Los pioneros del Blockchain se gradúan en UNIR

Ser pionero significa abrirse camino en terrenos un tanto desconocidos, descubrir nuevos territorios y marcar la senda a los que vendrán a posteriori. También implica ser los primeros en lograr la meta. Y ese es exactamente el papel que representan los 32 alumnos que han cursado y superado con éxito el título de Experto Universitario en Desarrollo de Aplicaciones Blockchain de UNIR y que ayer, en la sede de Proeduca, recibieron el diploma que así lo acredita junto con la certificación CCII de Desarrollador Blockchain Alastria.

Todo un aval de calidad impulsado por el Consejo General de Colegios Profesionales de Ingeniería Informática de España (CCII) y Alastria, y definido a nivel de competencias, destrezas y conocimientos. Realizada, además, en español e inglés, dicha certificación sigue la norma Europea UNIE-EN 16234-1, común para los profesionales TIC en todos los sectores de actividad.

“Esto es un éxito alcanzado por la unión de todos los actores que hemos venido colaborando durante más de un año. Los desarrolladores formados a través de la red Alastria, además de tener empleabilidad en el propio proyecto de Alastria con la superación del curso, han demostrado tener todos los skills necesarios para emplearse en el tan demandado mundo del Blockchain con la única certificación validada por el consejo hasta la fecha”. Con estas palabras el vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado de UNIR, Rubén González, inauguró la entrega de títulos de la I Promoción de desarrolladores de aplicaciones Blockchain UNIR Alastria. Una tecnología informática con una rápida evolución y alta demanda empresarial y social.

Cambio en la forma de hacer negocios

“Las certificaciones Blockchain de la ingeniería informática española son un instrumento para aprovechar las oportunidades que ofrece esta tecnología. Como el ayudar a las empresas en selección de personas y captación de talento”, expresó Juan Pablo Peñarrubia, presidente de CCII. Tras alabar a los estudiantes por ser “pioneros, los primeros  con esta certificación”, añadió que se trata de “un modelo abierto a todas las universidades interesadas en impulsar formación en Blockchain certificada y a todas las personas que deseen orientar su actividad laboral hacia Blockchian, sean o no ingenieros en informática, dada la necesidad de perfiles diversos con diferentes niveles de cualificación”.

UNIR es la primera universidad en impulsar una formación de postgrado que cualifica a profesionales en materia de Blockchain. Y no solo eso, sino que lo hace en el entorno tecnológico de Alastria, lo que les habilita para el mercado laboral nacional e internacional. Fruto de esta labor desarrollada junto al CCII y Alastria son los profesionales que recogieron un título donde se atestigua su formación y su capacidad de empleabilidad directa en función de las demandas de la sociedad. “El proyecto Alastria tiene una ambición que, cuando finalice, ayudará a los ciudadanos en su vida diaria y supondrá un cambio en la forma de interactuar con la sociedad en general. Y UNIR habrá estado y estará presente”, corroboró González.

Por su parte, la directora general de Alastria, Montse Guardia, quiso dar la enhorabuena “a esta primera promoción, el futuro inmediato, de este gran curso, diseñado y dirigido desde la colaboración y la calidad; fruto de la convicción pionera de Carmen Chicharro, Sandra Alfonso Cagigas y Alberto García Toribio, del CCII y UNIR, y con los que en Alastria pensamos que podemos siempre sumar para mejorar”.

Uno de esos primeros alumnos ha sido Alonso García Amador, Identity Strategy Leader en Orange, quien durante su intervención en representación de sus compañeros ha reconocido que esta titulación de UNIR le ha servido para adquirir talento en esta tecnología y ahondar en cómo podría utilizarse. “En mi opinión, Blockchain va a significar un cambio de paradigma en la forma de hacer negocios, tal y como en su día fue Internet”, advirtió, antes de recalcar que Blockchain “modifica el control de los participantes de la cadena de valor de los servicios, lo que abre nuevas oportunidades de negocio al facilitar una logística adaptada a la demanda de los clientes”.

Con él coincidió la madrina del evento, Sandra Alfonso Cagigas, Head of Digital Market Transformation de Endesa/Enel y sponsor de la junta directiva de Alastria de la comisión de Innovación y Talento. “Nadie duda de que el mundo en el que hoy vivimos está en continuo y cada vez más acelerado cambio. O nos adaptamos o nos quedamos atrás. Vivir un presente en continua evolución disruptiva es hoy nuestra realidad. Al tiempo que miles de puestos de trabajo son cuestionados o eliminados, emergen nuevas especialidades laborales y modelos de organización del empleo, se imponen nuevas tecnologías”, introdujo.

Esfuerzo e ilusión por un futuro tecnológico

En su discurso, Alfonso Cagigas hizo hincapié en que, al final, “lo de menos son los robots humanoides de los que se habla tanto con tan pocos datos (los países con mayor índice de robotización tienen menos paro)” y ha recalcado que “en este torbellino social y económico, para sobrevivir y prosperar, hay que estar preparado”. Un requisito para el que “esta primera promoción ha demostrado ese esfuerzo e ilusión por un futuro tecnológico, incierto, pero abierto a multitud de implementaciones apasionantes”.

En líneas similares se ha expresado el director del Experto Universitario en Desarrollo de Aplicaciones Blockchain. “Las empresas son, hoy más que nunca, conscientes de que la tecnología es un factor clave para incrementar sus ventas. Blockchain ha traído consigo un nuevo fenómeno: el de los consorcios, nuevos canales de venta de productos que no paran de crecer”, recordó Alberto G. Toribio. En palabras del creador de la primera startup Blockchain del mundo, “es probable que en el futuro se contrate más financiación a través de consorcios Blockchain de comercio internacional como WeTrade que a través de web, oficina y teléfono”.

Por ese motivo, los profesionales capaces de entender esta nueva realidad “son altamente demandados”. Pero, para tener éxito, “deben conocer no solo la tecnología, sino el contexto en el que se aplica”, ha advertido. Motivo por el que en UNIR “hemos decidido trabajar con Alastria, uno de los mayores consorcios del mundo que representa, además, la realidad de la escena española de Blockchain” puesto que constituye “el principal motor de la transformación digital basada en Blockchain en España”, concluyó.