Isidro Ferrer nos desvela cómo ser un diseñador gráfico maestro

Una noche de hace ya varios años, el madrileño Isidro Ferrer tuvo una revelación. Fue mientras observaba el especial monográfico sobre Peret que emitían en el televisivo programa Metrópolis. Supo entonces que él quería ser “ese señor” y le pidió entrar en su estudio como aprendiz. Esa fue la escuela del hoy famoso diseñador gráfico e ilustrador, formado también en arte dramático, que ha accedido a hablar con UNIR sobre su forma de entender y desarrollar esta creativa profesión.

Ferrer ha recibido a Jaime Rúas, director del área de Diseño, y a Laura de Miguel, directora del Máster Universitario en Diseño Gráfico Digital, en las zaragozanas salas Goya y Saura, que estos días acogen su exposición “Esto no es un cartel”, compuesta por 170 carteles y más de un centenar de objetos realizados a lo largo de casi dos décadas.

Un inmejorable entorno para una interesante Masterclass donde Ferrer reconoce no considerarse propiamente ni un ilustrador ni un diseñador gráfico. “Trabajo con las herramientas de ambos dentro de la comunicación visual”, introduce con su analógico cuaderno en mano. Elemento indispensable para él, donde “reflexiono, transcribo la realidad, asiento la memoria y agendo mi día a día, tiene una función reflexiva y práctica”.

Isidro Ferrer nos desvela los secretos para ser un diseñador digital maestro

Búsqueda sobre resultado

Carl Jung lo denominaba sincronicidad, Orson Welles accidentes divinos y para André Breton y los surrealistas se trataba del azar objetivo. Distintas maneras de referirse a lo que Isidro Ferrer define como su forma de trabajar: “desde el caos propiciando un desorden armónico; y para eso hay que activar el entorno, poner en marcha las cosas que te rodean”.

Un proceso que tiene un 90% de búsqueda y, únicamente, un 10% de resultado. “No hay que obcecarse con un resultado concreto. Nos centramos mucho en eso y dejamos de lado los procesos para encontrar; la búsqueda entraña el desplazamiento, que tú hagas y acciones, que mires atentamente, porque a veces hallas cosas que no eran las destinadas y el recorrido es insólito”, invita el experto.

Isidro Ferrer nos desvela los secretos para ser un diseñador digital maestro

La identidad en el Diseño

Él mismo admite que, frente al mundo de la Publicidad -que no es santo de su devoción- se decanta por otros campos que le permiten “jugar, elaborar discursos propios vinculados con intereses ajenos”. Deseos que se cumplen en el área del Diseño Gráfico y la Ilustración porque, “al contrario del Arte, donde uno trabaja con la individualidad y el qué me hace a mí único, en el Diseño trabajamos sobre la identidad, con qué me une a los demás, trabajamos con valores globales y te permite el juego de ser otros”, ensalza.

Un proceso en el que, en caso de necesitarlo, no duda en recurrir a otros expertos.  Porque durante el tránsito hasta obtener el resultado, “estoy en un aprendizaje, trabajando con gente que me aporta una serie de opciones y consejos”. Fruto de esta labor son sus famosos carteles, cada uno de los cuales “es un elemento comunicativo, una idea, y para ello hay que renunciar a lo superfluo para quedarse con lo que significa”.

Isidro Ferrer nos desvela los secretos para ser un diseñador digital maestro

Analógico y digital

En la profesión de diseñador, a menudo existe una pugna entre lo analógico y digital. Dicotomía que, para Isidro Ferrer, no es tal. “No existe, lo digital es una herramienta que nos permite unos desarrollos técnicos y unas soluciones que no son exclusivas, no albergan todas las posibilidades ni opciones, porque más allá hay cientos de recursos analógicos que pueden integrarse en los procesos”, constata.

Para él, la verdadera función del diseño es el valor comunicativo y, también, el estético. Por ello es partidario de resaltar el objeto, para lo cual recurre a iluminaciones neutras sin fondo y con una manifestación del volumen. “El lector o espectador rellena los espacios vacíos, se trata de que haga una reflexión y establezca una lectura aproximativa, que encuentre lecturas propias y personales”, insiste, muy consciente de que, en el momento en que sale de sus manos, la percepción de su idea puede diferir.

“Cada lectura apunta un punto de vista distinto en función de tus conocimientos y de tu experiencia vital e intereses. Es lo bonito de la metáfora, de las figuras cuando trabajas con el lenguaje, este no se acota sobre un solo significado sino que es expansivo. Yo trabajo con conceptos cerrados sabiendo que luego se van a abrir”.

Isidro Ferrer nos desvela los secretos para ser un diseñador digital maestro

Habilidades del diseñador gráfico

Muchos son los requisitos que deben caracterizar a un buen diseñador gráfico pero para Isidro Ferrer uno, sin duda, destaca sobre el resto: el manejo del lenguaje. “Nos olvidamos de que la imagen contempla las palabras; pensamos que una imagen carece de semiótica y en absoluto”, asegura antes de recalcar que “cuanto más se maneje el lenguaje y la retórica, más capacidad para desarrollar imágenes significativas”.