, en forma de pequeñas ‘píldoras’ audiovisuales, a sus compañeros», avanzó José Manuel Macías, miembro del equipo directivo del centro.

Una experiencia que, una vez que el programa Safety.net se implante en todos los colegios de la FEFC, podría extenderse e incluso dar pie a nuevos proyectos encaminados a facilitar la convivencia de toda la comunidad escolar.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1.600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado