Viernes, 26 abril 2019

JL Aceytuno, guionista en Alea Media, productora de Patria, y tutor del Máster de Guion online

Una de las fases más importantes que lleva a cabo el alumnado del Máster en guion online de UNIR es la llamada fase de Prácticas. Se trata de un periodo en el que afrontan la escritura de un guion de forma individual.

En este proceso están acompañados por un tutor profesional que les guía de forma personal. Se trata, siempre, de alguien en activo, en contacto con la industria y con una larga experiencia en el medio.

A lo largo de las próximas semanas, vamos a conocer a algunos de ellos. En esta ocasión hemos charlado con Juan Luis Martínez Aceytuno, prestigioso guionista en la productora Alea Media, conocida sobre todo por ser la que está llevando a cabo la adaptación de la novela Patria para la plataforma HBO.

¿Qué hace un tutor de prácticas del máster de guion online de UNIR con el alumno?

Consiste, sobre todo, en acompañar durante el proceso de escritura del guion que está llevando a cabo el alumno, en ayudarle y aportarle seguridad. El tutor sirve de apoyo en caso de que surjan dudas, problemas o no sepan, por ejemplo, por dónde continuar una historia o cómo dar mayor vida a un personaje. Consiste en encontrar las fortalezas y debilidades del guion para reforzar unas y solucionar otras.

El objetivo, en cualquier caso, es ayudar a que el alumno sea capaz de construir una mirada crítica sobre su propio trabajo; que sea capaz, también, de encontrar qué quiere contar y cómo, que encuentre su voz como guionista y como narrador.

¿Cómo es la dinámica de trabajo que llevan a cabo los alumnos en este periodo de prácticas?

Este proceso se lleva a cabo durante el segundo cuatrimestre del curso y la dinámica consiste en una serie de reuniones durante las cuales se analiza y se profundiza en la escritura del guion que el alumno está llevando a cabo. El primer paso después de recibir la propuesta es la escritura de una escaleta. La escaleta es un paso intermedio en la escritura de guion, que es muy útil porque nos ayuda a ver desde un prisma muy amplio de qué va la historia, cómo es su estructura y cómo la estamos contando.

La siguiente fase consiste en la escritura de una primera versión de guion. Esta primera versión, generalmente, suele ser muy poco definida. Es como una olla en la que hemos introducido todos los ingredientes y lo que hace falta en las siguientes versiones es cocinarla a fuego lento. Estamos hablando de un proceso de desarrollo en el que hay que sentirse libre para experimentar y cambiar todo aquello que no convenza lo suficiente, siempre con el objetivo de que el proyecto crezca de forma adecuada.

Los alumnos del Máster elaboran un proyecto sólido que puede ser presentado con garantías a cualquier profesional de la industria

Después de todo este proceso y cuando los alumnos llegan al final, consiguen tener un guion que ya ha vivido entre tres y cuatro versiones de guion y, por lo tanto, es un proyecto sólido, pensado y trabajado que puede ser presentado con garantías a cualquier profesional de la industria.

De químico a guionista

Tú eres un guionista joven, pero experimentado ¿Cómo conseguiste entrar en el mundo del guion?

Yo soy el claro ejemplo de que se puede cambiar la dirección de tu carrera si te has equivocado en aquello que has elegido. Comencé a estudiar Ciencias Químicas, pero enseguida vi que aquello no era lo mío, que no me llenaba. Mi primer contacto con el audiovisual fue trabajando en el departamento de producción. Comencé en videoclips pero también pude trabajar en varias películas y series de televisión.

En cualquier caso, y aunque escribir era algo que me gustaba, que había hecho siempre, tardé en darme cuenta de que mi afición podía convertirse en mi trabajo.

Esto es algo que pasa mucho en profesiones artísticas, que a veces vamos por caminos que puedan considerarse más serios, como en mi caso la química, cuando seguramente nuestro medio de vida esté mejor dirigido cuando se acerca a aquello que nos apasiona. Identificar eso fue muy importante para mi y entonces entré en la ECAM, donde estudié tres años de guion. De forma paralela, pude trabajar en algunos proyectos, entre ellos el de una pequeña productora que fundé y que hacía branded content.

Una vez acabados los estudios, pude entrar en la productora Isla Audiovisual, donde trabajé como guionista para Corto y cambio, un programa de sketches de Paramount Comedy. También trabajé con ellos en el área de desarrollo de proyectos.

Tras esto, surgió la oportunidad de entrar en la productora Alea Media. Comencé haciendo una sustitución de seis días y llevo dos años y medio con ellos.

¿En qué consiste tu trabajo en Alea Media?

Trabajo en el departamento de desarrollo de proyectos y contenidos. Mi trabajo es acompañar todo el proceso de producción de un proyecto, desde que nace la idea hasta que se entrega a la cadena o plataforma.

Comenzamos con el proceso de creación de la idea, que generalmente se lleva a cabo junto con Aitor Gabilondo y los demás miembros de la productora. Tras esto, diseñamos y escribimos el dosier de venta, el piloto y todo aquello que sea necesario para la venta.

Cuando ya comienza la escritura de capítulos, analizamos todos y cada uno de los guiones que van saliendo con el objetivo claro de que todo aquello que se escriba y que posteriormente se ruede y monte, responda a aquello que se quiere contar.

En lo que respecta solo al guion, vamos comprobando que van acordes con el mapa de tramas que se ha creado, que responden en cuanto a la emoción, que los personajes van en la dirección que queremos, etc.

Proyectos en activo

¿Qué proyectos tenéis ahora mismo en activo en Alea Media?

Hemos terminado de rodar hace poco la segunda temporada de Vivir sin permiso, la serie que protagonizan José Coronado y Alex González y que se estrenará en Mediaset.

Además de esto, se está rodando ahora mismo Madre, un proyecto también con Mediaset. En este caso lo protagonizan Belén Rueda y Aida Folch y cuenta la vida en un hospital, pero desde el punto de vista de los pacientes y sus familiares y, en concreto, el de las madres que tienen a sus hijos ingresados en unidades de larga estancia. Es una serie con mucho peso en la emoción, en el drama, pero sin renunciar al humor que a veces surge incluso en estas circunstancias.

Y, por supuesto, está Patria, el proyecto para HBO que se basa en la novela de Fernando Aranburu y que actualmente se está rodando en localizaciones de Euskadi. De Patria solo puedo contar que estamos muy contentos de cómo se está desarrollando y que va todo muy bien.

Para finalizar, tú fuiste uno de los integrantes del jurado en el último pitching organizado por el Máster y nos gustaría que nos contarás cómo fue la experiencia, cómo la viviste.

Un pitch es siempre una gran ocasión para entrar en contacto con la industria y una de las grandes ventajas de hacerlo en el entorno del Máster es que se lleva a cabo de una forma mucho más distendida a como se produce en el marco de un festival, por ejemplo. En cualquier caso y, a pesar de la distensión, la experiencia que viven los alumnos es muy cercana a la real porque se hace en un ambiente profesional y, a la vez, muy constructivo.

En el pitching al que yo asistí vi a los alumnos muy preparados, con proyectos sólidos e interesantes. Fue un pitch en el que, sobre todo, se dio a los alumnos la oportunidad de arrancar su etapa como guionistas egresados con un extra de confianza en sí mismos y completamente preparados para salir al mundo laboral.