Premio de UNIR para un pianista que transmite excelencia y emoción interpretativas

Una interpretación de excelencia que transmite sentimientos, emoción y alma. Estos ‘sencillos’ requisitos son los que cumplió la ejecución de Alexandre Lutz  García y le valieron para auparse al segundo puesto en la categoría de Grado Superior del certamen de Intercentros Melómano 2019, del que UNIR, junto al Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA), es uno de los principales patrocinadores. Todo un reconocimiento para este joven pianista de 21 años que actualmente estudia en el conservatorio superior de música ‘Óscar Esplá’ de Alicante. “Recibir este premio representa un momento muy importante en mi vida musical, pero también personal, porque es el punto culminante de un largo trabajo que realicé junto a mis profesores, amigos y familia”, agradece.

Una felicidad a la que se suma el hecho de que también obtiene una beca del 85% para cursar el Máster Universitario en Investigación Musical de UNIR. “Es una forma de asegurar el futuro; en el mundo en el que vivimos, la competencia es cada día más ardua y tener tanto la titulación como la formación que ofrecen es garantizar un futuro profesional estable“, reconoce Lutz. Parisino de nacimiento, empezó a tocar el piano a los tres años, si bien no fue hasta los nueve cuando ingresó en el conservatorio. “Cuando llegamos a España entré en el José Tomás de Alicante y ahora curso cuarto en el superior”, detalla.

No obstante, son sus padres los ‘culpables’ de que haya recibido este galardón. “No elegí tocar el piano, como para muchos, fue decisión de mis padres, pero poco a poco va formando parte de tu vida y, cuando llegó el momento de decidir qué carrera estudiar, me di cuenta de que no quería dejar de tocar”, confiesa. Asiduidad, constancia y perseverancia son las claves para alcanzar su maestría pianística, para la cual no siente que se sacrifique. “Entiendo que lo pueda parecer, pero desde dentro no se percibe así, es cierto que hay que estar muchas horas estudiando, pero de no sentirme dispuesto a hacerlo, estaría haciendo otra cosa. Tengo la suerte de dedicarme a lo que me gusta”, recalca.

Similar dedicación es la que ha mostrado con el certamen Intercentros Melómano, al que se presentaba por tercera vez. “Me hacía mucha ilusión, porque es un concurso que ayuda mucho a los estudiantes de música, ya que la perspecita de visibilidad en el panorama musical español que te da el obtener un premio del Intercentros es realmente única”, concluye. Una apreciación que comparte Víctor Padilla, vicedecano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de UNIR, responsable de hacer entrega a Lutz de su premio.

“Para un joven instrumentista que comienza su carrera es una buena oportunidad de ampliar su formación en investigación, al mismo tiempo que compatibiliza su faceta como concertista a nivel nacional e internacional. En este sentido, desde nuestra facultad nos sentimos muy orgullosos de colaborar en la formación integral de nuevos talentos musicales”, explica.

Lutz fue uno de los ganadores de una edición que se celebró en el Auditorio de la Diputación de Alicante. En su categoría, compartió reconocimientos con Jacobo Christensen Fabuel (violín, tercer premio), Joaquín Arias Fernández (viola, primer premio) y Álvaro Canales Albert (fagot, premio al mejor intérprete de música contemporánea). Además, en la categoría de profesionales, los ganadores fueron Stoyan Paskov Kostadinov (guitarra, representante de Aragón), Ginés Pérez Toledo (saxofón, representante de Castilla y León) y Diego Levices Sanz (saxofón, representantes de la Comunidad de Madrid) que consiguieron el primer, segundo y tercer lugar, respectivamente.