Miércoles, 29 julio 2020

¿Qué hacer después del grado en Psicología? Consejos e ideas

Si estás a punto de graduarte en Psicología, probablemente te estarás formulando una montaña de preguntas sobre qué hacer después: ¿busco trabajo de psicólogo?, ¿monto mi propia consulta psicológica?, ¿o quizá debería seguir estudiando? Si no sabes qué hacer después del grado en Psicología, en UNIR te damos algunos consejos e ideas para orientar tu carrera profesional.

La primera cuestión que habría que plantearse es si uno está suficientemente cualificado para ejercer. No nos engañemos: acceder a un puesto de psicólogo nada más obtener el grado es complicado y, sobre todo: muy arriesgado.

El Grado en Psicología forma a los futuros profesionales en las competencias básicas y generales del ejercicio: es el pilar para el ejercicio profesional. Sin embargo, el psicólogo novel no cuenta con la experiencia práctica suficiente ni con un conocimiento profundo en las competencias y el manejo de las técnicas psicológicas; eso sin mencionar la dura competencia del actual mercado laboral. Para convertirse en un psicólogo altamente cualificado es aconsejable completar la formación con un máster o postgrado en Psicología.

Especializarse en un campo dentro de la Psicología

Si se compara el mercado laboral de hace veinte años con el actual, las cifras de empleo son más esperanzadoras, y el abanico de campos donde ejercer, mucho más variado. Un psicólogo puede trabajar en el ámbito educativo, empresarial, clínico, jurídico, comunitario, publicitario o, incluso, en marketing.

¿En qué rama especializarse? A través del Máster en Psicopedagogía, el psicólogo puede optar a puestos de orientador en centros educativos públicos y privados. Para aquel que desee ejercer la Psicología Laboral o trabajar en selección de personal, dispone de una gran variedad de cursos de postgrado en Recursos Humanos y Gestión de Empresa. También las nuevas titulaciones superiores en Neuromarketing son una magnífica llave para acceder a trabajos dentro del campo de la Publicidad.

Y llegamos a un clásico: la Psicología Clínica o de la Salud. Decimos que es un clásico porque suele ser la especialidad con más adeptos entre el alumnado y uno de los motivos por los que se suele cursar la carrera de Psicología. Sin duda, una especialidad muy vocacional y que exige, en su praxis, una extensa y profunda formación. Este grado de cualificación especializada solo la garantiza un Máster Oficial en Psicología General Sanitaria y permite acceder a puestos laborales en:

  • – Centros de atención psicológica y/o neuropsicológica, dirigidos tanto a adultos como menores.
  • – Centros de rehabilitación a enfermos crónicos o con discapacidad.
  • – Clínicas para el tratamiento de adicciones.
  • – Residencias y centros hospitalarios para la atención psicológica de personas mayores (Psicología Geriátrica).
  • – Instituciones penitenciarias y centros especializados en peritaje psicológico forense.
  • – Instituciones, asociaciones y empresas de servicios comunitarios en diseños e implementación de programas de promoción para la salud.

Ganar experiencia a través de prácticas y voluntariado

Desde que el alumno comienza a estudiar Psicología, es recomendable que complete su formación académica con prácticas en empresas y centros sanitarios o como voluntario en asociaciones sociales, ONGs… En este sentido, los cursos de postgrado suelen ofrecer créditos de practicum para completar la formación teórica. El Máster de Psicología General Sanitaria de UNIR, por ejemplo, tiene acuerdos con centros sanitarios para ofrecer a sus estudiantes prácticas externas: 30 créditos ECTS donde participan en sesiones clínicas y programas de evaluación e intervención de problemas psicológicos específicos que compiten al psicólogo clínico de pareja, de conducta infantil, drogadicciones…

Cursos de reciclaje y formación complementaria

Por último, solo añadir un requisito –si no obligatorio, diríamos que imprescindible— para el buen ejercicio de la Psicología: la formación continuada del psicólogo. Como cualquier ciencia, la Psicología está en continua evolución. Una opción es realizar cursos de formación enfocados en nuevas metodologías e investigaciones sobre el estudio del comportamiento humano, novedosas técnicas y programas de intervención y evaluación, etc.

El psicólogo necesita renovar y reciclar sus competencias. La formación no finaliza tras obtener el título de graduado. En este sentido, la enseñanza online es una baza para seguir formándose y conciliar el trabajo y la familia con los estudios. Aquellas personas que terminaron su carrera de Psicología y/o abandonaron su sueño de trabajar como psicólogo tienen la oportunidad de completar y actualizar su formación con un máster especializado.