Solicita información

“La humanización de la asistencia sanitaria concierne a todos los profesionales de la salud"

Conversamos con José Mª Antón García, viceconsejero de Humanización Sanitaria de la Comunidad de Madrid, quien apuesta por la formación en esta materia para proteger la salud de pacientes y sanitarios.

La humanización en el sector sanitario implica visibilizar la dimensión humana del proceso de atención. Esto implica aspectos relacionados con la equidad, la accesibilidad, el trato, la empatía, la actitud de escucha, la información a pacientes y familiares, el acompañamiento, la intimidad o la confidencialidad, entre otros.

El Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid 2016-2019, impulsó la mejora en este sentido dirigida a pacientes, familiares, profesionales y ciudadanos en general, proponiendo actividades concretas y compromisos asumidos por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. ¿El objetivo? Trabajar en equipo para ofrecer una asistencia sanitaria centrada en la persona, tanto para los pacientes como para los profesionales y las organizaciones sanitarias.

Con un nuevo plan a las puertas, desde UNIR queremos ahondar en los beneficios de esta forma de trabajo en el sector sanitario de mano de quien lidera esta acción en la Comunidad de Madrid, el viceconsejero de Humanización Sanitaria José María Antón García.

Viceconsejero de Humanización de la Comunidad de Madrid.

¿De qué manera se ha comprometido el gobierno madrileño en este ámbito?

En 2018, se constituyó el Observatorio de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, que es un órgano colegiado de carácter consultivo, cuyo objetivo es promover el desarrollo de las acciones que mejoren la humanización de la asistencia sanitaria. Es un espacio de diálogo, integrado por representantes de distintas unidades de nuestra consejería, de colegios profesionales, de asociaciones de pacientes y de ciudadanos, de sindicatos y de expertos de reconocido prestigio en la materia, y está enfocado a recoger las necesidades y expectativas de todos los actores implicados en la humanización de la asistencia sanitaria.

Igualmente, vinculado al Plan de Humanización, hemos desarrollado el Modelo de Evaluación de Criterios de Excelencia en Humanización de la Comunidad de Madrid SER+HUMANO. Este modelo, básicamente, supone un índice de humanización que ayuda a la identificación de buenas prácticas y detección de áreas de mejora en los centros y servicios sanitarios del Servicio Madrileño de Salud, respecto a su compromiso con la mejora de la humanización de la asistencia sanitaria.

También contamos con la Escuela Madrileña de Salud, creada como un espacio de participación ciudadana para promover la adopción de hábitos y estilos de vida saludables y fomentar la corresponsabilidad de las personas en el cuidado de la salud y en la autogestión de su enfermedad.

Una buena atención humanizada conlleva un aumento de la satisfacción por parte de los profesionales y de los ciudadanos.

Este despliegue requerirá una coordinación importante de todos los actores implicados. ¿Cómo se trabaja para que el plan de humanización llegue a todos? ¿En qué sentido les favorece?

Para facilitar la monitorización de acciones, en los centros sanitarios se constituyó una Comisión de Humanización en cada uno de los hospitales del Servicio Madrileño de Salud, además de una Subcomisión de Calidad Percibida y Humanización en la Gerencia de Atención Primaria. Estas, junto con las siete comisiones locales de calidad ya existentes en las direcciones asistenciales de atención primaria, lideró el despliegue del plan en los centros de salud. Además, contamos con una comisión específica en la Gerencia del SUMMA 112.

La concepción humanística de la asistencia sanitaria por la que apostamos en la Comunidad de Madrid hace más rica y satisfactoria la labor de los profesionales sanitarios. Además, convierte al paciente en aliado y no en mero receptor de su trabajo. Este trato más próximo, más cálido y humano, persigue igualmente una influencia positiva en la manera en la que el paciente vive la enfermedad. En definitiva, una buena atención humanizada conlleva un aumento de la satisfacción por parte de los profesionales y de los ciudadanos, influyendo en una mejora global para toda la organización.

Humanización sanitaria.

¿Cómo se pone en práctica este tipo de atención a los pacientes? Entiendo, que tanto unos como otros sentirán sus beneficios.

La humanización de la asistencia sanitaria concierne a todos los profesionales de la salud. Son ellos quienes han implantado numerosas acciones dirigidas a abordar momentos claves de la asistencia, contemplando dimensiones como la información, la comunicación, la formación, el trato, el entorno y la relación, alcanzando a todos los ámbitos asistenciales y teniendo en consideración áreas de especial sensibilidad.

Así mismo, la estrategia de humanización impulsa la promoción de la capacitación de las personas en el autocuidado de su salud y la autogestión de la enfermedad. De manera que, la humanización de la asistencia sanitaria beneficia, sin duda, a todas las personas implicadas.

Para el paciente, su familia y sus cuidadores principales, supone recibir una asistencia más personalizada. Pero para los profesionales, que son los verdaderos agentes de humanización, nuestra estrategia de humanización promueve también iniciativas orientadas a su cuidado y a la prevención del desgaste profesional, además de fomentar su formación en este ámbito.

Los profesionales de la sanidad madrileña han demostrado ser los agentes clave en la humanización durante la pandemia. 

¿Ha tenido que venir una pandemia para que la humanización en la sanidad tenga más peso?

La cultura de humanización, en la que venimos profundizando desde 2016, ha permitido que afloraran iniciativas producto de la madurez de una cultura ya implantada hace tiempo en nuestra organización. La pandemia no ha hecho más que poner de manifiesto lo importante que es cuidar de estos aspectos en momentos críticos como los que estamos viviendo.

Los profesionales de la sanidad madrileña, trabajando en primera línea durante toda la pandemia, han demostrado de manera proactiva, una vez más, ser los agentes clave en la humanización. Han ofrecido, como una parte más de su labor asistencial, un trato de profunda humanidad. Han sido, y son, un ejemplo de profesionalidad, compromiso y entrega con los pacientes y con la sociedad en su conjunto.

Humanización sanitaria.

De hecho, son muchas las iniciativas de humanización que se han llevado a cabo. ¿Cuáles destacaría?

Un botón de muestra fue la actuación de los profesionales del Hospital de La Princesa, en Madrid, solicitando cartas de personas anónimas de todo el mundo para después repartirlas entre los pacientes ingresados en el centro durante las visitas de planta de los facultativos. Una iniciativa que se extendió a otros centros de toda España y que pone de manifiesto cómo la colaboración solidaria entre ciudadanos y profesionales es eficaz para luchar contra la soledad y el aislamiento.

Otros ejemplos concretos tienen que ver con la humanización de la información a familiares de pacientes en aislamiento, el reparto domiciliario de medicamentos de las farmacias hospitalarias, el acompañamiento a familiares de pacientes fallecidos, iniciativas de ocio para los pacientes ingresados, recogida/donación de alimentos, talleres de relajación para profesionales…

Pero, además, no quiero dejar de mencionar que las asociaciones de pacientes y otras entidades de acción voluntaria, con las que mantenemos una dilatada y fructífera trayectoria de colaboración, han contribuido también al bienestar de los pacientes ingresados, desarrollando programas on-line de entretenimiento, acompañamiento y apoyo emocional.

Son tantas las iniciativas y acciones creativas e innovadoras desarrolladas, que hemos creado un espacio de Experiencias COVID-19, para darles visibilidad, poderlas compartir y facilitar que puedan ser replicadas. Este espacio se ha configurado como un repositorio web, alojado en la intranet de la Consejería de Sanidad.

A través de la estrategia de humanización, hemos cuidado a personas que se encontraban en un entorno de soledad y aislamiento.

¿Cómo se gestiona la calidad de la humanización en tiempos de pandemia?

En esta excepcional situación generada por la COVID-19, hemos visto reforzada la relevancia de la humanización de la asistencia sanitaria. Muy especialmente la importancia de la vivencia del paciente y de sus familiares y allegados en una situación estresante y de especial vulnerabilidad. A través de la estrategia de humanización, hemos cuidado especialmente la atención a las personas que se encontraban en un entorno de soledad y aislamiento, así como aquellas en situación de final de la vida.

Por ejemplo, hemos desarrollado iniciativas como el programa de acompañamiento y entretenimiento para pacientes ingresados en situación de aislamiento, a través de un catálogo de actividades telemáticas gratuitas, con una temática muy variada para alcanzar las diferentes necesidades, preferencias y sensibilidades.

También contamos con el protocolo de atención a pacientes y familias en el final de la vida en el entorno residencial. Todo con el objetivo de proporcionar una atención humana y de calidad a las personas en los últimos momentos de su vida. Además, ayuda a sus familias, para facilitar y acompañarlos en el difícil proceso de transición al final de la vida, de despedida y de duelo.

Humanización sanitaria.

¿Cuál es el sentir de la sanidad al tener que tratar por teléfono a sus pacientes?

Evidentemente, todos esperamos que remita el actual escenario condicionado por la COVID-19, que tanto ha tensionado nuestro sistema sanitario, y poder volver a prestar la atención presencial con normalidad. Sin embargo, la tendencia actual es ofrecer una sanidad que llegue allá donde se encuentre el usuario, y las consultas telefónicas nos han permitido no perder el contacto con las personas que no han podido desplazarse a los centros sanitarios o que, haciéndolo, habrían aumentado su riesgo de exposición al virus.

En 2019, acabó el Plan de Humanización de 2016-2019, ¿qué conclusiones se han extraído del mismo y cómo se va a mejorar el siguiente Plan 2020-2023?

A 31 de diciembre de 2019, en el final de vigencia de este plan, tenía un grado de cumplimiento global de un 98,5%, lo que, sin duda, es un gran éxito en la implantación de una estrategia. Además, fue muy bien recibido por los profesionales. Igualmente, la encuesta de satisfacción de los usuarios de los servicios de la asistencia sanitaria pública de la Comunidad de Madrid se ha mantenido estable en un 85%.

Este porcentaje se basa en el índice de satisfacción con la humanización con relación al trato e información recibidos, con la participación en las decisiones y con la preservación de la intimidad, entre otras. Por otro lado, desde la puesta en marcha del plan en 2016, las reclamaciones relacionadas con el trato personal han disminuido.

En la elaboración del nuevo Plan de Humanización, mantenemos la premisa de cocreación que inspiró el anterior, contando para ello con la participación de profesionales, pacientes, familiares y cuidadores.

Humanización sanitaria.

¿De qué manera beneficia el estudio de la humanización sanitaria a nivel académico?

Soy un firme convencido de que la humanización es una cualidad inherente a todos los profesionales cuya vocación y dedicación es proteger y mejorar la salud, el bienestar y la calidad de vida de las personas. Ahora bien, adicionalmente, es fundamental que los profesionales en formación conozcan la cultura de humanización cuanto antes, para que puedan integrarla también cuanto antes como una parte fundamental de la atención que van a prestar a los pacientes durante su carrera profesional. Por ello, resulta de vital importancia que se considere como una parte más de su formación académica.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    La relación terapéutica

    La relación terapéutica y su importancia

    El vínculo terapéutico supone una parte fundamental para la consecución del éxito de una terapia. ¿De qué forma influye la relación terapéutica y por qué es tan importante? Lo analizamos a continuación.

    Los empleos más demandados en Salud en 2021

    Analizamos los distintos informes especializados sobre empleabilidad, en donde las profesiones sanitarias siempre aparecen en los primeros puestos.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La fuerza que necesitas

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado